10 Consejos para el cuidado de Suculentas en interiores

¿Son las suculentas fáciles de cuidar? Sí, lo son, pero no hay que descuidarlas. Compartimos 10 consejos sobre el cuidado de suculentas de interiores que te ayudarán a conocerlas mejor y lograr que prosperen felices dentro de casa.

1. Elegir las suculentas adecuadas y saludables

Piensa en el lugar donde quieres cultivar tu suculenta. Algunas se desarrollan mejor en el exterior que en el interior. Algunas prefieren la luz directa y brillante, mientras que otras rehúyen el sol y prefieren la luz indirecta.

¿Tienes espacio para una suculenta gigantesca o deseas una diminuta que quepa en cualquier rincón? ¿La plantarías directamente en la tierra o en una maceta elegante que puedas mover? Una vez que te centres en esto, estarás mejor posicionado para elegir la suculenta que has adoptado.

Cuando compres tus suculentas, fíjate bien en las plantas. Una suculenta sana debe estar bien formada y tener una gran coloración y un follaje saludable. Intenta evitar cualquier signo de daños o insectos.

2. Utilizar tierra y abono adecuados para las suculentas

tierra para suculentas

A las suculentas les gusta estar secas desde la punta hasta la raíz, y prosperan cuando crecen en un suelo que drene libremente y esté aireado.

Una mezcla para macetas de cactus o suculentas funciona bien, pero si no está disponible, puede crear la tuya propia mezclando tierra para macetas con arena gruesa y grava triturada en partes iguales para crear un drenaje.

Muchos jardineros de suculentas creen que éstas no necesitan fertilizantes. Aunque la mayoría de las suculentas pueden funcionar perfectamente sin ningún tipo de fertilizante, es importante tener en cuenta que los nutrientes son necesarios para cualquier planta.

Sin embargo, ¡no sobrealimentes a tu planta! Se recomienda alimentar las plantas suculentas de tres a cuatro veces al año.

El mejor momento para hacerlo es durante el verano o la primavera, cuando las plantas están creciendo activamente. Suelen estar inactivas durante el invierno, así que evite alimentarlas durante esta época.

3. No regar en exceso

cuidados de las suculentas

Las plantas suculentas son xerófitas y se adaptan de forma natural a las precipitaciones mínimas almacenando agua en las hojas y los tallos.

Lo mejor sería esperar a que la capa superior de la tierra esté completamente seca (aproximadamente cada dos semanas), verter agua sobre la tierra hasta que escurra por completo.

Otro error es la idea de que pueden sobrevivir sin agua. Aunque son xerofíticas y están adaptadas a las condiciones del desierto, necesitan suficiente agua para almacenarla en sus hojas.

Un desierto puede experimentar largos periodos de sequía, pero se llena de agua cuando llueve. Se recomienda imitar este tipo de riego, ya que están adaptadas a ello.

No debes utilizar el método de la nebulización (mojar las hojas) para regarlas. No sólo la nebulización es una forma terrible de hacerlo, sino que además favorece la putrefacción de las hojas si las rocías a diario.

Si las hojas se vuelven amarillas, es posible que tu planta esté expuesta a demasiada humedad. Las hojas empapadas significan que su planta se está ahogando, y las hojas superiores que se rizan significan que no están recibiendo suficiente agua.

4. Utilizar macetas o jardineras adecuadas

cuidar suculentas

Las suculentas son propensas a que se les pudran las raíces. Esto ocurre cuando permanecen demasiado tiempo en tierra húmeda. La tierra de las macetas sin orificio de drenaje tarda mucho más en secarse, lo que aumenta las posibilidades de que se pudran.

Del mismo modo, los recipientes parcialmente cerrados hacen que los niveles de humedad sean más altos. Esto es arriesgado, ya que favorece la putrefacción, especialmente en las hojas y los tallos. Nunca te equivocarás con los contenedores de terracota, madera o hypertufa.

5. No plantar suculentas cerca de otras variedades

Los arreglos de plantas diferentes son simplemente preciosos. Sin duda quedan bien cuando se combinan con otras variedades. Por desgracia, eso sólo puede hacerse de forma temporal.

Las suculentas tienen unas condiciones de cultivo muy diferentes a las de otras plantas. Por ejemplo, la albahaca necesita que la rieguen cada seis horas, o de lo contrario empezará a marchitarse y las suculentas no soportan la humedad. Es imposible tener cohesión sin que una de las plantas muera.

Esto también es cierto para algunos grupos de suculentas, mientras que otras pueden aguantar sin agua durante semanas, otras necesitan ser regadas semanalmente.

6. No las plantes demasiado cerca

cuidados de las suculentas

Cultivar diferentes suculentas en un mismo lugar presenta una estética espectacular. Y hasta cierto punto, las suculentas pueden llevarse mejor con esto que otras plantas.

Sin embargo, apretar muchas en un mismo espacio presenta algunos problemas. La competencia por los nutrientes se vuelve feroz, lo que puede provocar desnutrición.

Además, la aglomeración excesiva de suculentas puede favorecer la aparición de plagas e incluso la propagación de moho.

Averigua cuanto llega a crecer cada una de ellas y cultívalas dejando un espacio de más o menos 10 cm de separación.

7. A las suculentas les gustan los lugares soleados y secos

cuidados de las suculentas

La mayoría de las suculentas son nativas de zonas climáticas secas y cálidas, y no es de extrañar que sean grandes adoradoras del sol.

Entre 4 y 6 horas de luz directa del sol en el alféizar de la cocina o en el patio son adecuadas para tu planta.

Si tú suculenta crece en el exterior y se encuentra en una zona con altas temperaturas, intenta crear una sombra o pantalla para cubrirla durante las horas más calurosas del día. Recuerda también rotarla con regularidad si la coloca en zonas parcialmente sombreadas.

La mayoría de las suculentas no son resistentes a las heladas, por lo que es aconsejable trasladarlas a un lugar más cálido durante las estaciones frías.

En verano, puedes sacarlas al exterior y dejar que tomen el sol durante las horas de la mañana o de la tarde.

Si la iluminación natural de tu casa es necesaria, una lámpara de cultivo puede hacer el trabajo. Algunas suculentas pueden ir bien con poca luz, pero también necesitan estar expuestas a la luz del sol durante un número mínimo de horas cada día.

Cuando la planta empieza a estirarse y a parecer larguirucha, es posible que no esté recibiendo suficiente luz solar.

8. Cuidado con las plagas y enfermedades

Las suculentas rara vez son atacadas por plagas y enfermedades, pero siempre hay que estar atento.

Unos bastoncillos de algodón mojados en alcohol de quemar disuaden a las plagas que se arrastran. Existen pesticidas caseros naturales que pueden ayudarte a ahuyentar las plagas.

9. Trasplantar suculentas

cuidados de las suculentas

La mayoría de las suculentas caben perfectamente en macetas pequeñas. Incluso puede utilizar nuestra taza de cactus oculta como jardinera para las plantas suculentas más pequeñas.

No obstante, las raíces de las plantas necesitan espacio suficiente para crecer. Si las raíces sobrepasan el tamaño de la maceta y permanecen en esa condición, se producirán problemas de desecación porque el agua no se absorberá adecuadamente.

Las suculentas son plantas de crecimiento lento, y determinar cuándo hay que trasplantarlas puede resultar desalentador.

El mejor consejo que se nos ocurre es trasplantar en cuanto las raíces empiecen a asomar por el orificio de drenaje.

Además, recortar o podar las suculentas con regularidad no sólo es bueno para su crecimiento, sino también para su salud. Ver: podar suculentas

10. Mantén alejado el polvo

cuidados de las suculentas

Tanto si colocas la suculenta en el interior como en el exterior, habrá polvo. El polvo es inofensivo en la mayoría de los casos, pero hace que tu suculenta sea menos atractiva.

En mi caso, siempre quiero que se mantenga sana y bonita. Suelo utilizar un paño o un pincel y un poco de agua para limpiar el polvo de las hojas y espinas de las suculentas. La sensación de cuidar de tu querida suculenta desde la parte más pequeña es lo mejor.

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 − cuatro =