10 consejos para el cuidado de árboles cítricos

Los árboles cítricos, naranja, limón, mandarina, pomelo, toronja y lima requieren de ciertos cuidados para que produzcan buena fruta y vivan sanamente, sin plagas ni enfermedades, la forma de cuidar árboles de cítricos es la misma para todas las variedades, en este artículo encontrarás una lista de cosas que puedes hacer para el correcto cuidado de los cítricos.

cuidado de árboles cítricos

10 consejos para cuidar árboles cítricos

1. Luz

Las plantas de cítricos pueden soportar muy bien los niveles normales de luz al aire libre y en invernadero, pero deben recibir un alto nivel de luz en el interior, ya sea a través de las ventanas o de la iluminación artificial, teniendo cuidado de no permitir que se quemen las hojas con el sol directo del verano a través del vidrio.

Cuando no hay peligro de heladas, a los cítricos les gusta estar en el exterior durante los meses de verano.  Sin embargo, deben aclimatarse gradualmente al nuevo nivel de luz, trasladándolos primero a una zona ligeramente sombreada en el exterior durante 2 ó 3 semanas antes de colocarlos en su lugar soleado y protegido durante el verano.

Del mismo modo, cuando se las lleve al interior en invierno, deben mantenerse a la sombra durante 2 ó 3 semanas antes de entrar. Así se reduce el estrés que el cambio repentino de luz podría causar en las hojas. Las plantas pequeñas no deben salir al exterior en su primera temporada.

2. Temperatura

Los cítricos pueden tolerar temperaturas de hasta 4ºC (incluso 2ºC durante periodos cortos), pero no deben ser helados. También toleran las temperaturas altas, pero prefieren no estar en ninguno de los extremos durante mucho tiempo.

Los propietarios a menudo no son conscientes de lo caluroso que puede llegar a ser su invernadero en los días soleados y del estrés que puede causar. En caso de que haya mucho calor y el sol esté dando directo a los frutales, es recomendable colocar una maya de sombra para reducir la temperatura del lugar.

3. Alimentación de los cítricos

Durante los meses de crecimiento, los arboles de cítricos deben alimentarse cada dos semanas con un abono rico en nitrógeno y recibir una dosis ocasional de hierro (y, si es posible, de oligoelementos) si las hojas amarillean. 

4. Plagas

Las plagas más probables son el pulgón y la araña roja. Estas plagas se pueden controlar fácilmente con un spray adecuado.

Ocasionalmente, las cochinillas pueden instalarse en los cítricos y, de nuevo, pueden eliminarse fácilmente con un spray insecticida adecuado o aplicando un poco de alcohol metílico. Aquí te enseñamos como hacer insecticidas caseros.

5. Riego

Riega los cítricos con moderación en invierno sin dejar que la maceta se seque por completo y aumenta la cantidad de agua una vez que comience el crecimiento en primavera.

Si los cítricos están en suelo directo riega cada tres días si el clima es templado, en caso de mucho calor estará bien regar cada un día sí  y otro no. También es bueno colocar una capa de mantillo para cubrir el suelo y no permitir que la humedad se evapore rápidamente.

En un invernadero o conservatorio caluroso, las árboles se secarán más rápidamente y puede ser necesario regarlas hasta una vez al día en tiempo soleado.

6. Humedad

En tiempo caluroso y con calefacción central en caso de que estén en el interior, la humedad puede bajar drásticamente.

Si las hojas muestran signos de estrés, se puede aumentar la humedad mediante un fino rociado de agua o colocando las macetas sobre una bandeja de grava húmeda. El aumento de la humedad también desalentará el ataque de la araña roja.

7. Abono

Los cítricos necesitan un entorno ligeramente ácido. El pH debe estar entre 6 y 6,5, (los limones tienen un pH ligeramente inferior al de las naranjas) por lo que hay que utilizar abono para árboles de cítricos.

No utilices abonos que contenga cal, ya que tendrá un pH más elevado. La mayoría de los abonos multiuso también contienen cal y tienen un pH bastante alto, por lo que deben evitarse.

También puedes utilizar una mezcla de compost casero con aditivos como la gravilla de horticultura, la mezcla de arena o la gravilla gruesa. Esto mejorará el drenaje y evitará el riego excesivo. No caigas en la tentación de utilizar arena de construcción sobrante, ya que puede contener cal.

8. Poda

Los cítricos pueden podarse en cualquier momento para que adquieran la forma y el tamaño deseados, pero es mejor podar el árbol inmediatamente después de la fructificación y antes de que empiece a crecer.

De este modo, se animará al árbol a producir nuevas ramas dentro y se logrará el tamaño deseado, en lugar de ampliar su anchura y altura.

En el caso de una variedad de fructificación continua, esto puede significar el sacrificio de cualquier flor o fruto que pueda haber en el árbol en ese momento. El momento preferido para la poda de cítricos sería a comienzo del invierno.

No hay instrucciones especiales, pero el árbol producirá una rama a partir de cada nudo de la hoja, por lo que hay que tenerlo en cuenta a la hora de recortar para conseguir una buena forma.

Recorta un nudo de la hoja que apunte en la dirección que te gustaría que tomara el nuevo crecimiento, es decir, que apunte hacia arriba y no hacia abajo, aunque es natural que el nuevo crecimiento busque la luz y crezca hacia arriba en lugar de hacia abajo. No es necesario ser demasiado exigente.

La fruta se produce en la madera vieja y en la nueva, e incluso una rama o un tronco bastante maduro y desnudo puede brotar un nuevo crecimiento. Elimina los brotes que brotan por debajo del injerto, ya que no querrás fomentar el crecimiento del portainjerto.

9. Hojas

Los cítricos son árboles de hoja perenne y de vez en cuando se les cae una hoja vieja. Sin embargo, si hay mucha caída de hojas, lo primero que hay que mirar es si la planta está demasiado seca, generalmente esta suele ser la causa.

La segunda razón más común es la falta de luz, por lo que trasladar el árbol a una posición más luminosa puede resolver el problema.

Si las hojas se caen por cualquier motivo, no te desanimes inmediatamente, ya que lo más probable es que la planta vuelva a tener una nueva cosecha de hermosas hojas brillantes en uno o dos meses, y que florezca poco después.

10. Flores y frutos

En general, la floración tiene lugar a mediados de la primavera, pero puede producirse varias veces al año en las plantas más maduras. Aparecen varias flores fragantes, pero sólo un 1% de ellas cuajarán (más de esto sobrecargaría las ramas cuando el fruto alcance su tamaño completo).

También puede ser de interés leer: Cultivar en maceta, reglas de oro para un cultivo exitoso.

El fruto se desarrolla gradualmente y adquiere color en otoño. El frío tiende a actuar como desencadenante de la coloración. Luego permanecerá en las plantas durante varios meses después de la maduración.

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.