Cómo cuidar el jardín durante el calor excesivo del verano

Las temperaturas abrasadoras del verano suelen pillar por sorpresa a los jardineros, haciendo que los trasplantes se marchiten justo cuando deberían empezar a crecer. Incluso las plantas de jardín y los arbustos bien establecidos pueden sufrir un retroceso durante una ola de calor. En este artículo veremos algunas medidas sencillas que puedes tomar para contrarrestar el calor y mantener el crecimiento del jardín y la huerta.

ola  de calor jardín

Prestando atención al estado del suelo, el jardinero puede contrarrestar los efectos de una ola de calor en las plantas en crecimiento. Veamos como proteger las plantas durante una ola de calor.

1. Aplica mantillo con materiales de color claro

mantillo ola de calor

Cubrir el jardín con un mantillo natural -como recortes de hierba, virutas de madera o corteza- ayudará a mantener las raíces de tus plantas más frescas y evitará que el agua se evapore tan rápidamente. Asegúrate de utilizar corteza de color claro para no atraer aún más calor hacia tus plantas.

La primera línea de defensa contra el calor y las condiciones de viento que pueden secar el suelo superficial es aplicar una capa abundante de mantillo alrededor de las plantas.

Esto protege el suelo de la exposición directa al sol, manteniéndolo húmedo en la superficie. El mantillo también reduce la evaporación del agua del suelo, lo que disminuye la necesidad de regar.

Hay muchos materiales diferentes de mantillo que puedes utilizar. Durante una ola de calor, los mantillos de color claro reflejan la luz del sol y ayudan a mantener las condiciones de la superficie del suelo más frescas.

En nuestro jardín, mantenemos una parcela de hierba sin segar apartada para que crezca y se convierta en una fuente de mantillo.

Es mejor dejar los recortes de hierba recién cortados unos días en el césped antes de rastrillarlos si se van a utilizar como mantillo. En unos pocos días de sol, los recortes verdes frescos se volverán de color marrón claro y serán entonces ideales para su uso como mantillo. Ver: Consejos para hacer y aplicar Mantillo orgánico

2. Riega tu jardín a primera hora de la mañana

regar plantas ola de calor

Una ola de calor puede secar rápidamente la superficie del suelo, lo que deshidrata las raíces superficiales.

El agua también se pierde a través de las hojas cuando hace calor, por lo que tus plantas necesitarán un riego a fondo.

Esto debe hacerse a primera hora de la mañana, sobre todo si utilizas un aspersor para regar, ya que la mayor parte del agua de un aspersor se pierde con el viento y la evaporación durante las horas de calor del día.

Regar por la mañana también previene la escaldadura por calor, que puede dañar las hojas que se riegan mientras el sol está directamente encima.

Cuando el calor es extremo, los semilleros y los viveros pueden necesitar un segundo riego a última hora del día, al igual que los arriates y contenedores más pequeños.

Durante una ola de calor, la necesidad de conservar el agua es mayor. El riego manual tiene la ventaja de suministrar la cantidad justa de agua para cada cultivo. Además, es un método de riego más eficaz que el de los aspersores, ya que sólo se riegan los cultivos previstos.

Regar por la mañana es también una gran defensa contra las babosas, ya que las condiciones son más secas durante la noche. Las enfermedades fúngicas también se disuaden. Además, es más agradable regar a primera hora de la mañana, cuando todavía hace fresco en el jardín.

Ten en cuenta que este paso no será tan efectivo sin la sombra y el enfriamiento que proporciona el mantillo. Toda esa agua extra se secará y evaporará antes de que tenga la oportunidad de hacer mucho bien a tu jardín. Ver: Cómo y cuándo regar las plantas del jardín y la huerta

3. Utiliza telas de sombra o cubiertas protectoras para las plantas.

tela sombra para plantas ola de calor

La tela de sombra ofrece una protección parcial y temporal del sol para las plantas del jardín, y está disponible en los centros de jardinería en una variedad de tamaños, factores de sombra y configuraciones.

Los «factores de sombra» se refieren al grado de bloqueo de la luz solar, y pueden oscilar entre el 25% y el 90%.

Las plantas sensibles, como las verduras, pueden necesitar un factor de sombra del 50 al 60%, mientras que las plantas más tolerantes al calor, como las calabazas y las judías, pueden beneficiarse de una tela de sombra del 30%.

El paño de sombra es temporal, pero hay que tener cuidado de colocarlo de forma que bloquee la luz del sol y no reduzca la aireación.

También hay que asegurarse de que la estructura de la tela pueda resistir el viento y no dañe las plantas al caer sobre ellas.

Se pueden fabricar telas de sombra caseras utilizando redes de pesca con tiras de tela entretejidas y colgadas temporalmente sobre los cultivos vulnerables.

Las cubiertas para hileras ofrecen beneficios similares a los de la tela de sombra siempre que haya mucha ventilación, pero no están disponibles en factores de sombra.

4. Ubicar los nuevos trasplantes a la sombra de las plantas más altas.

plantas a la sombra ola de calor

Una ola de calor es lo más duro para los trasplantes. Los sistemas radiculares de las plantas jóvenes de inicio son poco profundos y más susceptibles a las condiciones de sequedad en los primeros centímetros del suelo.

Lo ideal es esperar a que pase la ola de calor antes de plantar los trasplantes. Pero si tienes trasplantes que necesitan ser colocados, busca oportunidades de sombra parcial proporcionadas por plantas más altas y maduras.

No querrás situar los trasplantes en una zona de sombra permanente, así que busca puntos desnudos en el jardín junto a las plantas que se acercan a la madurez. De este modo, el sol estará disponible para los trasplantes cuando estén mejor establecidos.

En la imagen de arriba, los trasplantes de brócoli se han colocado junto a los altos tallos de los espárragos maduros que parecen helechos.

Los helechos proporcionan una sombra parcial a las jóvenes plántulas, pero no la suficiente como para interferir en el crecimiento de las plantas una vez que se hayan establecido. Además, los tallos de los helechos sirven de pantalla contra el viento para los frágiles trasplantes.

5. Mantén el césped con una altura mínima de cinco centímetros.

Es lógico que la hierba más alta proyecte sombras más largas. Y la sombra añadida por dejar el césped más alto de lo habitual beneficiará al suelo al ayudar a retener la humedad.

La profundidad mínima para obtener un beneficio de la sombra es de unos 5 cm, y algunos jardineros colocan los cortacéspedes a una altura de hasta 10 cm durante las olas de calor o las condiciones de sequía.

Evita aplicar fertilizantes a tu césped o jardín durante una ola de calor, ya que la capacidad de las raíces para absorber los nutrientes disminuye. Espera a que el tiempo se enfríe antes de añadir fertilizantes a los cultivos.

Y mientras piensas en cómo proteger tu jardín durante una ola de calor, no olvides poner agua para los pájaros.

Las olas de calor suelen ser de una duración lo suficientemente corta como para que los jardineros puedan producir con éxito sus cultivos. Las olas de calor prolongadas, por supuesto, son más difíciles y los cultivos pueden atrofiarse o reducirse.

Desgraciadamente, las perspectivas a largo plazo de nuestro clima indican que en los próximos años los jardineros tendremos que perfeccionar nuestras habilidades de jardinería en épocas de calor.

Puede ser de interés leer: Cómo utilizar hojas caídas para proteger y alimentar el suelo del jardín.

Las medidas descritas anteriormente serán probablemente de dominio público en los próximos años.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *