11 Consejos para lograr que las plantas florezcan durante más tiempo

Si quieres asegurarte de que las flores de tus plantas permanezcan durante mucho tiempo y sean mas abundantes, sigue estos consejos para lograr que plantas florezcan durante más tiempo.

1. Deshojar y eliminar las flores marchitas

La desfloración consiste en eliminar las flores descoloridas o gastadas. Además de mejorar la salud de la planta durante el estrés, este proceso ayuda a desviar los recursos de la planta de la generación de semillas a la producción de nuevas flores.

Mientras que algunas plantas con flores, como los lirios y las impatiens, acaban desprendiéndose de las flores por sí mismas, la mayoría de las plantas, como las caléndulas, las zinnias, los guisantes dulces, las petunias y los geranios resistentes, tienden a producir más flores gracias a la desfloración.

2. Podar regularmente

Podar las plantas activa eficazmente el crecimiento de los brotes laterales latentes y da lugar a plantas más tupidas. Este proceso es algo similar a la eliminación de flores, aunque tiene un propósito distinto.

El recorte también ayuda a mantener una estructura compacta de las plantas y a evitar que crezcan demasiado.

Al reducirse el crecimiento terminal en la punta de las ramas, los recursos de la planta se desvían al crecimiento lateral, lo que se traduce en una planta más tupida y con más flores.

Ten en cuenta que la poda no es beneficiosa para todas las plantas, y el momento de hacerlo varía. Es aconsejable recortar las plantas perennes cuando tengan entre 10 y 15 centímetros de altura. Además, debe hacerse antes de que surjan los botones florales.

Para recortar, hay que eliminar la parte del tallo justo por encima del nudo. Flores como los asteres, las petunias y las zinnias se benefician de este proceso.

3. Pellizcar las primeras flores

Pellizcar las primeras floraciones puede parecer una idea increíble, especialmente cuando has esperado durante los lúgubres días de invierno a que aparezcan flores en tu jardín.

Sin embargo, pellizcar las flores favorece el flujo de savia en las plantas y fomenta la aparición de más flores. Este proceso funciona mejor con las plantas anuales.

También favorece el desarrollo de las flores laterales y, en consecuencia, permite que la planta adopte un aspecto más completo.

4. Aplicar mantillo al suelo (acolchado)

Utilizar una capa de mantillo que cubra el suelo durante los largos y calurosos días de verano ayudará a mantener los niveles de maleza bajo control y a retener la humedad al reducir la temperatura del suelo.

El acolchado alrededor de las plantas mantiene a raya el estrés térmico, lo que ayuda a prolongar la temporada de floración unas cuantas semanas.

Los mantillos de roca y piedra son especialmente adecuados para atrapar el calor del sol durante el día y para emitirlo por la noche.

Esto los hace perfectos para cultivar plantas tropicales perennes o anuales, ya que un poco de calor extra puede ayudar mucho a promover una floración duradera. Ver: Consejos para hacer y aplicar Mantillo orgánico

5. Dar más agua durante los días calurosos

La floración primaveral suele disminuir a medida que aumenta el calor del verano, pero puedes mantener las plantas un poco más de tiempo dándoles más agua. Notarás que tus plantas se marchitan por la tarde y luego se reaniman durante la noche.

El marchitamiento repetido acorta la vida útil de las plantas y éstas se apresuran a pasar a la siguiente fase, es decir, a producir semillas. Esto prácticamente pondría fin al espectáculo de las flores.

Aumentar la humedad del suelo y rociar las plantas con agua, sobre todo por la tarde, aumenta la humedad y refresca el ambiente.

Recuerda no regar durante las horas de mucho calor, hazlo siempre temprano en la mañana o al caer el sol. Ver: Cómo y cuándo regar las plantas del jardín y la huerta

6. Proporcionar sombra cuando sea necesario

Las temperaturas a la sombra son unos grados más bajas que las de las zonas totalmente expuestas. A veces, proporcionar sombra puede mantener la floración de las plantas durante algunas semanas más.

Una alternativa mejor sería plantar las plantas que florecen en verano y otoño más cerca de las flores de primavera. Crecerán lo suficiente como para proporcionar algo de sombra para cuando haga demasiado calor para las plantas de primavera.

Del mismo modo, las plantas con flores de verano pueden protegerse de los vientos helados y desecantes con plantas resistentes al frío a su alrededor.

7. Cultivar en un suelo rico

La tierra rica en materia orgánica proporciona muchos nutrientes a las plantas en crecimiento. Las plantas tienden a prosperar en suelos enriquecidos con compost y estiércol. Promueve un buen recorrido de las raíces y un crecimiento vegetativo exuberante, lo que garantizará flores abundantes y un periodo de floración más largo.

Sin embargo, hay algunas excepciones. Algunas plantas, como la lavanda, parecen preferir un suelo ligero y pobre en nutrientes.

Algunas plantas florecen prolíficamente cuando se cultivan en suelos pobres y zonas propensas a la sequía, pero el espectáculo floral podría ser demasiado corto.

Esto demuestra que vale la pena conocer las condiciones de cultivo ideales de cada planta que se pretende cultivar en el jardín.

8. Fertilización

Por supuesto, para florecer profusamente, las plantas necesitan alimento. Hay muchas formas de alimentarlas. Una de ellas es añadir una capa de compost en la parte inferior de la planta.

También puedes utilizar un abono base líquido ligeramente diluido cada semana. Otra buena idea es espolvorear un abono de liberación prolongada que se disuelva lentamente. Ver: Cómo hacer abonos y fertilizantes líquidos orgánicos

Lo ideal es empezar con fertilizantes ricos en nitrógeno para promover el crecimiento vegetativo inicial. A esto debe seguirle una fórmula con alto contenido en potasio y fósforo, que ayuda a la propagación de las raíces y a la producción de flores.

Durante la temporada de floración evita los fertilizantes ricos en nitrógeno porque puede que no haya tiempo suficiente para el crecimiento vegetativo antes de que cambie el tiempo. Dale una fórmula rica en fósforo para que las plantas se centren en la floración.

9. Permitir un crecimiento vegetativo completo

La duración del periodo de crecimiento juega un papel importante a la hora de determinar la productividad de sus plantas. Un buen crecimiento vegetativo se considera más esencial que la floración temprana de las plantas.

De hecho, cuanto más crecimiento permita, más hojas y ramas laterales desarrollarán sus plantas y, en consecuencia, más flores formarán.

Una forma segura de fomentar el crecimiento vegetativo es utilizar un fertilizante inicialmente y eliminar los brotes de las plantas jóvenes para ayudar a concentrar la energía de las plantas en el desarrollo.

10. No apuestes por macetas demasiado grandes

Evita cultivar flores anuales en macetas demasiado grandes, ya que entonces la planta centrará su energía en el crecimiento de más raíces que flores.

Mantén las plantas en macetas estrechas que tengan el mismo tamaño que su cepellón, ya que así desviarán la energía hacia la floración de más flores.

11. Opta por la plantación en sucesión

La plantación por sucesión consiste en cultivar la misma planta en diferentes periodos a lo largo de la temporada para prolongar la floración y disfrutar de un suministro de flores más largo y fiable.

Sembrar las semillas en lotes pequeños y sucesivos ayuda a alargar la ventana de floración y la carga de trabajo en ondulaciones más manejables.

Es aconsejable plantar grupos de bulbos semanal o quincenalmente. Además, mezclar variedades de floración temprana con otras de floración tardía también puede suponer una gran diferencia.

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.