12 Consejos para cultivar fruta y vegetales en Maceta

¿A quién no le gustaría que en su jardín crecieran frutas y verduras frescas, gratuitas y deliciosas? En este artículo vamos a enumerar los 12 consejos prácticos para cultivar frutas y verduras en contenedores. Veamos cómo cultivar vegetales y frutas en maceta.

cultivar en maceta

Introducción

El cultivo de hortalizas y árboles frutales en contenedores es una excelente opción para las personas que viven en zonas urbanas. La jardinería urbana, especialmente la orgánica, está en auge.

Esto se debe principalmente a la concienciación de la gente sobre los peligros de los pesticidas y fertilizantes químicos. Así que todos nosotros queremos consumir verduras y frutas frescas y orgánicas.

Aquí hay 10 consejos y pasos fáciles para lograr esta tarea y cultivar tus propias frutas y verduras en macetas o pequeños espacios de tu hogar.

1. Elige el lugar adecuado para recibir la luz del sol

La mayoría de las verduras y frutas necesitan un día completo de luz solar directa para la floración y la fructificación.

Elige un lugar en tu terraza o balcón que reciba al menos de 6 a 8 horas de luz solar directa.

2. Elige los recipientes adecuados

plantar en maceta

Busca y utiliza los contenedores más grandes posibles para cultivar árboles frutales. Sí, puedes cultivar árboles frutales en contenedores de al menos 18 pulgadas de profundidad y anchura.

Si estás cultivando en la terraza o el balcón, puede elegir bolsas de tela de al menos 40 cm para los árboles frutales y de 30 a 35 cm para el cultivo de hortalizas como plantas de calabaza, tomates, pimientos, berenjena  y otros.

Las macetas de terracota son las mejores para cultivar lo que sea, así que si puedes conseguir no dudes en hacerlo.

Si usas macetas de plástico, asegúrate de que sean de color claro, si no puedes pintarlas de color blanco o forrarlas, el problema es que cuando son oscuras atraen más el calor del sol, haciendo que la tierra se caliente al igual que las raíces de la planta. Si esto sucede todos los días la planta no sobrevivirá.

3. Planifica antes de plantar

En el caso de las hortalizas, lo más importante es sembrar las semillas correctas en la estación adecuada para obtener una cosecha perfecta.

Así que busca en Google un sitio web fiable que muestre qué semillas hay que sembrar en cada estación. Esto depende de la zona en la que vivas. 

Para cultivar árboles frutales, tienes que traer una planta viva de un vivero. Recuerda que debes elegir una variedad enana o semienana de cualquier árbol frutal que elijas cultivar.

Los árboles más fáciles de cultivar son limón, naranja, guayaba, chirimoya, granada, manzana, etc.

4. Comprueba los agujeros de drenaje de las macetas

Intenta tener varios agujeros de drenaje si es posible. Si están obstruidos, puede producirse la putrefacción de las raíces.

Procura tener un pequeño trozo de red o una tela en el fondo, para que la suciedad no salga por los agujeros y estropee tu balcón o terraza.

También es bueno agregar piedras pequeñas en el fondo antes de llenar la maceta con tierra, esto hace que la tierra no se compacte y el agua pueda salir fácilmente.

5. Tierra para macetas

tierra para macetas

Este es uno de los factores más importantes que determinan el crecimiento y el rendimiento de la planta.

Asegúrate de utilizar al menos un 50% de tierra de jardín para plantar árboles frutales. Esto es importante para el anclaje, de lo contrario la planta puede caerse debido al fuerte viento o cosas por el estilo.

Además de añadir un 30% de compost, como estiércol de vaca o de caballo descompuesto, vermicompost o incluso compost de hojas, debes incluir lo más importante para inducir una floración intensa: el polvo de harina de huesos y, para los veganos, el sustituto de la harina de huesos es la harina de soja.

Asegúrate de añadir uno o dos puñados de polvo de harina de huesos en tu mezcla para macetas. Consulta este artículo detallado sobre la fórmula para hacer la mejor tierra para macetas.

6. Polinización

Las flores no se convertirán en frutos a menos que haya polinización y fertilización. Fomenta los insectos beneficiosos y los polinizadores como las abejas y las mariposas en tu jardín.

Y otro punto importante es tratar de evitar rociar pesticidas o espolvorear polvos para el control de plagas en las flores. Esto puede perjudicar a estos insectos.

7. Fertilizantes

fertilizar plantas en maceta

Como parte de la jardinería ecológica, siempre recomendamos los fertilizantes naturales. Si te has tomado el tiempo y el esfuerzo de preparar la mejor mezcla para macetas, el 80 por ciento del trabajo está hecho.

Sólo tienes que añadir un puñado de compost como estiércol de vaca o vermicompost una vez cada 15 días en cada contenedor, preferiblemente después de rastrillar o labrar la tierra superior. No necesitas añadir nada más hasta que coseches.

Aplica el fertilizante en la etapa de crecimiento de la planta, no es bueno hacerlo una vez que comienza a dar flores. Ver: Cómo hacer Fertilizantes caseros para la huerta y el jardín

8. Control de plagas

Se puede controlar fácilmente pulverizando aceite de neem y una mezcla de jabón líquido de cocina (detergente).

Unos 5 ml de aceite de neem por litro de agua cuando las plantas son todavía jóvenes y pequeñas de menos de 30 cm.

Y unos 10 ml de aceite de neem por litro de agua junto con 10 gotas de jabón líquido para las plantas más grandes y la frecuencia de aplicación puede ser una vez cada 10 o 15 días, aunque no haya plagas.

Si ves muchas babosas y caracoles u orugas comiendo las hojas, puedes espolvorear tierra de diatomeas en polvo una vez cada 15 días. Este polvo de tierra de diatomeas es 100% orgánico.

9. Apoyo a las plantas

vegetales en maceta soporte

Las hortalizas, como los tomates, necesitan un buen sistema de apoyo para mantenerse en pie. Si puedes permitirte un enrejado de jardín, está bien, si no, puedes usar algunos palos para sostener estas plantas.

En el caso de las plantas trepadoras como las calabazas, puedes utilizar una red de apoyo o incluso atarlas a algunas cuerdas y alambres para que se sostengan.

Antes de cultivar infórmate sobre cada planta para saber qué tamaño alcanzará en unos meses, esto te ayudará mucho a la hora de planificar.

10. El riego

regar vegetales en maceta

Este es otro de los factores más importantes. Recuerda que estos recipientes están expuestos a la luz solar directa, por lo que el riego diario es la norma general para la mayoría de las hortalizas y frutas, sobre todo en verano.

Pero lo mejor es utilizar el método de sumergir el dedo para comprobar si la tierra está seca antes de regar. O si ves que las hojas empiezan a marchitarse, riega inmediatamente.

Los mejores momentos para regar son temprano en la mañana o en la tarde cuando cae el sol, nunca riegues cuando el sol es demasiado fuete ya que puede generar un estrés importante en la planta, riega a fondo hasta que salga agua por los agujeros de drenaje

Opcionalmente, se requieren dos pasos adicionales, como trasplantarlas en un recipiente un poco más grande si se enraízan demasiado, por ejemplo, una vez cada dos años. Y también podar o recortar las ramas después de la temporada de fructificación.

11. Practicar la rotación de cultivos

La rotación de cultivos consiste simplemente en no cultivar la misma especie en la misma maceta año tras año.

Cada planta toma recursos del suelo y no todas lo hacen de la misma manera, hay algunas que consumen mucho nitrógeno, como tomates, calabazas, y otras aportan nitrógeno al suelo, como las legumbres por ejemplo.

Entonces, si en una maceta este año cultivaste tomate, al año siguiente en esa misma cultiva maíz u otra especie diferente.

Esta práctica hace que el suelo no se agote demasiado y se crea un equilibrio en la zona de cultivo.

12. Eliminar el exceso de plántulas al sembrar (ralear)

ralear vegetales

Cuando siembras semillas al azar sin espaciarlas, puedes obtener plántulas superpobladas y una fuerte competencia por los nutrientes.

En esta fase, si no se toman medidas, todas las plántulas pueden debilitarse y competir entre sí por los nutrientes.

Por lo tanto, hay que hacer un raleo de plántulas, lo que significa que hay que arrancar algunas de las que están muy juntas e incluso descartar algunas de aspecto débil para que las demás plántulas crezcan adecuadamente.

Artículos relacionados:

Consejos para Regar Plantas en Maceta correctamente

Cómo y cuando fertilizar plantas cultivadas en maceta

10 mejores árboles frutales para cultivar en macetas

Cultivar en macetas: reglas de oro para un cultivo exitoso

Beneficios de usar Macetas de Arcilla para cultivar

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *