Clorosis: síntomas, prevención y tratamiento orgánico

¿Hojas amarillas en las plantas? La clorosis férrica es una decoloración de las hojas de las plantas debido a una deficiencia de minerales. Se caracteriza por el amarillamiento de las hojas y tiende a frenar el crecimiento de las plantas. Si las hojas de tus plantas se vuelven amarillas seguramente se trate de clorosis. Aquí veremos cómo curar la clorosis de las plantas del jardín y la huerta orgánica. También te enseñamos como prevenir y reconocer sus síntomas.

Síntomas de clorosis en las plantas

La clorosis es causada por la falta de minerales en la planta o por un suelo demasiado rico en piedra caliza, pero no es una enfermedad. La planta no puede entonces desarrollar bien sus raíces en el suelo y tenderá a estar suelta. Este es uno de los principales síntomas que causan la clorosis.

Cuando una planta se ve afectada, se observa un amarillamiento en las hojas más viejas y luego el crecimiento se ralentiza porque cada vez hay menos fotosíntesis. Finalmente, las hojas más jóvenes comienzan a volverse amarillas también.

Dependiendo de la deficiencia, pueden observarse otros síntomas. Con una deficiencia de magnesio, las hojas se vuelven amarillas, luego marrones y eventualmente se caen. Si se trata de una falta de fósforo, las hojas cambian de color como con el magnesio. Si la planta produce frutos, éstos tendrán una forma cada vez menos regular. Finalmente, la falta de nitrógeno decolora completamente las hojas.

Las plantas más sensibles a la clorosis son las azaleas, los rododendros, pero también las rosas.

Cómo prevenir  la clorosis en las plantas

Para evitar el riesgo de clorosis, realizar un estudio del suelo antes de la plantación es la mejor manera de averiguar qué tipo de suelo tienes. La organización del jardín puede entonces hacerse según los resultados obtenidos. Puedes analizar el suelo tú mismo con un «kit de análisis» disponible en el mercado.

También averigua los requisitos y las preferencias de las especies que quieres plantar. Algunas plantas preferirán un suelo ácido y otras un suelo básico de piedra caliza. La mayoría no puede tolerar el exceso de agua, lo que a la larga puede cambiar las cualidades físicas y químicas del suelo. El suelo ya no podrá almacenar los nutrientes necesarios para el crecimiento de las plantas cuyas hojas se volverán amarillas.

Un suelo regularmente enriquecido con abono o triturado de plantas, y también rico en microorganismos, lombrices e insectos, ayuda al buen crecimiento de las plantas. Para los cultivos codiciosos, un abono orgánico completará estas contribuciones.

Los suelos demasiado calcáreos y compactos, así como el exceso de riego con agua demasiado calcárea, dificultan la absorción de estos oligoelementos. Ciertas plantas en particular, como las plantas de brezo, hortensias, rododendros, azaleas o camelias, no crecerán en el suelo calcáreo.

  • No cultivar tierras mal drenadas o propensas a inundaciones.
  • Si tu suelo es demasiado arcilloso, añade arena de río y materia orgánica.

Tratamientos naturales para la clorosis

Para la clorosis de nitrógeno

  • En lo que respecta más específicamente al tratamiento, basta con dispersar polvo de hueso sobre las plantas durante la primavera.
  • Si es necesario, también puedes tratar la deficiencia de nitrógeno con antifúngicos. Por otra parte, un suministro de fertilizante nitrogenado o sangre seca reiniciará inmediatamente el crecimiento.

Para la clorosis férrica

  • Además de usar el agua de lluvia, se puede esparcir quelato de hierro a comienzo de la primavera.
  • Puedes hacer tú mismo el quelato de hierro; para eso toma una botella y coloca dentro clavos, tornillos, tuercas, etc. Rellena con agua de lluvia y deja macerar durante varios días hasta que los metales se oxiden y dejen el agua color oxido.

Para usar el quelato de hierro basta con diluir mitad y mitad con agua limpia y regar con este preparado al pie de las plantas. También puedes enterrar clavos y hierros oxidados en los pies de las plantas para que absorban el hierro poco a poco y a medida que lo que necesitan.

Para las carencias de magnesio, potasio, fósforo y manganeso

  • Basta con añadir materia orgánica naturalmente rica en oligoelementos; harina de huesos de pescado en polvo, polvo de huesos o polvo de sangre seca.
  • En el caso de una deficiencia de magnesio, también se puedes pulverizar una solución de sulfato de magnesio en el follaje.
  • Por último, si el suelo es demasiado arcilloso y retiene demasiada agua, se puede añadir una buena dosis de arena de río y materia orgánica (compost o estiércol descompuesto).

Por lo demás y en general, un buen suministro de abono orgánico reduce el impacto de la clorosis.

Clorosis en plantas de macetas

Es posible ver aparecer este problema incluso entre las plantas en maceta. La forma más fácil de tratar esto es quitar la tierra y volver a plantar la planta con tierra nueva.

También puede ser de interés leer: Cómo controlar las manchas negras de las plantas.

También se recomienda el uso de fertilizantes orgánicos para proporcionar los minerales y nutrientes necesarios para que la planta crezca bien. Por otro lado es posible colocar metales ligeramente oxidados en el suelo si la planta es propensa a la clorosis férrica.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *