7 consejos para plantar bulbos jóvenes en el jardín

La plantación de bulbos en el jardín es una forma sencilla y de bajo mantenimiento para asegurar una floración colorida año tras año. Tanto los jardineros nuevos como los experimentados adoran los bulbos por su sencillez y su reputación de ser bastante infalibles. En este artículo te daremos una guía para plantar bulbos y lograr una excelente floración.

para plantar bulbos jóvenes en el jardín

Introducción

Con una selección aparentemente ilimitada de colores, formas de flores, alturas y tiempos de floración, puedes diseñar un impresionante jardín de bulbos que requiere poco esfuerzo por tu parte después de la plantación.

Si se les da el cuidado adecuado y un poco de protección extra cuando son jóvenes, estas plantas perennes proporcionarán color y disfrute durante años. Los siguientes consejos te ayudarán a establecer los bulbos jóvenes, animándolos a prosperar.

7 consejos para plantar bulbos jóvenes en el jardín

1. Saber si son resistentes o tiernos

Antes de plantar bulbos, determina si los que has comprado son resistentes o tiernos. Los bulbos resistentes (tulipanes, narcisos, jacintos) se plantan en otoño y sobreviven al invierno en el suelo.

Los bulbos tiernos (dalias, gladiolos, ranúnculos) no soportan las bajas temperaturas, por lo que es necesario desenterrarlos en otoño y dejarlos invernar en el interior.

2. Enmendar el lecho de tierra para que sea ligera y friable

Los bulbos necesitan una tierra bien drenada y suelta para un crecimiento óptimo. La tierra bien drenada impide que la zona de las raíces se encharque y evita que los bulbos se pudran; la tierra suelta favorece el buen crecimiento de las raíces, mejorando la capacidad de las plantas para establecerse.

Para mejorar el lecho de tierra, añade dos o tres pulgadas de compost o musgo de turba y trabájalo en los primeros 20 cm del suelo antes de plantar en el jardín.

3. Plantar a la profundidad adecuada

Al igual que con las semillas y otras plantas de jardín, es importante plantar los bulbos a la profundidad correcta del suelo. Una regla general para plantar bulbos de flores es enterrarlos a una profundidad dos o tres veces mayor que la altura del bulbo.

Esto significa que la mayoría de los bulbos grandes se plantan a unos 15 centímetros de profundidad, y los más pequeños, a sólo tres o cuatro centímetros por debajo de la superficie.

4. Proteger de los roedores con una malla

Los bulbos están llenos de agua, nutrientes y azúcares, lo que los hace apetecibles para los roedores y otras criaturas del jardín.

En las épocas del año en que el alimento escasea (invierno, principios de la primavera) estas plagas son conocidas por desenterrar los bulbos para alimentarse.

Cuando prepares tu jardín para el invierno, cubre el parterre de bulbos con una malla o tela metálica, poniéndole piedras. Cuando los brotes empiecen a emerger en primavera, retira la tela.

5. No regar en exceso

Encontrar el equilibrio correcto entre dar a las plantas demasiada agua y no darles la suficiente puede ser un reto. En el caso de los bulbos, es importante pecar de precavido para no regarlos en exceso.

Como ya hemos dicho, demasiada agua en la zona de las raíces puede favorecer la putrefacción. Deja que la tierra se seque entre riegos o deja que la madre naturaleza proporcione la humedad necesaria a través de las precipitaciones naturales. A no ser que vivas en un clima muy seco, la lluvia debería ser suficiente.

6. Mantener el follaje hasta después de que amarillee

Una vez que los bulbos han dejado de florecer durante la temporada, es tentador cortar el follaje, pero debe evitarse.

Los bulbos en floración necesitan sus hojas verdes para producir alimento mediante la fotosíntesis. Después de la floración, los bulbos fabrican y almacenan alimentos para pasar el resto del año, el próximo invierno y para establecer nuevos brotes para la primavera.

Cortar el follaje antes de tiempo puede dificultar su capacidad para florecer en la primavera siguiente debido a la falta de alimento en el propio bulbo. Recorta el follaje una vez que empiece a amarillear o volverse marrón.

7. Cubrir con mantillo en zonas frías

Los bulbos de floración primaveral permanecen en el suelo durante todo el año, lo que les permite emerger a principios de la primavera.

También puede ser de interés leer: 17 consejos para cultivar en condiciones de clima seco.

A través de un proceso bioquímico conocido como «enfriamiento», necesitan un clima frío para animar al bulbo a crecer y florecer en primavera. En zonas con inviernos muy fríos, aísla los bulbos de las duras condiciones extendiendo una capa de mantillo sobre el lecho de tierra una vez que las temperaturas del suelo hayan bajado.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una idea sobre “7 consejos para plantar bulbos jóvenes en el jardín”