10 tipos de Flores Comestibles para cultivar en el jardín

¿Quieres darle un toque especial a tu próxima comida? No busques más allá de tu jardín, conoce 10 tipos de flores comestibles que puedes cultivar fácilmente o seguramente ya tengas en casa.

tipos de flores comestibles

Cosas a tener en cuenta antes de cosechar flores comestibles

No todas las flores son comestibles. Es importante estar seguro de haber identificado la planta correcta. Consigue una buena guía que te ayude a localizar y seleccionar con seguridad nuevas plantas para añadir a tu cocina.

Asegúrate de que lo que recoges no ha sido rociado con pesticidas. Es aconsejable evitar las flores de los bordes de las carreteras y de los viveros, ya que es probable que hayan sido tratadas con productos químicos.

Consume las flores con moderación. En algunos casos, comer demasiadas flores comestibles puede causar malestar estomacal. Si tienes alergia al polen, es mejor que pruebes un poco de una flor cada vez para asegurarte de que no tienes una reacción.

Recuerda cosechar de forma responsable, sobre todo si buscas en una zona silvestre. Una buena regla general es coger menos del treinta por ciento de lo que está creciendo. Esta práctica permite que las plantas sigan prosperando y deja alimento para los insectos polinizadores.

Cómo utilizar las flores comestibles en la cocina

Varias flores funcionan bien en las ensaladas, e incluso es posible que haya visto capuchinas y pensamientos servidos en los restaurantes.

Otras pueden añadirse a productos horneados o utilizarse como adornos, y muchas hacen deliciosos tés medicinales.

Dado que su recolección puede requerir mucho trabajo, lo más sencillo es utilizar pequeñas cantidades de flores como guarniciones y complementos.

Pero si tienes tiempo -o muchos ayudantes- puedes cosechar suficientes flores para hacer delicias como magdalenas de diente de león o jalea de violeta.

Algunas flores pueden comerse enteras, como los dientes de león, las violetas, los capullos de lirio de día y las flores de hierbas. Sólo se comen los pétalos de las flores más grandes, como las rosas. Sus bases verdes pueden ser amargas.

10 tipos de flores comestibles

1- Borraja (Borago officinalis)

Flores comestibles borraja

Las delicadas flores azules de las plantas de borraja, que por otra parte tienen un aspecto un tanto desgarbado, son una magnífica decoración para pasteles, tés helados y platos. No tienen mucho sabor, pero son tan bonitas que a nadie le importa.

Las hojas, que tienen un agradable sabor a sandía, pueden utilizarse para preparar sabrosos tés o para aromatizar ligeramente el agua helada.

Las abejas también adoran las flores de borraja, por lo que son una forma estupenda de atraer a los polinizadores a tu jardín. (Una advertencia: La borraja es una prolífica auto-sembradora, así que prepárate para encontrarla creciendo por todo tu barrio si la plantas).

2- Caléndula (Calendula officinalis)

flores comestibles caléndula

La caléndula es una hermosa adición al jardín de verano – ¡y a las comidas de verano! También llamada «el azafrán de los pobres», sus pétalos son un sabroso y bonito complemento para los platos de arroz, las ensaladas, las sopas y los huevos.

Si te gusta hacer bálsamos caseros, guarda un poco de caléndula para infusionarla en aceite, que suele utilizarse para calmar diversas afecciones de la piel. O añádela al bálsamo labial como remedio para las quemaduras solares.

3- Lirio de un día (Hemerocallis)

flores comestibles lirio de un día

El icono del verano, el lirio de un día, tiene sabrosos capullos y flores que pueden utilizarse en salteados, sopas e incluso rellenos de fruta y servidos como postre.

Los tipos silvestres de color naranja son los que más se utilizan con fines culinarios, aunque otros tipos de lirios de un día son comestibles. (Algunos lirios no lo son, así que, una vez más, consulta una guía antes de consumirlos).

Un pequeño porcentaje de personas no tolera los lirios de un día, sobre todo cuando están crudos. Prueba un poco antes de preparar una gran olla de sopa de lirios y renuncia a ellos si experimentas náuseas u otras molestias gastrointestinales.

La base verde de la flor suele desecharse, ya que tiene un sabor fuerte y desagradable. Los capullos sin abrir tienen un sabor similar al de las judías verdes y pueden utilizarse en platos que requieran ese ingrediente.

4- Diente de león (Taraxacum officinale)

flores comestibles diente de leon

Quizá una de las plantas primaverales más infravaloradas e injustamente llamada mala hierba, el diente de león está repleta de nutrientes.

Además de disfrutar de sus hojas en la ensalada, puedes cocinar al vapor o freír las flores sin abrir.

Si tienes mucho tiempo y paciencia, puedes extraer los dulces pétalos amarillos y añadirlos a productos horneados, hacer un jarabe o elaborar tu propio vino de diente de león.

Si tiene menos tiempo, un número menor de pétalos es un bonito complemento para las ensaladas y espolvoreado sobre productos horneados, sopas y otros platos cocinados.

5- Hisopo (Hyssopus officinalis)

flores comestibles hisopo

Una deliciosa hierba medicinal, las hermosas flores púrpuras del hisopo comparten el sabor a regaliz de las hojas, y todas se pueden utilizar para preparar tés que se cree que alivian el dolor, calman las dolencias respiratorias y favorecen la digestión.

A veces se utiliza en platos salados, pero el hisopo también puede aromatizar helados y pudines.

Otros miembros de la familia de la menta también tienen flores comestibles que pueden añadir interés a las ensaladas de frutas, a las bebidas frescas de verano y a los postres.

6- Capuchina (Tropaeolum majus)

flores comestibles capuchina

La capuchina, una adición relativamente común a las ensaladas en los restaurantes de lujo, es una magnífica flor de jardín y guarnición.

Las flores pueden rellenarse o picarse para añadirlas a las tortillas u otros platos en los que se agradece un poco de picante.

Las hojas tienen un sabor similar y pueden utilizarse en combinación con las flores. Algunas personas encurten las semillas para transformarlas en algo parecido a una alcaparra.

7- Lavanda (Lavandula)

flores comestibles lavanda

Además de su relajante aroma, las flores de lavanda son un delicioso complemento para los productos horneados, los helados, los postres y los tés.

La lavanda suele combinarse con el limón o los arándanos en los dulces, como los bollos y los helados.

También es un ingrediente clave de las hierbas de Provenza, que constituyen un maravilloso condimento para verduras y carnes.

8- Rosa

flores comestibles rosa

Los pétalos de rosa tienen un sabor dulce combinado con un poco de picante. Los sabores varían según la variedad y las condiciones de cultivo, pero en general los pétalos más oscuros tienen más sabor.

La parte blanca del pétalo es más amarga, por lo que la mayoría de las personas los elimina. Prueba a utilizar los pétalos de rosa para aromatizar helados, mermeladas, bollos y otros productos de panadería.

También se pueden infusionar en miel líquida y utilizarlos para cubrir su bollo, galleta o panecillo favorito.

La rosa queda muy bien al mezclarla con té, puedes hacer té solo con pétalos de rosa o combinarlos con el té que prefieras.

9- Violeta (Viola odorata)

flores comestibles violeta

La mayoría de las violetas son comestibles, aunque se sabe que las variedades amarillas causan malestar estomacal (las violetas africanas no son realmente violetas y son venenosas, así que no las toques).

Las violetas norteamericanas tienen menos sabor que la violeta dulce europea, que funciona mejor en recetas de postres como budines, pasteles y caramelos.

Los tipos menos dulces son un buen complemento para las ensaladas y los batidos, y todos ellos pueden utilizarse para preparar un precioso té azul-verde que se cree que ayuda a aliviar el dolor, el insomnio y la tos.

10- Flores de hierbas

flores comestibles hierbas

Muchas de tus hierbas favoritas, como el cebollino, la albahaca, la menta, el romero, el orégano, el eneldo y el cilantro, tienen flores comestibles.

El sabor de las flores de hierbas suele ser algo más suave que el de las hojas, por lo que puedes echarlas enteras en lugar de picarlas tan finamente como las hojas.

Las flores de hierbas pueden añadirse a los platos de verduras y huevos y servir de sabrosa guarnición para las sopas. Mezcla algunas con otras flores para conseguir una ensalada llamativa.

Más opciones de flores comestibles

Hay muchas más flores con las que puedes experimentar en tu cocina. La lila, el bálsamo de abeja, la caléndula, la begonia, el dianthus, el tulipán y muchas más tienen usos culinarios que vale la pena explorar.

Puede ser de interés leer también: 10 infusiones de plantas para calmar el insomnio y el estrés.

Y, por supuesto, si puedes prescindir de las verduras que no crecerán si te comes las flores, los buñuelos de flor de calabaza son siempre una opción.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *