7 Consejos para que los Cactus y Suculentas crezcan más rápido

Los cactus y suculentas son de crecimiento bastante lento y pueden tardar años en mostrar un crecimiento significativo. Pero si quieres que tus cactus y suculentas crezcan más rápido, en este post encontrarás consejos para que tus cactus y suculentas crezcan más rápido y consejos generales de cuidado para que florezcan.

cactus crecer rápido

1. Dejar que entren en reposo en invierno

No permitir que los cactus y suculentas entren en letargo en invierno provocará el adelgazamiento y el crecimiento alargado y el debilitamiento.

Si tienes tu cactus en casa y los inviernos son fríos, debes dejar que entre en reposo durante esa temporada, lo que significa regar mucho menos y no abonar en absoluto.

Esto evitará un crecimiento desigual y el agotamiento de los nutrientes. La inactividad invernal también ayudará a que formen capullos florales (si están floreciendo o empezando a florecer).

Para que tus cactus y suculentas tengan un periodo de inactividad, debes imitar el periodo de falta de luz solar.

Cuando las temperaturas en el exterior empiecen a bajar hay que reducir gradualmente el riego. Sin embargo, lo más importante es no dejar de regar del todo. Aunque algunos propietarios aconsejan no regar en invierno, necesitan algo de agua para mantenerse sanos.

Regar ligeramente entre una vez al mes y una de 5 a 6 semanas durante el periodo de inactividad puede ser suficiente (comprueba primero el suelo).

2. Proporcionar suficiente luz solar durante el periodo de crecimiento

Para que tu cactus crezca, necesitarás proporcionar suficiente luz solar para que crezcan en verano. Esto es así siempre que tengas veranos cálidos-calientes e inviernos frescos/fríos.

La mayoría de los cactus y suculentas, especialmente los del desierto, necesitan mucha luz brillante. Los cactus tropicales prefieren la luz indirecta, pero brillante. Ambos tipos necesitan mucha luz brillante y sobre todo indirecta.

En verano, puedes tener tus cactus en el alféizar de la ventana, en el balcón o incluso en el exterior.

Sin embargo, el calor del mediodía puede quemarlos. En el exterior, no suele pasar nada, pero detrás de un cristal, las temperaturas pueden tener un efecto quemante.

Tampoco permitas que permanezcan en un lugar con luz solar directa durante más de un par de horas, sobre todo si hace mucho calor. No obstante, esto variará según la especie.

Otra cosa importante que hay que recordar es que los cactus y suculentas en sus hábitats naturales están acostumbrados al calor y al sol constantes, pero en casa no lo están. Especialmente después del letargo invernal, debes introducirlos gradualmente al sol, para evitar quemaduras que pueden incluso matar a los cactus.

Si nebulizas tus cactus y suculentas, hazlo muy temprano por la mañana, antes de que salga el sol, o después de que se haya puesto. Cuando haga mucho calor, no los rocíes, ya que el agua actuará como una lente y puede causar quemaduras.

Para resumir este punto, necesitan mucha luz (a veces con sombra) para crecer. No pongas tu cactus y suculentas en una estantería o en un cuarto de baño poco iluminado (a no ser que tolere la poca luz). De este modo, no crecerán y morirán lentamente.

3. Permitir un intercambio de aire adecuado

Los cactus y las suculentas adoran un buen intercambio de aire y no pueden prosperar sin él. Odian la humedad alta y el aire estancado y morirán lentamente si viven en esas condiciones.

Dicho esto, evita las corrientes de aire y colocar los cactus bajo el aire acondicionado ya que odian las fluctuaciones bruscas de temperatura. No los coloques junto a los radiadores en invierno; ponlos en un lugar fresco.

Asegúrate de colocarlos en un lugar luminoso, como el balcón, el alféizar de la ventana o incluso el exterior. Evita colocar los cactus en terrarios cerrados, ya que no pueden sobrevivir a una humedad elevada.

En verano, puedes incluso dejarlos en el exterior si es posible. Sin embargo, si las temperaturas del lugar en el que vives son muy bajas durante las noches de verano (menos de 55F, o 13 Celsius), no riegues nunca tus plantas por las noches. En este caso, llévalas al interior.

Si las temperaturas nocturnas son bajas y luego son muy altas, riega por la mañana para imitar el rocío matutino. Las temperaturas diurnas de verano, de entre 27 y 30 grados centígrados, son ideales para la mayoría de los cactus y suculentas.

4. Evitar trasplantar o separar las crías en flor

Si no quiere obstaculizar el crecimiento de su cactus y suculentas e impedir que florezca, no los trasplantes durante la floración. Si trasplantas en floración, sus flores se caerán o dejarán de florecer por completo.

Además, no debes separar las crías en floración, ya que esto interferirá en el proceso de crecimiento normal de la planta. Tanto el trasplante como la separación de las crías de un cactus en crecimiento y floración perturbarán su crecimiento.

El mejor momento para trasplantar tu cactus o suculenta es justo antes de que comience la temporada de crecimiento, al final del letargo.

5. Utilizar agua blanda para regar

Debes procurar siempre regar sus cactus con agua blanda. El agua blanda tiene un menor contenido de minerales, a los que los cactus son muy sensibles. Esos minerales se acumulan en el suelo y alcanzan niveles muy altos. Esto interfiere en el crecimiento de los cactus e incluso provoca la muerte de las raíces.

El mejor tipo de agua para regar los cactus y suculentas es el agua de lluvia, el agua destilada, el agua embotellada y el agua de ósmosis inversa. También puedes comprobar el grado de pureza del agua utilizando un medidor de TDS, y deberías aspirar a un máximo de 150ppm para los cactus.

Si tu única opción es el agua del grifo, asegúrate de dejarla fuera en un plato abierto durante 1 ó 2 horas antes de regar. Además, tendrás que replantar tus cactus y suculentas a menudo si utilizas agua dura, ya que de lo contrario se atrofiará su crecimiento.

Si utilizas agua del grifo, trasplanta tus cactus cada 1 ó 1,5 años aproximadamente, en lugar de cada 2 ó 3 años si utilizas agua blanda.

6. Abonar los cactus y suculentas

Puedes abonar para ayudarles en la floración y para que crezcan más rápido. Sin embargo, debes tener cuidado con la fertilización y no abonar los plantas inactivas. Abona sólo durante la temporada de crecimiento.

El fertilizante de liberación lenta es el mejor tipo para los cactus y suculentas. Los alimentará durante más tiempo, a veces hasta 4-6 meses.

La harina de huesos o las cáscaras de huevo añadidas al fondo del recipiente actuarán como fertilizante. Liberará lentamente los nutrientes sin impactar a los cactus e imitará la fertilización natural en su entorno natural.

Otra opción es utilizar un fertilizante líquido, que se disuelve en agua y se utiliza al regar los cactus. Elige un fertilizante con menos nitrógeno y más potasio. Durante la temporada de crecimiento en verano, mézclalo en agua y utilízalo según las indicaciones. Ver: Cómo hacer abonos y fertilizantes líquidos orgánicos

7.  Trasplantar de vez en cuando

Trasplantar los cactus y suculentas de vez en cuando es muy importante, para promover un crecimiento saludable y mantener tu planta viva. No sólo es beneficioso, sino también necesario.

La tierra vieja acumula el exceso de minerales del agua, así como el fertilizante no utilizado. Además, con el tiempo necesitan más espacio para sus raíces.

La frecuencia con la que tengas que trasplantar dependerá del agua que utilices y de si ha crecido demasiado en su recipiente actual.

Tendrás que sacar la planta de la maceta y echar un vistazo a las raíces (puede que también sobresalgan). Si utilizas agua del grifo para regar, replántalos cada 12-18 meses, y el resto, cada 2-3 años aproximadamente.

Cuando trasplantes tus cactus, les darás un nuevo comienzo para que crezcan mejor. Al trasplantar, ten cuidado con las raíces. Sólo debes trasplantar en tierra seca y esperar entre 7 y 10 días antes de regar después de trasplantarlos. Esto permitirá que las raíces se curen antes de tomar agua, evitando así las infecciones.

Mantenlos alejados del sol fuerte justo después de trasplantarlos hasta que los vuelvas a regar.

Un recipiente cómodo para tu cactus debe tener unos pocos centímetros a cada lado y algo de profundidad extra, pero nada demasiado grande.

También puede ser de interés leer: 7 Mitos famosos sobre el cultivo de Suculentas

Coloca la planta a la misma altura, para permitir que se utilice un nuevo espacio para el crecimiento de las raíces.

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.