10 Errores comunes al cultivar vegetales que puedes evitar

Cultivar tus propias hortalizas y hierbas es divertido y gratificante, pero a veces las cosas no salen como uno lo esperaba. En este artículo te enseñamos los errores comunes al cultivar vegetales y hierbas que debes evitar y cómo solucionarlos.

Tanto si llevas dos días como veinte años como jardinero, a veces los errores son inevitables. Sin embargo, hay algunos que pueden evitarse fácilmente. Tómate un momento para descubrir cómo evitar estos problemas y la cosecha de este año podría ser la mejor.

10 Errores comunes al cultivar vegetales

1. Plantar demasiado pronto

errores comunes al cultivar vegetales

Cuando llega la primavera, la mayoría de la gente está deseando volver al jardín o al huerto. Pero si vives en un lugar donde las temperaturas aún pueden descender por debajo del punto de congelación, evita plantar cultivos tiernos, como tomates, pepinos, melones, berenjenas y pimientos.

Estas hortalizas deben permanecer a cubierto hasta que las temperaturas nocturnas sean de al menos 12 °C.

Si quieres darles un poco de ventaja, plántalas bajo un paño de cultivo, un invernáculo, o algo que les de protección de las heladas.

2. Apiñar las plantas

errores comunes al cultivar vegetales

A algunos cultivos para ensalada, como las espinacas, la lechuga, la rúcula y la col rizada, no les importa crecer hombro con hombro. Sin embargo, la mayoría de las hortalizas crecen mejor cuando no están demasiado apiñadas.

Los tomates, por ejemplo, necesitan una buena circulación de aire para mantenerse sanos, así que asegúrate de espaciarlos al menos medio metro. Si se plantan demasiado juntos, es más probable que sufran problemas, como el tizón o el moho.

Otras hortalizas que necesitan un poco más de espacio son el brócoli, la coliflor, la berenjena, el maíz dulce, las patatas y los pimientos.

3. Regar demasiado o demasiado poco

errores comunes al cultivar vegetales

El riego constante es esencial para obtener buenas cosechas. La mayoría de los cultivos rinden bien cuando reciben unos dos centímetros de humedad a la semana.

Si puedes compra un pluviómetro para controlar las precipitaciones y utiliza un sistema de riego por goteo o una manguera de remojo para compensar el déficit durante los periodos de sequía.

Las plantas privadas de agua mostrarán signos evidentes de marchitamiento y hojas amarillas, y los frutos estarán atrofiados o deformados.

Las hortalizas que reciben demasiada agua suelen estar bien siempre que la tierra drene bien, aunque los melones y los tomates pueden agrietarse si el riego es demasiado.

Si el exceso de agua se encharca en tu jardín, tus cultivos sufrirán y las hojas se volverán amarillas. La única forma de solucionarlo es mejorar el suelo añadiendo varios centímetros de materia orgánica.

Una capa de mantillo alrededor de los cultivos también ayudará a mantener constante la humedad del suelo.

4. Cultivar en lugares donde el sol no llega mucho

errores comunes al cultivar vegetales

Las hortalizas y las hierbas aromáticas necesitan al menos seis horas de luz solar directa al día para rendir bien.

Algunos cultivos de hoja, como la lechuga y las espinacas, se pueden cultivar en sombra parcial, pero tampoco rinden muy bien sin luz solar directa.

Si no tienes una parcela soleada para un huerto tradicional, prueba a cultivar en macetas que puedas mover por la terraza o el patio para aprovechar el sol.

En general, las hortalizas cultivadas a la sombra no suelen producir frutos o, si los producen, serán más pequeños y menos sabrosos que los cultivados a pleno sol.

5. No mejorar el suelo

errores comunes al cultivar vegetales

Una buena tierra es la clave del éxito en cualquier huerto o jardín, y es especialmente importante cuando se trata de cultivos alimentarios.

Las hortalizas se alimentan mucho, por lo que si no mejoras el suelo con varios centímetros de compost, estiércol descompuesto u hojas trituradas, es probable que tus cultivos se resientan.

El mejor momento para abonar el suelo es a principios de primavera, justo después de que empiece a secarse.

Haz un análisis del suelo, o coge un puñado de tierra y apriétalo en la palma de la mano. Si la tierra forma una masa compacta, aún está demasiado húmeda para trabajarla. Si mantiene su forma pero se puede separar fácilmente, está lista para trabajar.

Esparce varios centímetros de materia orgánica sobre la superficie de la tierra y remuévela con una pala sin dar vuelta demasiado, solo espárcela en el lugar. Cuando hayas terminado, tu huerto estará listo para plantar.

6. Dejar que las malas hierbas tomen el control

errores comunes al cultivar vegetales

Es es uno de los errores comunes al cultivar vegetales, probablemente no te sorprenda que las malas hierbas ahoguen tus cultivos y compitan con ellos por la humedad y el alimento.

Pero, ¿sabías que algunas semillas de hierbas no deseadas pueden permanecer latentes en el suelo durante décadas? Por eso es tan importante eliminar las malas hierbas en cuanto las detectes.

Si dejas que una sola madure y produzca semillas, tendrás que luchar contra el problema durante años.

Para mantener las malas hierbas a raya, empieza por extender mantillo sobre la superficie del suelo justo después de plantar.

Luego, si alguna mala hierba empieza a atravesar la barrera de mantillo, elimínala a mano o con una azada afilada que corte las plantas de raíz. Evita el uso de herbicidas químicos, sobre todo en un huerto alimentario.

7. Plantar en exceso

errores comunes al cultivar vegetales

Es fácil descontrolarse un poco cuando se trata de cultivar hortalizas y hierbas aromáticas. La idea de cosechar cestas de deliciosos productos frescos puede tentarle a plantar cultivos que a tu familia no le gustan demasiado.

Por ejemplo, si tus hijos no quieren comer judías verdes, aprovecha el espacio de tu huerto para cultivar otras verduras que les gusten a todos.

No hay por qué cultivar todo lo que encuentras en el catálogo de semillas si lo único que realmente necesitas son algunos tomates, lechugas y pimientos.

Y, lo que es más importante, no hace falta cultivar 20 tomateras cuando con dos o tres bastará. Cultivar tantas hortalizas a la vez requiere tiempo y energía, y puede llevarte a descuidar el deshierbe, el riego y otras tareas.

8. No alimentar a tus a tus cultivos

errores comunes al cultivar vegetales

Las hortalizas no son mágicas. Sin una alimentación adecuada, no pueden producir frutos por sí solas. Además de enmendar el suelo con compost, es buena idea añadir abono adicional cada vez que siembres o recojas un nuevo cultivo.

También son útiles los fertilizantes líquidos orgánicos que puedes hacer fácilmente con ciertas hierbas y el compost casero, a continuación te dejamos enlaces para que puedas aprender cómo hacerlos:

Por otro lado, ten cuidado de no sobrealimentar tus plantas. Algunos cultivos, como los tomates, producirán más follaje que frutos si reciben demasiado nitrógeno.

9. No ofrecer suficiente apoyo

errores comunes al cultivar vegetales

Las hortalizas, como los tomates, los pepinos, las judías y los melones, crecen mejor cuando pueden hacerlo hacia arriba, por encima o a través de un soporte que impida que sus frutos toquen el suelo.

Los tomates crecen bien en jaulas resistentes diseñadas exclusivamente para ellos o con un entramado de cañas, y los melones y pepinos se pueden entrenar para que se extiendan por un túnel de malla o un enrejado.

Las judías verdes prefieren trepar por un enrejado, un tipi u otro soporte vertical. Los soportes ayudan a mantener estos cultivos más sanos al proporcionar una mejor circulación del aire, y los frutos se mantienen más sanos y limpios en lo alto de la superficie del suelo.

10. Dejar pasar las plagas

errores comunes al cultivar vegetales

Mantén los insectos a raya inspeccionando tus cultivos al menos una vez a la semana. Dedica unos minutos a examinar el haz y el envés de las hojas y elimina cuanto antes las plagas que veas.

Una vez que se afianzan, las poblaciones de insectos no tardan en explotar y arruinar toda una cosecha.

Y ten en cuenta que la mayoría de los insectos sólo atacan a un tipo concreto de cultivo, así que si no ves ningún daño en tus tomates, puede que tu calabaza esté siendo atacada a sólo unos metros de distancia.

La buena noticia es que la mayoría de las plagas pueden erradicarse si te mantienes alerta y eliminas a mano las más dañinas. Pero si te encuentras luchando contra un ejército de plagas, utiliza un control biológico seguro para fumigar cultivos alimentarios.

Lee también: 10 Flores para cultivar en la Huerta que mejoran la cosecha de vegetales

Estos han sido los errores comunes al cultivar vegetales que comenten incluso los buenos jardineros, esperamos que te haya sido de ayuda. Si tienes preguntas comenta más abajo.

Comparte en las redes!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *