5 Errores al cultivar Lavanda que podrían dañar seriamente tu planta

La lavanda (Lavandula) y yo somos ahora muy buenas amigas, sólo porque parece que por fin ha decidido prosperar en mi jardín. O quizá simplemente he aprendido a tratarla bien para mantenerla a mi lado. Fue como un juego de arreglar un error y, acto seguido, cometer otro sin saberlo. Pero al final, llegamos a un entendimiento. Para ayudar a nuestros lectores a pasar a la parte buena, la cohabitación pacífica con sus plantas de lavanda, he aquí algunos errores al cultivar lavanda que hay que tener en cuenta. Desde la plantación hasta el riego y la propagación.

Errores al cultivar Lavanda

Error 1: Plantar lavanda a demasiada sombra

Creo que es importante empezar con este error porque muchas de las decisiones decisivas se toman en el momento de plantar. O mejor dicho, en el momento del trasplante, ya que la mayoría de nosotros compramos lavanda en maceta para nuestros jardines.

Supongamos que has comprado una exuberante planta de lavanda, pero una vez trasplantada a tu propio jardín, empieza a mostrar signos de infelicidad. Deja de crecer e incluso empieza a ponerse pálida.

Lo primero que debes comprobar es si el arbusto de lavanda recibe suficiente sol. La lavanda necesita pleno sol, preferiblemente entre seis y ocho horas al día (o más en pleno verano).

Si tu planta no recibe suficiente luz solar, el mejor momento para trasplantarla es enseguida. Sí, sufrirá un pequeño shock tras los sucesivos traslados; pero cuanto más grande sea, más difícil será moverla.

Error 2: Regar demasiado

Errores al cultivar Lavanda

Uno de los mayores errores al cultivar lavanda es el riego. Digamos que, en el transcurso de unas semanas, empiezas a notar que tu lavanda se está volviendo marrón y muestra signos de marchitamiento. Ya lo sé. Debe de estar seca, ¿no? Así que le echas un chorrito de agua para arreglarlo. Luego otro. Y otro más. Y de alguna manera la lavanda se ve cada vez más triste.

Lo más probable es que la causa de estos síntomas sea el riego excesivo. Es bastante confuso, lo sé. Pero el riego excesivo puede dañar la estructura de las raíces, lo que a su vez provoca la pudrición de las mismas.

Recuerda que la lavanda es una planta mediterránea muy bien adaptada a los climas secos. Su follaje ceroso, aceitoso y resistente le ayuda a reducir la transpiración y a retener la humedad.

No necesita tanta agua como tus plantas de jardín más sedientas, si las lluvias son regulares no hace falta, pero si tu región pasa por un periodo largo de sequía, riégala una vez a la semana.

Si hablamos de cultivar lavanda en macetas, moderar nuestras tendencias a regar en exceso no es tan difícil. Basta con no regar hasta que la tierra esté completamente seca.

Pero, ¿qué pasa con la lavanda que cultivamos en nuestro jardín? Cuando trasplantes la lavanda, elige un lugar que drene bien.

Si el agua se acumula en ese lugar después de una tormenta y puedes ver pequeños charcos persistentes en la superficie incluso una hora después de que haya dejado de llover, es señal de que el suelo permanece demasiado húmedo para tu lavanda.

La mejor solución para este problema, en el jardín, es plantar la lavanda en un suelo un poco arenoso. Si no es posible, plántala en un lugar un poco más elevado que el resto del jardín y deja que la gravedad se encargue del drenaje.

Por último, siempre es una buena idea mejorar el drenaje del suelo añadiendo compost fresco. Esto beneficiará a todas las plantas resistentes a la sequía, no sólo a la lavanda.   

Cuidado con el riego excesivo por delegación

Errores al cultivar Lavanda

Otra situación en la que podrías estar regando en exceso tu lavanda tiene que ver con sus vecinas. Si has plantado tu lavanda cerca de plantas sedientas, puede que la estés regando sin querer.

Haz lo que digo, no lo que hago. Especialmente este año, cuando estoy dejando que una planta voluntaria de pepino (de mi compost esparcido) crezca junto a mi lavanda. No me atreví a arrancarla. Así que, durante el resto del verano, tendré que andar con pies de plomo para no sumergir los pepinos y no regar en exceso la lavanda. ¡Qué divertido!

Error 3: Abonar demasiado

Errores al cultivar Lavanda

La lavanda no necesita abono. Para mí, eso la convierte en la planta perfecta. Sin embargo, puedes añadir una buena capa de abono nutritivo que alimenta la planta gradualmente a lo largo de su temporada de crecimiento.

Si a eso le añades unas cuantas capas de mantillo seco esparcidas durante todo el año, la lavanda es feliz como una perdiz.

Un síntoma de que estás fertilizando demasiado es que sus hojas se vuelven amarillas y tienen un aspecto enfermizo. Un arbusto resistente como la lavanda simplemente no necesita un diluvio de nutrientes.

Una cosa a la que hay que prestar atención es lo que a mí me gusta llamar sobrefertilizar por delegación. Al igual que en el punto anterior, con el riego excesivo puede que sólo estés abonando plantas hambrientas de tu jardín.

Pero si estas plantas están situadas junto a tu lavanda, ésta también absorberá todo lo que añadas a tu suelo.

Error 4: Podar demasiado

Errores al cultivar Lavanda

Otro de los errores al cultivar lavanda es realizar una poda en exceso. Ya escribí una guía entera sobre cómo podar correctamente la lavanda. Así que no entraré en demasiados detalles al respecto aquí.

Pero un consejo que vale la pena repetir es el siguiente: no hay crecimiento nuevo sólo de madera vieja. Es tan sencillo (o tan complejo) como eso.

El error de poda de lavanda más común que veo es la poda excesiva. Eso significa a menudo podar de nuevo el crecimiento duro y leñoso. Ahora bien, si hay algunos brotes nuevos que salen del crecimiento, eso está bien.

Hay que podar algunos de los tallos viejos, siempre que queden suficientes brotes verdes para tomar la iniciativa y empezar a crecer. Pero si sólo quedan tallos viejos, es que has podado demasiado bajo.

Ten en cuenta que con el paso del tiempo, la lavanda se vuelve cada vez más leñosa. Es parte de su encanto.

Pero, ¿cómo me deshago de esos antiestéticos tallos leñosos? La respuesta honesta es que no. La lavanda es un arbusto que muestra muy claramente su edad.

Y aunque algunos arbustos de lavanda pueden tener un aspecto magnífico incluso cuando alcanzan los diez años de edad, lo cierto es que la mayoría alcanzarán su punto álgido de pulcritud y floración unos años antes. Lo que nos lleva al siguiente punto. Ver: Guía y consejos para podar Lavanda correctamente

Error 5: No hacer esquejes de reserva

Errores al cultivar Lavanda

Si algo le ocurre a tu lavanda, o si simplemente se está poniendo demasiado vieja y desaliñada, es una buena idea tener tu propio esqueje para sustituirlo.

Lo bueno de la propagación de la lavanda es que puedes tomar esquejes de madera blanda, semidura y dura. Así que básicamente tienes una ventana muy amplia, para propagar más plantas de lavanda a partir de las que ya tienes.

También puedes plantar lavanda a partir de semillas. Pero después de haber hecho yo mismo tanto semillas como esquejes (con éxito, debo presumir), te recomiendo encarecidamente que pruebes primero a propagar esquejes. Ver: Cómo multiplicar Lavanda a partir de esquejes (tallos)

Cultivar lavanda a partir de semillas es bastante complicado, pero se puede presumir de ello. Hay que tener mucha paciencia y determinación para esperar un mes entero a que dé señales de vida.

La lavanda tiene un bajo índice de germinación y tarda unos 200 días en pasar de semilla a planta madura. Si tienes esa paciencia, es una experiencia muy gratificante.

Lo bueno de cultivar lavanda es que, una vez establecida, no tardará en perdonarte todos estos errores. Siempre que no esperes demasiado para rectificar.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *