Cómo cultivar Ajo en el interior de la casa y sus cuidados

Cultivar Ajo (Allium sativum) en el interior de la casa puede parecer una hazaña imposible, pero con los cuidados y las condiciones adecuadas, no sólo es posible, sino que resulta gratificante. Aunque el ajo es una hortaliza fácil de cultivar, su cultivo en interior requiere de ciertos cuidados. En este artículo veremos cómo cultivar ajo en interior y sus cuidados.

cultivar Ajo en el interior

Elegir la maceta

El primer paso para cultivar ajos en interiores es preparar el recipiente para la plantación. Selecciona un recipiente de unos 20 cm de ancho con al menos la misma profundidad.

En una maceta de este tamaño cabrán cómodamente uno o dos bulbos, pero si quieres cultivar más, elige una maceta que te permita tener al menos de 10 a 12 cm entre cada bulbo.

Una profundidad mínima de 20 cm es ideal para que los bulbos tengan espacio para formarse bajo tierra sin quedar atados a las raíces. Si es posible, una profundidad de 30 cm incluso mejor.

 Asegúrate de que tiene agujeros de drenaje adecuados. Los bulbos de ajo se pudren fácilmente si la tierra está demasiado húmeda.

Preparar la maceta cultivar ajos en interiores

cultivar ajo en interior

El medio de cultivo que elijas es una decisión muy importante, ya que será el soporte de tu ajo durante los próximos 9 meses.

Las bolsas de tierra para macetas son ideales para cultivar ajos, ya que tiene una buena textura y no se compacta, retiene bien el agua y se puede conseguir fácilmente en muchas tiendas.

La tierra vegetal no se recomienda para el cultivo en contenedores, ya que se compacta fácilmente, atrapando el agua y creando un entorno de crecimiento poco ideal.

También puedes utilizar tierra de tu propio jardín, pero asegúrate de mezclarla con una buena dosis de compost. Dado que el ajo va a estar en la maceta durante mucho tiempo, añadir compost es una inversión que merece la pena.

Elegir los mejores ajos para cultivar en interior

cultivar ajo en interior

Puedes comprar el ajo a una empresa de semillas de renombre, o puedes cultivarlo a partir de los bulbos que hayas comprado en la tienda o supermercado.

Los ajos de las empresas de semillas tienen la ventaja de que son semillas certificadas. Este ajo probablemente tendrá una germinación y un crecimiento superiores. Si compras en un vivero local, también tienes la ventaja de comprar ajos que se adaptan bien a tu clima particular.

Asegúrate de comprar bulbos orgánicos certificados, y de ser posible, busca aquellos ajos que tengan algún pequeño brote verde, estos te darán menos trabajo hacerlos crecer. Si no los encuentras, elije los que parezcan más tiernos y frescos.

Plantar los ajos en las macetas

Ahora que tienes tus ajos y tu maceta está lista, es el momento de plantar tus ajos.

cultivar ajo en interior

Expón tu ajo a temperaturas frías antes de plantarlo

Esto se debe a que los ajos crecen mejor cuando se han enfriado durante unos meses en un proceso llamado vernalización.

Sin esta exposición al frío, la mayoría de los dientes de ajo no se desarrollarán adecuadamente y no se obtendrán buenos bulbos.

Para simular la vernalización, coloca tus dientes de ajo en el refrigerador durante al menos 2 semanas, pero hasta 2 meses es aún mejor.

Ten en cuenta que esto es necesario si los dientes que vas a plantar no tienen brotes verdes aún, si ya los tienes no hace falta realizar este proceso, puedes plantarlos directamente.

Planta cada diente

Puedes comenzar a cultivar ajos en interior siempre que la temperatura dentro de la casa sea de 10 grados C o más. Para comenzar quita las pieles de papel sueltas, pero asegúrate de dejar las cáscaras en cada diente, ya que esto los protegerá durante el crecimiento.

Haz un agujero de unos 5 cm de profundidad para cada diente que vayas a plantar. Coloca el diente en el agujero con la parte plana hacia abajo. Cúbrelo con tierra y procura que quede derecho.

Riega suavemente para mojar toda la tierra pero ten cuidado de no hacer charcos. A continuación vemos los cuidados de los ajos en interior.

Cuidados y cultivo del ajo en interior

cultivar ajo en interior

Ahora es el momento de cultivar tu ajo y verlo crecer. Cultivar ajo en interior es bastante fácil, pero aquí hay algunas cosas para asegurar una planta sana y una cosecha abundante.

Asegúrate de que tu ajo tiene la iluminación adecuada

El ajo necesita pleno sol para crecer, o al menos de 6 a 8 horas de luz al día. Es preferible colocar el ajo en una ventana luminosa para que reciba la mayor cantidad de luz natural posible.

Sin embargo, la luz que se filtra a través de una ventana no es tan fuerte, especialmente si cultivas tus ajos durante el invierno, cuando los rayos del sol son más débiles.

En este caso, deberás complementar tu ajo con luz artificial. Hay muchas luces de cultivo baratas que puedes comprar, o puedes hacer las tuyas propias con bombillas LED de luz diurna o fluorescentes.

Riega con regularidad

La cantidad y la frecuencia con la que debes regar tus ajos dependerán de varios factores, como el clima local, la cantidad de luz solar que reciba y la temperatura de tu casa.

Recuerda que la tierra de las macetas se seca mucho más rápido que la del jardín, así que no querrás que la tierra se seque ni que el ajo se marchite y muera. Pero tampoco hay que regar en exceso, pues podría pudrirse.

Una buena regla general es regar el ajo cuando los 2,5 cm superiores de la tierra estén secos. Añade el agua justa hasta que el exceso empiece a salir por los agujeros de drenaje.

Vigila los insectos

Al estar cultivando en el interior, este está a salvo de la mayoría de las plagas que invaden tu jardín. Además, el olor penetrante del ajo disuade a la mayoría de los insectos y roedores que podrían entrar en tu casa.

Sin embargo, el ajo no es inmune a las plagas, así que si ves signos de infestación, ocúpate de ellos rápidamente antes de que se conviertan en un problema.

Cosechar ajo de interior

cosechar ajos de interior

Después de unos 9 meses de cultivo cuidadoso, estás listo para cosechar tus bulbos de ajo.

Mucha gente piensa que al recortar las hojas, está forzando toda la energía en las raíces para que crezca un bulbo más grande, pero esto no es cierto.

Al recortar las hojas, estás quitando las hojas que dan vida y privando a la planta de valiosos nutrientes. Cuanto más grandes y sanas sean las hojas del ajo, más grande y sano será el bulbo.

Una vez que la parte superior verde empiece a secarse y a morir, los bulbos deberían estar listos para ser cosechados. Arranca los bulbos y elimina la suciedad que se haya adherido a ellos.

Deja que se sequen al aire y a la sombra, lo que se denomina curado, colocándolos en la encimera de 7 a 10 días o puedes colgarlos en tu cocina para que queden más bonitos.

Una vez que los bulbos estén secos, puedes guardarlos en un lugar seco y bien ventilado durante unos 6 meses (si no te los comes antes).

Conclusión

El cultivo de ajos en interior es un proceso largo, pero merece la pena el esfuerzo. Siempre es una alegría cultivar tus propios alimentos, aunque sea una sola planta de ajo en tu cocina.

Puede ser de interés leer:

Cada vez que cultives un nuevo bulbo, puedes guardar uno o más dientes para volver a plantarlo y tendrás un suministro interminable de ajo fresco cultivado en casa.

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + 15 =