5 Trucos populares de jardinería en redes sociales que No funcionan

En las dos últimas décadas hemos visto cómo crecía la popularidad de los «trucos de Internet». Trucos para la vida, para ganar dinero, para cocinar… las redes sociales rebosan de trucos para facilitarte la vida en todos los ámbitos. El problema es que probablemente hay más trucos malos que buenos. Como hemos aprendido, Internet, sobre todo las redes sociales, es una fuente de desinformación. Conoce 5 Trucos populares de jardinería que no funcionan.

trucos de jardinería que no funcionan

Aquí entra la jardinería

La jardinería tiene una larga historia de desinformación. Como la especie humana lleva milenios dedicándose a la agricultura, hay montones de consejos sobre jardinería. Y la gran mayoría de ellos son totalmente anecdóticos. La ciencia acaba de empezar a desentrañar toda la sabiduría popular sobre jardinería.

A fin de cuentas, en jardinería sigue habiendo más incógnitas que certezas. Y estos consejos se transmiten de generación en generación, funcionen o no.

Combina las redes sociales con la jardinería y tendrás un sinfín de trucos para aplicar. ¿Cómo saber cuáles funcionan y cuáles no? A veces, la única manera es probarlos. Y a veces, tu sitio web favorito de jardinería hace el trabajo por ti.

Aquí tienes cinco trucos de jardinería que son sencillamente malos. Cuando estos aparezcan en tu feed, puedes seguir desplazándote para no perder tiempo.

5 Trucos populares de jardinería que No funcionan

1. Cultivar plántulas en cáscaras de huevo

trucos de jardinería que no funcionan

En teoría, una cáscara de huevo es el recipiente perfecto para las plántulas.

La idea detrás de este truco es que estás reutilizando algo que se convertiría en compost para iniciar tu semillero.

La cáscara de huevo contiene los nutrientes que necesita la plantita, y las raíces la atravesarán una vez plantada en el suelo, donde se descompondrá y nutrirá la tierra. Es una gran idea, pero no funciona así.

En su concepto más básico, sí, se pueden plantar plántulas en cáscaras de huevo. Sin embargo, el sistema radicular sobrepasa rápidamente la pequeña capacidad de la cáscara. Esto ocurre mucho antes de que las raíces sean lo suficientemente fuertes como para atravesarla.

En lugar de eso, la plántula no puede desarrollar el gran sistema radicular que necesita para crecer, por lo que muere o se queda pequeña, arrugada, o sencillamente al ser trasplantada y comience a crecer no lo logre dado que sus raíces nacieron atrofiadas.

Por supuesto, puedes sembrar las semillas en una cáscara de huevo con la intención de plantarlas en macetas a medida que crecen, pero como la cáscara es tan pequeña, someterás a la pequeña planta a un shock de trasplante antes de que sea lo suficientemente grande como para poder recuperarse.

Hay mejores formas de utilizar las cáscaras de huevo y opciones muy superiores para los recipientes de inicio de semillas.

2. Propagar rosas con una patata

trucos de jardinería que no funcionan

Probablemente hayas visto un vídeo de alguien que coge una rosa de un ramo y clava el tallo en una patata para enraizar la rosa en el tubérculo. Todos hemos recibido ese ramo que desearíamos que no se marchitara.

Supuestamente, el tubérculo mantiene húmedo el esqueje. Algunos requieren el uso de miel, otros no. Se «planta» la patata en el suelo, se cubre el esqueje con un tarro de campana y se espera.

Aún no sé muy bien por qué una patata, pero cuando se trata de Internet y de trucos, a veces es mejor no preguntar.

El problema de este tuco radica en un gas natural y su efecto en la producción del crecimiento primario de las raíces: el etileno.

Sin entrar en tecnicismos, el etileno interactúa con una importante hormona del crecimiento que inhibe la producción de raíces cuando ambas están presentes. Las patatas emiten etileno; es cierto que no son grandes productoras, pero es suficiente para impedir que el esqueje de rosal eche raíces.

Tampoco ayuda el hecho de que las patatas produzcan más etileno a la vista de una herida, como por ejemplo donde las has pinchado con un tallo de rosa.

Entierra todo este montaje en una maceta con tierra y, en el mejor de los casos, en dos semanas tendrás una patata podrida.

3. Fertilizante de cáscara de plátano

trucos de jardinería que no funcionan

Puede que el agua sucia de cáscara de plátano no sea el mejor fertilizante. Sí, esto es tan popular que casi me siento mal desacreditándolo.

La idea es que cojas un montón de cáscaras de plátano, las cortes en trozos pequeños y las pongas en remojo en un tarro lleno de agua.

Se supone que el brebaje resultante contiene nutrientes excelentes para las plantas, como nitrógeno, fósforo y potasio.

El problema con este truco es que esos nutrientes, aunque presentes en las cáscaras de plátano, son tan minúsculos que resultan casi imperceptibles.

No estás añadiendo nada importante al suelo cuando viertes agua de cáscaras de plátano podridas por todo tu jardín.

Añade a eso el hecho de que para que la materia orgánica libere los nutrientes que contiene, necesita descomponerse primero, y empezarás a ver que tienes un tarro lleno de agua marrón y maloliente.

Si quieres un auténtico abono de cáscaras de plátano, echa esas cáscaras al compostador y ten paciencia.

4. Utilizar posos de café para acidificar el suelo

trucos de jardinería que no funcionan

Los bebedores de café de todo el mundo vieron por fin justificado su hábito diario cuando este popular truco empezó a circular. (Y existe desde hace mucho tiempo).

El concepto es muy sencillo. El café es ácido (pregúntale a mi estómago). Hay plantas populares que prefieren la tierra ácida.

Por desgracia, en el momento en que preparas tu café, estás eliminando la gran mayoría de los compuestos ácidos del mismo. Tendrías que echar una tonelada de posos de café en tu suelo para elevar la acidez al nivel preferido por los arándanos, las azaleas y otras plantas amantes de los ácidos.

Vale, sabelotodo, ¿y si pongo posos de café sin destilar en mi suelo en lugar de posos de café usados?

Touché. Sí, utilizar posos de café sin destilar será sin duda más eficaz para aumentar el nivel de acidez de tu suelo.

Pero tus plantas no te lo agradecerán. Mientras que a los humanos nos gusta el café por su sabor, la cafeína tiene una función totalmente distinta en el mundo vegetal.

La cafeína es un mecanismo de defensa de las plantas.

Las plantas productoras de cafeína liberan este compuesto natural en el suelo circundante, donde atrofia el crecimiento de las plantas cercanas. Esto significa que las plantas productoras de cafeína tienen acceso a más luz, espacio y nutrientes. La cafeína no es buena para las plantas.

Si estás buscando elevar el pH de tu suelo, es mejor que te quedes con el azufre elemental probado y verdadero.

5. Utiliza un calentador de terracota para calentar tu invernadero

trucos de jardinería que no funcionan

Con la subida de los precios de la energía, los calentadores de terracota han aparecido por todas las redes sociales. Pero los jardineros los han estado promocionando como una forma barata y fácil de calentar un invernadero.

Tanto si quieres empezar la temporada de cultivo en primavera como si quieres prolongarla durante los meses de invierno, parece que todo lo que necesitas para calentar tu invernadero son unas cuantas candelitas, una maceta y un platillo de terracota.

La idea es que la candelita caliente la terracota, que a su vez irradiará todo este glorioso calor alrededor del invernadero, calentándolo para todas las plantas.

Estoy desconcertado por la cantidad de gente que no se da cuenta del evidente problema que hay aquí.

Estás intentando calentar un invernadero con una vela candelita. Incluso un puñado de velas no tiene sentido.

Hagamos un viaje de regreso a la física de la escuela secundaria. ¿Recuerdas la termodinámica? La primera regla de la termodinámica es que la energía no se puede crear. Puedes tomar energía y convertirla en otra forma, pero la cantidad de energía sigue siendo la misma en un sistema cerrado.

En términos sencillos, esto significa que el calor (o la energía) de esa vela es exactamente el mismo con o sin el montaje de terracota. No se calienta porque la terracota lo absorba y lo irradie. Con o sin la maceta de terracota, es la misma cantidad de calor.

Entonces, ¿cuánta energía hay en una vela?

Si queremos medir la energía en vatios, es de unos 32 vatios, dependiendo del tipo de cera de la vela. Si quieres medirla en BTU, son unos 100-200 Btus, dependiendo de la cera.

Como referencia, un pequeño calefactor de invernadero portátil emite 1500 vatios/5118 BTU. El calefactor medio utilizado para calentar una habitación pequeña produce lo mismo. Si quieres calentar un invernadero, esa candelita no te servirá de mucho.

Además, parece que nos olvidamos del riesgo de incendio que esto supone. Queremos mantener las plantas calientes, no quemarlas hasta los cimientos.

En cuanto a los trucos de jardinería en las redes sociales, es el salvaje oeste. Buena suerte, compañero.

Comparte en las redes!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una idea sobre “5 Trucos populares de jardinería en redes sociales que No funcionan”