gallery/logo - jardin magico espiral grande
gallery/redes facebookchico
gallery/redes twitter logoone
gallery/redes-instagramchico
gallery/redes facebookchico
gallery/redes twitter logoone
gallery/redes-instagramchico
gallery/envianos-tu-articulo
gallery/banner-paypal_280p
gallery/gallinas
Criar gallinas en el jardín, todo lo que hay que saber
gallery/fertilizante casero
8 tipos de fertilizantes orgánicos para la huerta
gallery/casa-de-barro-prin-chica
¿Por qué hacer una casa de barro? le contamos
gallery/rotacion-de-cultivos
Rotación de cultivos en la huerta orgánica, por qué y como hacerlo 

aprende a germinar semillas

gallery/germinar semillas1

La producción de semillas caseras es una práctica muy recomendable porque nos permite:

- independizarnos del suministro externo de un insumo clave.

- seleccionar las variedades más adaptadas a nuestras condiciones.

- contar con un recurso que podemos intercambiar con vecinos y amigos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

• Que tenga las características genéticas propias de la variedad.

• Que tenga capacidad de germinar y crecer con vigor.

• Que esté sana, sin enfermedades que puedan afectar el cultivo siguiente.

 

Para evaluar la capacidad de germinación podemos hacer germinadores con papel absorbente, cuidando que se mantenga la humedad y calculando luego el porcentaje de germinación

 

En este informe vas a aprender paso por paso cómo puedes cultivar una semilla fácilmente, para que de esta manera, puedas plantar en tu casa o tu jardín y tener una planta que ha sido prácticamente tu creación.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Instrucciones para germinar semillas

 

 

Conseguir la semilla:

 

El primer paso que debemos seguir para poder plantar, es obviamente conseguir una semilla. Esto lo podemos hacer de varias maneras, las cuales seguro que has podido hacer alguna vez y no has pensado. En primer lugar, puedes conseguir la semilla en una tienda de hortalizas o de flores, en las cuales hay semillas de todo tipo de plantas. También puedes hablar con un agricultor que quiera venderte estas semillas a un precio aceptable. También puedes comprar semillas a otras personas, que tienen una planta propia y quieren sacar algo de partido con las semillas. Si tienes un poco de suerte, un amigo te puede regalar semillas de alguna planta. Finalmente puedes buscar el fruto de alguna planta y buscar las semillas dentro del mismo. Una vez lo hayas encontrado, ya tendrás una semilla para plantar y de forma gratuita.

 

Preparar la tierra:

 

El siguiente paso que debemos dar es preparar la tierra, una de las partes más importantes que debes tener en cuenta. La planta y la tierra son todo uno, ya que las plantas se agarran a la tierra con sus raíces para poder conseguir todos los nutrientes que la tierra tiene para ofrecer. Por este motivo, hay que hacer especial hincapié en la tierra que compres o consigas, tratando de que sea de calidad y que respete a la planta.

 

Puedes leer también; "Cómo hacer y aplicar insecticidas orgánicos"

 

La cantidad de tierra y el lugar de la plantación van a depender mucho de la planta, ya que hay plantas que necesitan mucha profundidad y espacio, otras que no necesitan mucho y otras que apenas tienen raíz.

Lo ideal para que nuestras plantas logren germinar adecuadamente es hacer o conseguir un buen compost, este tiene todos los nutrientes necesarios para el buen desarrollo, aquí te explicamos cómo hacerlo.

 

Regar cuando toca:

 

Ahora es el turno del riego, es decir, de dar agua a la planta. Esto realmente depende mucho de la planta, ya que hay plantas que necesitan mucha agua y otras poca. El truco para saber cuánto tenemos que regar una planta, es buscar el origen de la planta, es decir, cuál es su hábitat natural.

 

Como la naturaleza es sabia, vamos a poder observar que las plantas van a estar bien solamente situadas en climas o lugares que les favorezcan, por lo tanto, lo que tenemos que hacer es tratar de imitar lo máximo posible estos climas para que la planta esté a gusto. Por ejemplo, si tenemos un cactus que vive en el desierto, estos con poca agua ya van a sobrevivir. Sin embargo, si tenemos alguna planta húmeda como es el caso del papiro, vamos a necesitar mucha más cantidad de agua para que sobreviva, ya que si echamos poca agua esta planta se va a morir literalmente.

 

Quitando casos como plantas de agua, nunca debes encharcar las plantas, es decir, que debes evitar a toda costa echar demasiada cantidad de agua, tal cantidad que cree charcos. Las plantas se ahogan con mucha agua, demostrando así el dicho de que lo poco gusta y lo mucho mata.

 

Como regla general usamos un método algo rudimentario pero efectivo para saber si al suelo le hace falta agua, consta en introducir un dedo en la tierra, si este sale seco, hay que regar, si está húmedo, no hace falta. Esto se hace debido a que la tierra superficial tiende a secarse primero, pero más abajo se conserva la humedad. No todo es lo que parece!

 

La importancia de la luz:

 

La luz es indispensable para la planta al mismo nivel que el agua, ya que es otro de los muchos productos que se necesitan para poder realizar la fotosíntesis. La luz del sol es un factor determinante para la planta, sin embargo, en unas más que en otras. Hay plantas que con un poco de radiación difusa del sol ya pueden sobrevivir y en cambio hay otras que necesitan mucha más luz para poder crecer.

De nuevo nos tenemos que fijar en la naturaleza y proporcionar a la planta la luz que tiene en sus respectivos hábitats naturales, para así tratar de que estén adaptadas a la luz que realmente necesitan, ni más ni menos.

 

La importancia de renovar la tierra:

 

Aunque ya hemos hablado de la importancia de tener una buena tierra para nuestra planta, no hemos hablado nada de abonarla, es decir, de la renovación de la misma. El abono, el cual a menudo son excrementos, tiene como objetivo la renovación del suelo, ya que este va a coger los nutrientes del abono, los cuales van a ser recogidos por la planta a través de sus raíces.

Lo que hay que hacer es abonar la tierra cada cierto tiempo, tiempo que de nuevo dependerá del tipo de planta que estemos plantando. Una vez que hemos cosechado y vayamos a sembrar otra variedad es cuando le ponemos más compost, ya que el cultivo anterior tomó muchos de esos nutrientes. 

 

La importancia del clima:

 

Ojo, no es lo mismo clima que luz solar, así que si vas a pensar que estamos repitiéndonos, te diré que no. El clima tiene que ver con el conjunto de actividades meteorológicas de una zona concreta, es decir, el sol, el viento, la temperatura y la humedad de la zona.

 

Aquí es muy importante tratar de que la planta esté adaptada al clima natural de donde es, ya que si por ejemplo tratamos de meter una planta que es de climas fríos en climas cálidos, obviamente se va a morir. De nuevo, hay que buscar información sobre tu planta en concreto y tratar de que las condiciones naturales para que viva sean correctas, para de esta manera evitar a toda costa que la planta sufra algún tipo de mal o problema.

 

Conserva las semillas para sembrar la próxima temporada

 

Esta etapa es la última a tener en cuenta, es muy importante que guardemos nuestras propias semillas, esto ayuda a que la planta se vaya adaptando al lugar y año tras año se va hacer más fuerte, más tolerante a las plagas y dará mejores frutos. En este apartado te enseñamos como guardarlas correctamente 

 

Cómo has podido leer, no hay reglas generales ya que siempre depende de cada especie, asi que te dejamos el siguiente vídeo para veas qué hacer y que no hacer a la hora de germinar tus semillas
 

gallery/semilleros
gallery/fertilizante casero

8 fertilizantes orgánicos para la huerta

Entradas relacionadas

gallery/semillas

Cómo cosechar y conservar semillas del huerto

gallery/jardin-sinergico-chica

Aprende que es un Jardín sinergíco y cómo hacerlo

gallery/compost jm

Consejos para una buena realización de compost

gallery/banner-paypal_280p