Cómo cuidar un Limonero de cuatro estaciones

Los limoneros de cuatro estaciones son magníficos cítricos que se llaman así porque durante la primavera, el verano, el invierno y el otoño dan tanto frutos como flores. Requieren pocos cuidados, pero igualmente hay que estar atentos, aquí te enseñamos como cuidar un limonero de cuatro estaciones, riego, poda y mantenimiento.

cuidar limonero de cuatro estaciones

Datos sobre el limón de cuatro estaciones

  • Nombre: Citrus limon
  • Familia: Rutácea
  • Tipo: árbol
  • Altura: de 3 a 5 metros
  • Exposición: pleno sol
  • Suelo: bien drenado
  • Follaje: siempre verde

Cuidados del limonero de cuatro estaciones

Aunque el limonero de cuatro estaciones es uno de los cítricos más resistentes, es bastante difícil cultivarlo directamente en el suelo donde los inviernos son muy fríos.

Debes invernar s tu árbol con vellón hortícola en cuanto las temperaturas bajen por debajo de los cero grados.

Dales regularmente abonos orgánicos específicos para cítricos para que tengan las mejores posibilidades de desarrollarse bien.

Intenta añadir el abono en los tres puntos de inflexión del ciclo estacional de la planta.

Plantación y trasplante de un limonero de cuatro estaciones

Planta tu limonero de cuatro estaciones preferiblemente en primavera, después de las heladas más fuertes. Elige un lugar protegido y bien dotado de luz solar para favorecer su crecimiento y producir buenos limones.

Ten en cuenta que los limoneros de cuatro estaciones sólo crecen directamente en el suelo en lugares donde los climas invernales son suaves.

Limonero de cuatro estaciones plantado en maceta: El cultivo de árboles en maceta es lo mejor para todos tus cítricos si alguna vez hiela en tu zona. Tendrás que meterlo en el interior durante el invierno.

Poda del limonero de cuatro estaciones

La poda no es realmente necesaria, pero si no podas tu limonero, éste crecerá muy rápidamente. Los limoneros de cuatro estaciones son especialmente vigorosos y requieren una poda, sobre todo si se cultivan en macetas.

La poda es mejor en primavera, nunca se debe podar antes o durante el invierno, ya que esto haría que la planta fuera vulnerable a las heladas.

Corta cada nuevo brote más o menos a la mitad de su longitud, teniendo mucho cuidado de cortar justo por encima de una hoja.  Debes cortar justo por encima de una yema orientada hacia el exterior (la yema se encuentra en la base de una hoja).

De este modo, el árbol mantendrá una forma bonita y ajustada. Es posible que tengas que hacer esto varias veces al año.

Elimina regularmente la madera muerta y despeja las ramas interiores para que la luz penetre en el centro.

Regar el limonero

Si se planta en el exterior, las lluvias normales deberían ser suficientes para cubrir las necesidades del limonero, especialmente si el clima de su zona es húmedo.

Sin embargo, en caso de altas temperaturas o de periodos de sequía prolongada, es mejor regar de vez en cuando.

Sabrás si tus limoneros necesitan agua cuando sus hojas empiecen a caer o a doblarse. Riega con moderación porque los limoneros son vulnerables al exceso de agua.

Es mejor regar con agua de lluvia recogida, porque son vulnerables a los iones de calcio del agua, y el agua del grifo suele tener muchos.

En las macetas, riega en cuanto la tierra esté seca, sin inundarlas. Evita todas las fuentes de calor, como los radiadores cercanos, porque esto podría secar a tu árbol.

Enfermedades frecuentes en los limoneros

Las enfermedades y parásitos del limonero son los mismos que atacan a la mayoría de los cítricos.

La putrefacción de la fruta, los pulgones o las cochinillas no perdonan a los limoneros y se puede comprobar su presencia en las hojas.

  • Pudrición – los limones se pudren cuando aún están en el árbol
  • Cochinillas – masas blanquecinas colonizan las hojas
  • Pulgones – las hojas se enroscan y se caen
  • Trips – aparecen rayas plateadas en los frutos y manchas blancas salpicadas de puntos negros en las hojas.

Consejos finales

Como la mayoría de los cítricos, los limoneros son bastante difíciles de cultivar directamente en el suelo cuando los inviernos son fríos.

Dales regularmente abonos orgánicos específicos para cítricos para que tengan las mejores posibilidades de desarrollarse bien.

Cultivarlos en macetas es lo más adaptado, porque eso permite llevar los limoneros a un lugar en el que no hiele en invierno.

También puede ser de interés: Poda de Rosas; cuándo y cómo podar un Rosal.

Los limoneros no son plantas de interior y no soportan estar en un ambiente calentado todo el año. Necesitan temperaturas relativamente bajas de primavera, especialmente durante la noche.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 ideas sobre “Cómo cuidar un Limonero de cuatro estaciones”