5 formas de usar Miel para el cuidado de las plantas

Al añadir miel a tu jardín, le ofreces una forma natural de potenciar el crecimiento, revivir las plantas moribundas e incluso mantener alejadas las plagas no deseadas. ¿No lo crees? Echa un vistazo a estos cinco usos de la miel en el jardín y la huerta.

Introducción

Hay muchas formas deliciosas de utilizar esta sustancia natural, pero ¿sabía que la miel también puede utilizarse en su jardín?

Es importante tener en cuenta que, al aplicar la miel en el jardín, hay que diluirla siempre en agua (excepto en el caso de la propagación por esquejes). Hacer esto ayudará a reducir la probabilidad de atraer más plagas.

5 usos de la miel para el cuidado de las plantas

1. Actúa como fertilizante natural

usos de la miel en el jardín y la huerta

¿Quieres mejorar tus plantas de jardín? Riéguelas con un poco de miel.

Se ha descubierto que cuando las plantas reciben una mezcla de agua y miel, ésta actúa como un refuerzo natural y orgánico.

Esto es especialmente cierto para las plantas que están floreciendo o fructificando. También mejora el sabor de los frutos que producen, haciéndolos aún más dulces.

Para hacer este abono natural, añade una o dos cucharadas de miel en unas seis o siete tazas de agua caliente y mezcla bien hasta que la miel se disuelva.

Deja que la mezcla se enfríe (nunca riegues con agua caliente, ¡puede matar a tus plantas!), añádela a tu regadera y empapa la tierra alrededor de tu planta seleccionada para que pueda aprovechar los beneficios de este abono de miel y agua.

2. Proporciona propiedades antifúngicas y antibacterianas

usos de la miel en el jardín y la huerta

Es sabido que la miel es buena para nuestra salud: la ponemos en el té para calmar el dolor de garganta y la añadimos en pastillas para aliviar los síntomas del resfriado. Lo mismo ocurre con las plantas. La miel está llena de antioxidantes, minerales y vitaminas que proporcionan una protección antifúngica y antibacteriana.

Una dosis de miel podría ayudar a una planta a restablecer raíces más fuertes o ayudarla a superar enfermedades.

3. Revive las plantas moribundas

usos de la miel en el jardín y la huerta

Si has hecho todo lo posible por una planta moribunda (comprobar si hay signos de exceso de riego, eliminar las hojas muertas, deshacerse de las plagas, etc.) el siguiente método es dar a tus plantas en apuros un poco de miel.

Una rociada de miel sobre las hojas o una mezcla de abono de miel y agua (ver receta más arriba), puede ser justo lo que necesitas.

Cuando las plantas moribundas reciben miel, ésta les proporciona abundantes nutrientes que ayudan a su reanimación.

Se ha observado que la miel protege y ayuda a las plantas contra diversas enfermedades o incluso contra la podredumbre de las raíces. ¡Justo lo que tus plantas necesitan para animarse y prosperar!

 4. Ayuda a que los esquejes prosperen

usos de la miel en el jardín y la huerta

La propagación de plantas mediante esquejes es una forma estupenda de cultivar hortalizas, hierbas, flores, arbustos o árboles completamente nuevos.

El problema es que a veces puede ser difícil cultivar estos esquejes para que crezcan y sobrevivan por sí solos. La miel está aquí para ayudar. Poner miel en los esquejes protege los extremos cortados y favorece el crecimiento.

Las propiedades de la miel actúan como una «hormona de enraizamiento» que anima a los esquejes a echar raíces robustas.

Para potenciar el crecimiento natural y la supervivencia de un esqueje, sumerge el extremo cortado directamente en un pequeño cuenco de miel y, a continuación, coloca el esqueje bañado en miel en una hendidura previamente hecha en la tierra de su jardín.

Empuje la tierra alrededor del tallo para llenar el agujero y sostener el esqueje. Luego siéntate y observa cómo se transforma en una planta completamente nueva.

5. Se utiliza para atraer y atrapar plagas

usos de la miel en el jardín y la huerta

¿Tienes un jardín que está siendo invadido por babosas, moscas o mosquitos? Utiliza la miel para atraer a los insectos no deseados y capturarlos para que no vuelvan a molestar a tus plantas.

Para crear una trampa para babosas, busca un pequeño recipiente e introdúcelo en la tierra de tu jardín, manteniendo la abertura a ras del suelo.

En este recipiente, vierte una mezcla de miel y levadura que atraerá a los caracoles, atrapándolos en el líquido pegajoso, y te permitirá retirarlos más adelante.

Si tu problema son las moscas o los mosquitos, la miel también es útil para atrapar estos insectos. Todo lo que necesitas es una botella de refresco vacía.

Simplemente corta la botella de refresco por la mitad y llena la mitad inferior con una mezcla de miel y agua. A continuación, invierte la parte superior de la botella para que la abertura de la tapa de rosca apunte hacia el interior de la mitad inferior.

Puede ser de interés leer también: Cáscaras de Fruta ideales para Abonar las plantas

Asegura las dos mitades y colócala en el exterior, donde se concentran más las plagas. Así, tu nueva trampa atraerá a las moscas, evitará que se escapen y ahorrará a tus plantas las molestias.

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.