10 grandes razones para cultivar en bancales elevados

¿Te has preguntado alguna vez por qué es tan popular la jardinería en bancales elevados, también llamados camas elevadas? Es algo más que la apariencia. Una vez que pruebes este método de cultivo, si aún no lo has hecho, probablemente nunca mirarás atrás. Como mínimo, tu espalda y tus plantas te agradecerán que hayas cultivado por encima del nivel del suelo. Descubre las razones para cultivar en bancales elevados y por qué construirlos.

cultivar en bancales elevados

¿Qué es la jardinería en camas elevadas?

Un bancal elevado es una cama de cultivo que se construye por encima del suelo, normalmente dentro de algún tipo de contenedor o borde. Puede tener unos pocos centímetros de altura o varios metros.

Las camas elevadas tienen un aspecto agradable y hacen que la jardinería sea más fácil y productiva.

Lo mejor de los bancales elevados es que puedes crearlos con una gran variedad de materiales, sin importar lo grande o pequeño que sea tu presupuesto.

Si tienes dinero para derrochar, puedes comprar hermosas camas prefabricadas o contratar a alguien para que las construya por ti con materiales de primera calidad.

Por otra parte, si deseas construir camas de jardín lo más barato posible, hay un sinfín de opciones utilizando materiales reciclados o de bajo costo que ya podrías tener alrededor de tu propiedad. Realmente puedes construir camas de jardín elevadas con casi cualquier cosa.

Beneficios de cultivar en bancales elevados

beneficios de los bancales elevados

Los bancales elevados para jardín tienen un aspecto atractivo, sin duda, pero hay más beneficios que la mera estética. Son prácticos, convenientes y funcionales. Aquí hay algunas grandes razones para optar por cultivar en bancales elevados:

1. Acceso más fácil

Para los jardineros con limitaciones físicas, como problemas de espalda o rodilla, el cuidado de las plantas en un bancal elevado alivia los dolores asociados a agacharse o arrodillarse en el suelo. Incluso los jardineros en silla de ruedas pueden disfrutar de su afición gracias a las camas elevadas a una altura adecuada.

Los bancales elevados también facilitan el acceso a las plantas para cuidarlas, desherbarlas y cosecharas. Por lo general, se puede llegar a las plantas desde cualquier lado de la mayoría de los parterres, lo que elimina la necesidad de estirarse demasiado para desherbar y cosechar.

Se pueden hacer atractivos caminos entre los bancales para un acceso rápido y para reducir las malas hierbas en la zona de cultivo.   

2. No se necesita labrar la tierra

En los bancales elevados, el suelo se enriquece cada año en lugar de labrarlo. El método de no labranza es mejor para el suelo, ya que mantiene intactos los microorganismos esenciales. Esta biodiversidad es muy importante para la salud de las plantas. ¡Suelo sano = plantas sanas! 

3. Crear espacios funcionales y atractivos

Los bancales elevados pueden separarse fácilmente en diferentes zonas de plantación en tu propiedad. Por ejemplo, puedes utilizar algunos para plantas anuales y perennes decorativas y otros para plantas comestibles.

Los bancales para plantas de sombra, como las hortalizas de hoja y los guisantes, pueden colocarse en zonas de poca luz, mientras que para tomates y pimientos, amantes del sol, pueden colocarse en las zonas más soleadas del jardín. 

Estos bancales también facilitan la distinción de las parcelas individuales en espacios compartidos como los huertos comunitarios o escolares.

Si tienes hijos que quieren participar en la jardinería, intenta que cada uno tenga su propia cama elevada para cultivar lo que quieran. Es una forma fácil y divertida de introducir a los niños en el cultivo de sus propios alimentos, flores o ambos.

4. Proteger las plantas de los daños y la compactación del suelo

Cuando se planta directamente en el suelo, se corre el riesgo de que la tierra se compacte por el paso de personas y animales domésticos por las zonas de plantación. Esto puede dañar las plantas y dificultar su crecimiento.

En los bancales elevados, la tierra se mantiene suelta y las plantas están a salvo de la mayor parte del tráfico peatonal y de los animales domésticos que recorren el jardín.

Un bancal lo suficientemente alto también mantendrá alejados a los conejos y a otros bichos que pretenden merendarse tu duro trabajo. 

5. Mejor control de las malas hierbas

En este tipo de bancales bien mantenidos, las malas hierbas son menos problemáticas con el paso del tiempo, especialmente cuando se cubren adecuadamente con mantillo cada año.

Cuando las molestas malas hierbas se abren paso en un bancal elevado, quitarlas es rápido y fácil. Por un lado, no tienes que arrastrarte con las manos y las rodillas para desherbar, y por otro, la tierra suelta hace que arrancar las malas hierbas sea un juego de niños.   

6. Mejor drenaje

Dado que la compactación del suelo no es un problema en los bancales elevados, uno bien preparado tiene un mejor drenaje que su homólogo en el suelo.

Por otra parte, en los suelos arenosos, donde el exceso de drenaje es un problema, un bancal elevado con suelo bien enmendado puede ayudar a retener el agua.

Un bancal puede convertirse en el lugar ideal para las plantas independientemente de la calidad del suelo de tu propiedad. 

7. Eficiencia

El agua, el abono, el compost y otras enmiendas del suelo son más fáciles de gestionar en los bancales elevados que en las zonas de jardín enterradas y repartidas en grandes espacios. También hay menos residuos por escorrentía o por enmendar zonas innecesarias. 

8. Permite una temporada de cultivo más larga

La tierra en los arriates elevados se calienta antes en primavera que el suelo, por lo que las plantas pueden colocarse antes de lo que lo harían de otro modo.

También puede ser más fácil cubrir las plantas para esos días aleatorios de heladas a finales del invierno y principios de la primavera. Las cubiertas pueden ser mantas, lonas o un pequeño invernadero de aros (micro túnel).

9. Mayor versatilidad de plantación

Desde pequeñas cajas hasta grandes diseños de varias camas, los arriates elevados ofrecen muchas opciones de espacio de cultivo para cualquier tamaño de jardín. ¿Estás empezando a cultivar? Empieza con uno o dos bancales.

A medida que tu afición (u obsesión) por la jardinería crece, también lo hacen tus bancales. Las camas elevadas pueden construirse justo encima del césped o colocarse en patios y terrazas.

10. Flexibilidad de materiales y costes

Independientemente de tu presupuesto, hay muchas opciones para construir bancales elevados.

Los materiales baratos, como los neumáticos usados, los pallets y la madera vieja, son espacios de cultivo perfectamente adecuados. Incluso puedes utilizar bloques de hormigón para construir estos bancales.

En el otro extremo del espectro de costes, pueden construirse con madera, hormigón, ladrillos o rocas más caras para que hagan juego con tu casa o tu paisaje. 

También puede ser de interés leer: Cómo construir bancales elevados para cultivar fácilmente.

Éstas son sólo algunas de las razones para probar la jardinería en bancales elevados. ¿Aún no estás seguro? Empieza con algo pequeño y experimenta con diferentes tipos de verduras, frutas o plantas ornamentales para ver qué te funciona.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *