6 Cactus ideales para cultivar en interiores (consejos de cultivo)

Los cactus se han hecho muy populares últimamente como plantas de interior. Existen en una amplia gama de colores y formas, y cuando se combinan con otras plantas de interior, forman una bonita colección. Conoce los mejores cactus para cultivar en interiores.

cactus para interiores

Creemos que las siguientes especies alegrarán tu casa y no te darán dolor de cabeza por ser demasiado pretenciosas.

1. Falso peyote – Astrophytum Asterias

cactus para interiores

El cactus falso peyote es una de las pocas especies de cactus sin espinas. Destaca por su cuerpo esférico y regordete.

Además de su aspecto, este pequeño cactus es una gran elección para el interior porque es fácil de cultivar y poco exigente. Su cuerpo esférico puede alcanzar una anchura de 15 cm, está moteado con pequeñas manchas blancas y tiene los lados suavemente estriados.

A comienzos de la primavera, le pueden salir unas preciosas flores amarillas con un poquito de naranja en el centro. Luego de unas semanas, las flores se desvanecen para dar paso a bayas o drupas grises, verdes o rosas.

Este cactus no requiere muchos cuidados cuando se cultiva en el interior, excepto el riego esporádico y el acceso a pleno sol. Debido a su forma, puede retener mucha agua, lo que significa que no hay que preocuparse de que tenga sed.

Una cosa que tal vez no sepas sobre este cactus es que es bastante resistente, pudiendo soportar incluso temperaturas de hasta 5 grados C bajo cero, aunque durante un tiempo limitado.

Los dueños de mascotas se alegrarán de saber que esta planta no es tóxica, por lo que puede ser una de las pocas opciones para tener cerca de gatos y perros.

2. Cactus de Navidad – Schlumbergera

cactus para interiores

La mayoría de la gente conoce esta planta como el cactus de Navidad porque se supone que florece justo a tiempo para las vacaciones de invierno, pero hay regiones en las que se conoce como cactus de Pascua o de Acción de Gracias.

Su fácil mantenimiento lo convierte en una opción popular para los entusiastas de las plantas principiantes que quieren un compañero sin estrés.

El cactus de Navidad es resistente y se desarrolla en interiores, con una temperatura y luz moderadas. Mantenerlo bajo la luz solar directa hará que sus hojas se quemen, por eso, busca un lugar donde reciba luz pero no sol directo por muchas horas.

El cactus de Navidad suele florecer en vibrantes tonos rojos, rosas y naranjas, pero los cambios extremos de temperatura y la falta de agua pueden hacer que los botones florales se marchiten prematuramente.

Esta especie de cactus se aparta de los cuidados tradicionales porque es originaria de las selvas tropicales brasileñas, donde crece como epífita en las ramas de otros árboles.

Mantén una temperatura ideal de unos 15 grados C y mantén la tierra húmeda durante la temporada de floración para ayudar a aumentar el periodo de floración de la planta.

El uso de un fertilizante con alto contenido en potasio cada dos semanas también puede ayudar a mantener la planta feliz.

Aunque comienza como un cactus diminuto y se mantiene así durante un tiempo, estas plantas pueden vivir muchos, muchos años y pueden crecer de forma considerable, llegando a cubrir la maceta. Cuando esto ocurra, considera colgarla del techo o colocarla en un estante alto.

3. Cactus oreja de conejo – Opuntia microdasys

cactus para interiores

El cactus oreja de conejo es otra pequeña planta del desierto que prospera en espacios cerrados. Aunque es originaria de México, también se encuentra en regiones secas y semiáridas de todo el mundo.

Este cactus es fácil cultivar como planta de interior; lo único que hay que hacer es asegurarse de que las condiciones de cultivo se asemejan a su entorno natural: seco, soleado y con poca humedad.

Planta el cactus en un suelo arenoso para que tenga suficiente humedad y permita que el exceso de agua drene rápidamente.

El cactus oreja de conejo puede alcanzar una altura de 90 cm en su entorno nativo, pero se desarrolla hasta un máximo de 50 cm cuando se cultiva en interiores.

Es de crecimiento lento, pero como regla general, las orejas de conejo deben replantarse cada uno o dos años para que crezcan sanas.

Si quieres propagarla, puedes hacerlo fácilmente cortando algunas almohadillas maduras. Deja que las almohadillas se sequen durante unos días y luego plántalas en una maceta con una mezcla de tierra para cactus.

Coloca la maceta en una zona soleada y espera a que se desarrollen las raíces. Riégala con regularidad para favorecer el crecimiento de las raíces.

4. Cactus cola de rata – Aporocactus Flagelliformis

cactus para interiores

El cactus cola de rata es una planta fascinante que puede encontrarse en Centroamérica y el suroeste de México. Recibe su nombre por sus largos tallos «con patas» que se asemejan a la cola de una rata.

Estos tallos pueden alcanzar hasta un metro en su hábitat natural, pero si se cultivan en el interior, tardarán mucho en alcanzar esa longitud. Cuando se cultiva en interiores, este cactus se desarrolla mejor en macetas colgantes.

La temperatura ambiente normal de las estaciones de primavera, verano y otoño son las ideales. Para inducir un tiempo de descanso en el invierno, mantén la planta en un ambiente razonablemente más frío.

En general, se trata de un cactus resistente que puede soportar temperaturas de hasta 5 grados C y de hasta 35 grados C, pero no es resistente a las heladas, así que no dejes que se congele.

Los cactus cola de rata vienen en una variedad de colores y floraciones, con flores de color rojo violáceo durante la primavera y principios del verano. Las flores son enormes y de forma tubular, aunque sólo resisten unos días.

Los tallos pueden utilizarse para reproducir la planta. Sin embargo, hay que tener cuidado al tocarlo, ya que las espinas pueden pinchar fácilmente la mano. El uso de guantes puede ayudarte a evitar un momento doloroso.

5. Cactus de la vieja dama – Mammillaria Hahniana

cactus para interiores

El cactus de la vieja dama es un cactus popular que se puede cultivar en el interior. Se distingue por sus tallos esféricos simples, que pueden alcanzar una altura de 10 cm y un ancho de 20 cm.

Cuando se cultivan en el interior, estos cactus deben colocarse en un entorno luminoso para un crecimiento óptimo, ya que les encanta disfrutar del sol.

Si puedes, dale un poco de tiempo al aire libre durante los meses de verano y este pequeño cactus te lo agradecerá. Incluso si no tienes un patio, el balcón o el alféizar de una ventana exterior serán suficientes para ayudarla a prosperar.

El lugar ideal para colocar tu cactus dama vieja en el interior es cerca de una ventana que reciba bastante sol, ya que estas zonas reciben mucha luz durante la mayor parte del día.

El cactus en sí crecerá hasta alcanzar unos 10 centímetros, lo que lo hace perfecto para su cultivo en interiores, incluso en los espacios más reducidos.

6. Cactus de la Luna – Gymnocalycium Mihanovichii

cactus para interiores

El cactus lunar es uno de los cactus de interiores más fáciles de reconocer, debido a su característica forma de bola y a un espectro de tonalidades que incluye el amarillo, el rosa, el rojo y el naranja.

Estas brillantes tonalidades son especialmente llamativas, ya que suelen estar pegadas sobre otro cactus de color verde, lo que crea un gran contraste.

Como carece por completo de clorofila, no puede sobrevivir por sí sola y debe injertarse en otro cactus verde que pueda proporcionarle suficiente alimento. Se trata de dos plantas en una.

El cactus luna es un excelente cactus de interior también para los principiantes, ya que requiere poco mantenimiento. Colócalo junto a una ventana, en la mesa del salón o incluso en el dormitorio sobre una mesilla de noche.

En cuanto a las necesidades de agua, el cactus luna, como cualquier otro cactus adaptado al desierto, no requiere mucha. El riego excesivo puede provocar la putrefacción de las raíces y, al final, la muerte del cactus, así que tenga cuidado.

También puede ser de interés leer: 10 Cactus y Suculentas comestibles fáciles de cultivar.

Estos cactus son de crecimiento lento y alcanzan una altura máxima de unos 15 centímetros. Ten en cuenta que la salud del cactus lunar depende en gran medida de la planta verde a la que está unido. Como resultado, es muy importante seleccionar el cactus de reserva adecuado para que combine bien con su cactus lunar.

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + 13 =