15 Vegetales que puedes volver a hacer crecer en agua

Comprados en la tienda o cultivados en casa, puedes reutilizar esos restos de verduras para cultivar un suministro interminable de alimentos empezando por un simple recipiente de agua en casa. Los huertos acuáticos son ideales para cualquiera que quiera minimizar los residuos, cultivar de forma orgánica, ahorrar dinero y hacer menos viajes al mercado. En este artículo te enseñamos cómo cultivar en agua para volver a plantar tu planta favorita.

cultivar en agua

A continuación te mostramos una lista de los vegetales que puedes volver a hacer crecer usando solamente agua muy fácilmente.

Aguacate

cultivar aguacate en agua

Sí, un aguacate es técnicamente una «baya con semilla», pero los aguacates son lo mejor que le ha pasado a las ensaladas, hamburguesas y sándwiches, así que no hay manera de que no estemos hablando de ello.

Para germinar un aguacate en agua coge el hueso y lávalo bien. Clava 4 palillos en sus costados, lo suficiente para que quede suspendido hasta la mitad sobre un recipiente con agua. Llena el agua para que cubra la mitad del hueso, en poco tiempo comenzara a germinar.

Ajo

cultivar ajo en agua

El ajo es un excelente condimento para casi cualquier tipo de comida. Aunque se tardan meses en conseguir ajos que estén listos para ser cosechados, es bastante fácil volver a cultivar tus propios ajos a partir de los dientes de ajo.

A mí me gusta empezar a hacer crecer las raíces de los míos cuando ya han dado señales de crecimiento. (Es posible que notes un pequeño brote verde que sale de la parte superior del diente).

Para que tu ajo esté listo para plantar, sólo tienes que poner los dientes (con la raíz hacia abajo) en un poco de agua, sólo la suficiente para cubrir la parte inferior de los dientes. Una vez que las raíces se hayan establecido, el ajo estará listo para ser trasplantado a tierra.

Apio

cultivar apio en agua

El apio es posiblemente la hortaliza más fácil de cultivar en agua. El apio es resistente, robusto y brota con relativa rapidez.

Para hacer creer sus raíces en agua, dejando toda la cepa intacta, corta la parte superior comestible con al menos 7 centimetros de raíces restantes. Coge las raíces y sumérgelas hasta la mitad en un bote de agua.

En el centro de tu apio, empezarás a ver cómo surgen las puntas de las hojas verdes. Deja que crezcan hasta que veas que aparecen cepas tiernas y luego transfiere todo el apio a la tierra.

Lechuga

cultivar lechuga en agua

Utilizo la lechuga cada vez que puedo, así que tener un suministro interminable ha valido la pena.

Muy similar al apio, corta las hojas comestibles de la parte superior y deja el tallo para plantarlo en agua. A continuación, cubre las raíces hasta la mitad con agua.

Empezarán a salir hojas verdes de lechuga. Deja que crezcan hasta tener unos centímetros de altura y luego vuelve a plantarlas en tierra.

Col asiática

cultivar col asiática en agua

A la col asiática le encanta el clima cálido. Si vives en un clima cálido, puedes esperar los mejores resultados de tu raíz plantada en agua.

Corta las deliciosas hojas de tu col asiática dejando al menos 7 o 10 cm de raíz blanca. Sumerge la raíz sobrante hasta la mitad en agua.

Empezarás a ver cómo crecen las raíces de la parte inferior de tu col asiática y las hojas empezarán a brotar de la parte superior. Dale una semana más o menos hasta que vuelvas a plantar en tierra.

Cebolla de verdeo

cultivar cebolla de verdeo en agua

Lo mejor de cultivar cebollas de verdeo en agua es que puedes cultivar varias a la vez en el mismo bote.

Cuando uses cebollas de verdeo, naturalmente cortarás los trozos verdes y dejarás el tallo blanco y las raíces, que es lo que plantarás en el agua. Mete tantos tallos como quepan cómodamente en un tarro y cúbrelos hasta la mitad con agua.

Los bulbos comenzarán a desarrollarse en la base de cada cebolla de verdeo. Una vez que tengan el tamaño de una pequeña bola de goma de mascar, plántalos en la tierra.

Si los tallos no se mantienen en pie por sí solos, átalos todos juntos con un trozo de cordel o una goma elástica.

Hinojo

cultivar hinojo en agua

El hinojo también se puede cultivar en agua, para ello corta el tallo hasta que tenga unos 5 cm de altura, dejando las raíces intactas. Colócalo en un recipiente poco profundo con agua.

Déjalo reposar en un lugar soleado y cámbiale el agua cada pocos días. Una vez que comienzan a crecer nuevos tallos puedes plantarlo en tierra.

Jengibre

cultivar jengibre en agua

Puedes volver a cultivar el jengibre dejando en remojo trozos durante toda la noche en agua y luego transfiriéndolos a una maceta con tierra en un lugar cálido y soleado.

Utiliza trozos de jengibre que tengan puntos verdes, eso indica que podrá volver a crecer fácilmente.

Puerros

cultivar puerro en agua

Te sorprenderá lo rápido que pueden crecer los puerros. ¡Algunos jardineros de agua han empezado a ver desarrollos en sólo 4 horas!

Al igual que las cebollas de verdeo, los puerros tienen una base blanca debajo de la verde, esa es la parte que vas a plantar, cubre la mitad con agua y ya estás en camino.

Empezarás a ver que la bondad verde emerge de la parte superior. Puedes comerlo enseguida o replantarlo en la tierra para que crezca aún más.

Col

cultivar col en agua

Empieza a cultivar tu col en verano para que, cuando llegue el otoño, tengas ingredientes frescos para hacer una reconfortante sopa de otoño.

Para cultivar puerros en agua necesitarás un cuenco grande. Corta la col de forma que te quede una rodaja de 3 cm de grosor con el tallo en el centro. Llena tu bol con una capa poco profunda de agua, lo suficiente para cubrir la base de la col.

El cuenco será muy útil cuando las hojas grandes de la col empiecen a brotar hacia fuera como una flor. Al igual que las demás, pásala a la tierra de la maceta cuando esté lista para prosperar.

Remolacha

cultivar remolacha en agua

¡Aquí tenemos otra fácil! Corta la parte superior de tus remolachas y deja que se queden los tallos. Sumérgelas boca abajo en una capa de agua poco profunda.

Verás que empiezan a salir hojas de los tallos. Cuando eso ocurra, vuelve a plantar tus remolachas en la tierra y las raíces comestibles empezarán a crecer debajo.

Piña

cultivar piña en agua

Bueno, técnicamente la piña no es un vegetal, pero como es tan deliciosa la incluimos en esta lista, y la corona de la piña (la parte verde de la misma) tiene un aspecto muy bonito. La corona es la parte que necesitarás si quieres volver a cultivar tu piña.

Este es otro de los alimentos en los que puedes utilizar el agua para que broten las raíces antes de plantarla en la tierra. Siguiendo estos pasos, te aseguras un sistema de raíces sano.

Papa y boniato

cultivar papa en agua

Seguramente habrás notado que si no te comes la patata o el boniato a tiempo, empezarán a crecer pequeños brotes en la superficie. Esa es la idea aquí, pero usaremos el agua como acelerador.

Los palillos de dientes son un poco endebles, así que utiliza brochetas de bambú para pegarlas a los lados de tu patata. Con las brochetas, suspende tu verdura sobre un tarro, mitad dentro y mitad fuera. Cubre la mitad inferior con agua limpia.

Ten paciencia, ya que pueden tardar entre 60 y 90 días en brotar con un tallo largo y hojas que crezcan hacia el sol. A diferencia de las otras verduras, vas a recortar el tallo con las hojas y plantarlo en la tierra. De este tallo crecerán las raíces que finalmente se convertirán en tu hortaliza.

Zanahoria

cultivar zanahoria en agua

Cultivar zanahorias en agua es muy sencillo y divertido. Este es un gran proyecto para que los niños lo hagan por su cuenta.

Corta la zanahoria, dejando aproximadamente 3 cm en la parte superior. Coloca la parte superior de la zanahoria plana en un recipiente con 1 o 2 cm de agua.

El tallo frondoso y verde brotará y le saldrán hojas. Una vez hecho esto, colócalo en un poco de tierra con las hojas que sobresalen y espera a que tus zanahorias se desarrollen.

Hierbas frescas

cultivar hierbas en agua

No necesitas comprar un montón de semillas o plantas de inicio para empezar a cultivar tu propio jardín de hierbas. Todo lo que necesitas son algunas hierbas enteras para que puedas cortar una sección con unas pocas hojas y colocarlas en un recipiente con agua. Puedes seguir cultivándolas en el agua o trasplantarlas cuando echen raíces.

Algunas hierbas con las que puedes hacer esto son el cilantro, menta, hierba gatera, romero, albahaca, tomillo, hierba de limón, lavanda, orégano, perejil, salvia y la mayoría de hierbas con tallos leñosos.

También puede ser de interés leer: Cómo hacer enraizantes naturales para esquejes.

Estas hierbas serían una excelente opción para un jardín interior. Cultiva una o todas para ver cuál te gusta más producir en tu jardín de hierbas.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *