6 maneras fáciles de conservar hierbas aromáticas

Si cultivas hierbas en tu jardín, probablemente tengas toneladas de ellas listas para cosechar cuando llegue el otoño. Es increíble tener hierbas frescas a tu disposición durante todo el verano, pero no desesperes; hay muchas formas de conservar hierbas aromáticas para utilizarlas durante el invierno. La mayoría de la gente, opta por el secado como método de conservación, pero hay muchas otras formas, creativas, fáciles y sabrosas de conservar tu cosecha de hierbas.

conservar hierbas aromáticas

Cómo conservar hierbas aromáticas

1. Secado de hierbas

secado de hierbas aromáticas

El secado es siempre una buena opción para conservar las hierbas, porque las hierbas secas son fáciles de usar, de almacenar, duran mucho tiempo y saben muy bien en todo tipo de recetas. Hay varias formas de secarlas, dependiendo de tu equipo y tus preferencias.

Una de ellas es colgarlas en pequeños manojos en un lugar interior cálido y seco y dejar que se sequen de forma natural. Las hierbas también se pueden secar en un deshidratador de alimentos, en el horno o en el microondas si quieres que se sequen rápidamente. Incluso puedes usar el sol para secarlas, ya sea directamente o en un deshidratador solar de alimentos.

Yo personalmente uso mi deshidratador de alimentos porque puedo secar grandes lotes de hierbas a la vez todo en una pila vertical. A veces, si sólo estoy secando una pequeña cantidad, sólo las lavo y las pongo en toallas de papel en mi mostrador para dejarlas secar durante un día o dos.

Las hierbas son bastante indulgentes cuando se trata de métodos de secado. Una vez secas, simplemente las guardo en bolsas cerradas o en tarros de vidrio, de esta manera se conservan por mucho tiempo.

2. Congelar hierbas

congelar hierbas aromáticas

Al igual que el secado, hay varias formas de congelar las hierbas. La congelación, si se hace correctamente, conserva gran parte del delicioso sabor de las hierbas que puede perderse con el secado. Las hierbas no necesitan ser escaldadas como muchos otros alimentos antes de ser congeladas, lo cual es una gran ventaja si tienes poco tiempo y necesitas conservar rápida y fácilmente tú cosecha de hierbas.

Me pareció interesante este método de la cocina de Kaylyn. Ella congela hierbas de hoja dura como el romero, la salvia y el tomillo en bolsas durante unas semanas hasta que las hojas se desprenden fácilmente de los tallos. Luego las vuelve a envasar en frascos para almacenarlas a largo plazo en el congelador. Con este método conservan muy bien su fragancia y sabor. Yo he congelado hierbas hasta un año y te aseguro que no pierden su color verde y sabor.

3. Hierbas congeladas en aceite

hierbas en aceite

Recientemente conocí el método de congelación en aceite y la mayoría de la gente parece estar de acuerdo en que esta es la mejor manera de retener los aceites esenciales de las hierbas para obtener el máximo sabor.

El aceite de oliva, el aceite de coco y la mantequilla funcionan bien como base de aceite para este método. Me encanta la idea de congelar las hierbas en aceite en bandejas de cubitos de hielo. Es una forma estupenda de tener a mano las porciones perfectas para cocinar. Sólo tienes que echar un cubito en sopas, guisos o en una sartén como un entrante lleno de sabor para cualquier comida.

Otro método para congelar hierbas en aceite es mezclar el aceite y las hierbas en un procesador de alimentos. Luego metes la mezcla en bolsas de congelación para que se puedan congelar aplastadas y almacenar fácilmente. Después, sólo tienes que cortar las porciones que necesitas al cocinar, sin necesidad de descongelar.

4. Vinagre de hierbas

vinagre de hierbas

Los vinagres infusionados con combinaciones de hierbas son deliciosos. Recuerdo que compré una botella de vinagre con ajo, orégano, perejil y romero en el mercado de agricultores hace unos años y se convirtió en uno de mis productos básicos de cocina favoritos.

Se puede utilizar de muchas maneras: como adobo para la carne, rociado sobre la ensalada o las verduras cocidas, utilizado en los salteados, o prácticamente cualquier otra cosa a la que quieras añadir un toque de sabor.

La infusión en vinagre es muy fácil de hacer. Elige un vinagre de buena calidad, como el de sidra de manzana o el de vino blanco, y viértelo sobre un puñado de hierbas frescas en un frasco. Déjalo reposar durante unas semanas, o hasta que se adapte a tu gusto, y luego cuela el vinagre en una botella esterilizada.

Si vas a regalar el vinagre o si simplemente te gusta el aspecto de las hierbas en la botella, puedes añadir hierbas frescas al vinagre y retirarlas o sustituirlas al cabo de un mes.

5.  Miel con hierbas

miel con hierbas

Esta es una idea que no se me había ocurrido, ¡y que es increíble! La infusión de hierbas en la miel proporciona los beneficios para la salud de las hierbas y la miel en uno. Se puede utilizar como golosina o como medicamento, por vía oral o tópica.

Asegúrate de utilizar miel cruda de calidad y de que las hierbas estén secas para evitar el crecimiento de bacterias.

6. Sal de hierbas fresca

conservar hierbas con sal

La sal de hierbas es una de esas cosas tan sencillas de hacer, y una vez que la pruebes la querrás tener siempre a mano. Si buscas en la red recetas de sal de hierbas, encontrarás todo tipo de formas de hacerla. Algunos secan las hierbas antes de añadirlas a la sal y otros utilizan hierbas frescas.

Para hacer la sal de hierbas, sólo tienes que hacer un puré con las hierbas que elijas. Coloca sal gruesa y las hierbas en un procesador de alimentos hasta que esté bien mezclado. La textura deseada es la que se ve en la foto, no una pasta. Pásalo a un tarro de cristal y se conservará en el refrigerador durante meses.

También puede ser de interés leer: Cómo reproducir y multiplicar plantas mediante esquejes.

Hay muchas otras formas de utilizar tu cosecha de hierbas, pero espero que esta lista te dé algunas ideas que sean rápidas y fáciles de poner en práctica.  ¿Tienes algún método de conservación de hierbas favorito? Háznoslo saber en los comentarios.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *