Cómo cuidar y cultivar Geranios de manera orgánica

El geranio de jardín, Pelargonium x hortorum, es una planta herbácea perenne de la familia Geraniaceae. Se adapta a los bancales, bordes y contenedores, y puede invernar en el interior como planta de interior. La paleta de colores actual incluye tonos anaranjados, rosas, morados, rojos y blancos, así como variedades bicolores y de doble pétalo. En este artículo, aprenderás todo lo que necesitas saber para cuidar y cultivar geranios de manera orgánica.

cultivar geranio

¿Cómo son los geranios?

Las hojas anilladas son generalmente de color verde a verde oscuro, difusas, y tienen una fragancia penetrante, especialmente cuando se aplastan o se frotan.

Los tallos gruesos y ramificados tienen cicatrices visibles donde los pecíolos se han caído. Su altura oscila entre uno y tres pies de alto e igual de ancho, dependiendo de la variedad.

Las plantas suelen tener un hábito de crecimiento arbustivo, aunque hay algunas variaciones. En las regiones tropicales, los tallos pueden volverse leñosos.

Prosperan en un lugar a pleno sol, pero pueden beneficiarse de la sombra parcial en los lugares más cálidos. El suelo debe ser rico en materia orgánica, húmedo pero no empapado, y con buen drenaje.

Es importante tener en cuenta que a estas plantas no les gustan los pies mojados ni las hojas cargadas de humedad, dos problemas que pueden invitar a las enfermedades fúngicas. Veamos cómo cultivar geranios.

Métodos para cultivar geranios

Desde la semilla

cultivar geranios desde semilla

Deberías empezar a sembrar las semillas en el interior a finales del invierno para adelantarte a las 13 o 15 semanas que tardan las plantas en crecer y florecer. Si vives en una zona cálida, puedes sembrar las semillas en el exterior en cualquier momento.

Llena los recipientes con tierra hasta una altura de entre 1 y 2 centímetros por debajo del borde de la maceta. Antes de sembrar, escarifica suavemente las semillas con una tabla de esmeril para romper la cubierta de las semillas.

Coloca las semillas a una distancia de entre tres a cinco centímetros en los recipientes más grandes o una semilla por celda en caso de que cultives en almácigos y cúbrelas apenas con uno o dos centímetros de tierra para macetas.

Remoja los recipientes para saturar el medio de cultivo y cúbrelos con un envoltorio de plástico transparente.

Para garantizar la germinación, la temperatura del suelo no debe superar los 24°C, así que coloca los recipientes fuera de la luz solar directa en una habitación con una temperatura diurna de 20 – 24°C, y de 15 – 18°C por la noche.

Riega cuando la tierra esté seca; debes mantenerla húmeda pero no encharcada. Retira el envoltorio de plástico cuando veas los primeros brotes.

Una vez que han alcanzado un altura de al menos 10 cm, puedes colocar todas las plántulas en macetas individuales de 15 centímetros de diámetro llenas de tierra. En este momento, puedes diluir el abono para plantas de interior y aplicarlo a los plantines cada dos semanas.

Cuando haya pasado todo el riesgo de heladas, aclimata las plantas en crecimiento al exterior de forma gradual, sacándolas unas horas al día, durante una semana aproximadamente, antes de trasplantarlas al jardín o a las macetas de exterior. Las plantas deberían florecer entre 13 y 15 semanas después de la siembra de las semillas.

A partir de esquejes

esquejes de geranio

También puedes crear nuevas plantas de geranio a partir de esquejes de plantas existentes. Lo mejor es tomar esquejes de un crecimiento verde y fresco, en lugar de tallos viejos y leñosos. El mejor momento para hacerlo es a principios de la primavera, o justo después de un nuevo brote de crecimiento tras la floración.

Desinfecta un cuchillo afilado y haz un corte limpio a unos 15 centímetros de la punta del tallo, preferiblemente justo por encima de un nudo de la hoja. Esto ayuda a estimular la planta existente para que crezca nuevo follaje.

Corta todas las hojas menos las superiores en sus puntos de origen, de modo que tengas un trozo de tallo desnudo de unos diez centímetros de largo.

Coloca el esqueje en un recipiente limpio y transparente. Llena el recipiente con unos diez centímetros de agua, asegurándote de que el agua no esté en contacto con las hojas de la parte superior del tallo.

Escoge un lugar que esté alejado de la luz solar directa y cambia el agua a diario para mantenerla fresca. En aproximadamente un mes, empezarás a ver cómo crecen las raíces desde la parte inferior del tallo.

Espera a que las raíces estén bien establecidas, de aproximadamente uno o dos centímetros, antes de trasplantar el esqueje enraizado al lugar que desees.

Trasplantar Geranios

trasplantar geranios

También puedes empezar con plántulas, esquejes enraizados o plantas establecidas de tu vivero local.

Para el trasplante, elige un lugar con tierra rica en materia orgánica y que drene bien, y trabájala hasta que tenga una consistencia desmenuzable a una profundidad de al menos 30 cm. O bien, llena el recipiente de tu elección con una tierra para macetas de buena calidad.

Escoge una maceta ancha, y con una profundidad de al menos 20 cm, para dar a las raíces un amplio espacio para absorber nutrientes y agua. Coloca la planta a la misma profundidad que tenía en su contenedor original. Apisona la tierra con firmeza y riega a fondo.

Si has plantado en un contenedor, riega hasta que el agua salga del fondo y luego riega una segunda vez.

Consejos para cultivar Geranios

cultivar geranios

Cuando plantes en el exterior, ya sea en el jardín o en contenedores, elije un lugar a pleno sol. Para las regiones con veranos abrasadores, es mejor un lugar con algo de sombra por la tarde.

El suelo del jardín debe ser moderadamente fértil y con buen drenaje. El pH ideal está entre 6,0 y 6,5. Separa las plantas de 20 a 30 cm en el jardín y de 15 a 20 cm en las macetas.

Aplica un fertilizante equilibrado 20-20-20 (NPK) según las instrucciones del envase en el momento del trasplante al jardín, y utiliza un alimento para plantas soluble en agua para los contenedores. Continúa con las aplicaciones mensuales a lo largo de la temporada de crecimiento.

A las plantas maduras no les gustan los «pies mojados», pero deben regarse antes de que la tierra se seque por completo. Puedes utilizar un medidor de humedad como guía.

Si te encuentras en una región cálida, añade una capa de 10 cm de mantillo alrededor de la planta para refrescar el suelo, ayudar a retener la humedad y promover un buen drenaje.

Para los que cultivan geranios en regiones más frías, les alegrará saber que pueden invernar sus plantas en el interior.

Mantenimiento

El Geranio es una planta de bajo mantenimiento que no te ocupará mucho tiempo y te recompensará con abundantes flores.

Para fomentar la repetición de la floración a lo largo de la temporada de crecimiento, corta las cabezas de las flores gastadas. Para ello, recorta los tallos enteros, o inflorescencias, en sus puntos de origen.

Riega el jardín y las macetas antes de que la tierra se seque por completo. Recuerda que los recipientes se secan más rápido que la tierra, así que revísalos con regularidad.

Asegúrate de regar a nivel del suelo para evitar mojar el follaje, algo que suele contribuir a las infecciones por hongos.

Recorta el follaje descolorido o dañado para evitar plagas y enfermedades.

Abona mensualmente durante la temporada de crecimiento con un fertilizante equilibrado 20-20-20 (NPK) en el jardín, y un alimento hidrosoluble para plantas de interior si las cultiva en contenedores.

Plagas y enfermedades de los Geranios

Las plantas sanas no suelen sufrir problemas de plagas o enfermedades. Sin embargo, la sobresaturación, el drenaje inadecuado, el exceso de agua en las hojas y/o el mal espaciado de las plantas pueden hacerlas vulnerables a las plagas y las enfermedades fúngicas.

Las plagas que hay que vigilar son:

Puedes intentar eliminar los insectos con un chorro de agua de la manguera. Si esto no funciona, es posible que tengas que aplicar un jabón insecticida o aceite de neem. Las plagas pueden transmitir enfermedades, así que no debes ignorarlas.

Las posibles enfermedades son:

El tizón de la botritis, también conocido como moho gris, está causado por el hongo Botrytis cinerea, y suele empezar con manchas o lesiones en el follaje o un moho gris en las flores.

La mancha foliar está causada por varios hongos del género Alternaria. Los síntomas incluyen manchas de color marrón oscuro en el follaje que parecen estar empapadas de agua. A medida que la enfermedad avanza, estas manchas pueden estar rodeadas de un halo amarillo de tejido moribundo.

La podredumbre de la raíz, también conocida como pata negra, es una infección fúngica causada por Pythium spp. Aparecen lesiones marrones en la base del tallo que gradualmente se vuelven negras, matando a la planta.

También puede ser de interés leer: Cómo plantar Jazmines fácilmente y de manera orgánica.

Utiliza las mejores prácticas de jardinería para evitar estos hongos. Retira el material vegetal afectado y aplica un fungicida según sea necesario. Para evitar la propagación, desecha los restos de plantas enfermas en la basura o quemalas.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *