Cómo cultivar Ajo en Maceta y sus cuidados

Cultivar tu propio ajo (Allium sativum) es una tarea muy satisfactoria. Además, cultivar ajos es bastante fácil. ¿Pero qué pasa si no tienes un huerto? ¿Puede cultivar ajos? Por supuesto. En este artículo, te compartimos todo lo que necesitas sobre cómo cultivar ajo en maceta.

cultivar ajo en maceta

Aspectos básicos del cultivo de ajos en macetas

Antes de entrar en detalles sobre cómo cultivar ajos en macetas, es esencial que entiendas algunos aspectos básicos sobre el crecimiento del ajo. El ajo tiene una larga temporada de crecimiento. Y por larga, quiero decir larga.

Un pequeño diente de ajo plantado tarda entre 8 y 9 meses en convertirse en una cabeza de ajo lista para ser cosechada.

Pero no dejes que los plazos te detengan. El ajo cultivado en casa es un tesoro que bien vale la pena la larga espera.

Por lo general, en los climas fríos, los dientes se plantan en otoño (normalmente alrededor de la época de la primera helada) y las cabezas no se cosechan hasta el verano siguiente.

Cuándo y cómo plantar ajos en una maceta

ajos en maceta

El mejor momento para comenzar a cultivar ajos en macetas es en otoño, justo cuando se producen las primeras heladas.

Después de llenar la tierra con una mezcla de tierra para macetas y abono, separa los dientes antes de plantarlos pero no le quites la cubierta protectora (cascara) que tiene cada uno, si cultivas los ajos “pelados” no crecerán.

cultivar ajo en maceta

Introduce cada diente en la tierra, con el extremo puntiagudo hacia arriba, de modo que la base del diente quede enterrada y la punta apenas sobresaliendo del suelo.

Coloca los dientes de ajo a una distancia de entre 5 y 10 centímetros. No los apiñes. Para formar cabezas grandes, los dientes necesitan mucho espacio.

Una vez plantados los dientes, riega bien la maceta y pon una capa de mantillo de unos 5 cm de grosor encima de la tierra.

A mí me gusta usar paja, pero también puedes usar hojas finamente trituradas. Esta capa de mantillo ayuda a aislar los bulbos del frío durante el invierno.

Es absolutamente esencial que mantengas la maceta regada durante todo el ciclo de vida del ajo. Sí, eso significa que tendrás que regar de vez en cuando durante los próximos 8 o 9 meses, incluso durante el invierno si la tierra no está congelada.

Cuando se aprende a cultivar ajos en macetas, nunca se insiste lo suficiente en esto. La falta de agua es la responsable de que muchas macetas de ajos estén muertas al llegar la primavera.

Cultivar Ajo en maceta

Selección de la maceta

cultivar ajo en maceta

En lugar de la terracota, recomiendo utilizar una maceta de plástico, cerámica vidriada, piedra de fibra o piedra plástica.

El recipiente que elijas debe tener un orificio de drenaje en el fondo y debe tener al menos 20 cm de profundidad para que las raíces puedan crecer. La anchura de la maceta dependerá del número de dientes de ajo que quieras cultivar.

Mi maceta para plantar ajos tiene un diámetro de 50 cm y en ella planto de 8 a 10 dientes. Cuanto más grande sea la maceta, más dientes podrás plantar.

Tipo de tierra

Cuando se trata de aprender a cultivar ajos en macetas, debes saber que tu éxito depende de muchas cosas, pero una de las más importantes -y a menudo la más descuidada- es elegir la mejor mezcla de tierra para el trabajo.

El ajo necesita una mezcla de tierra con buen drenaje o los dientes pueden pudrirse, especialmente durante el invierno, si recibe muchas precipitaciones.

Pero el ajo también necesita una tierra fértil que sea lo suficientemente pesada como para soportar las plantas altas y las cabezas que se expanden en primavera y verano.

Por ello, recomiendo mezclar una tierra para macetas de alta calidad con compost en una proporción de 75:25. Es decir, por cada 3 tazas de tierra para macetas, mezcla 1 taza de compost.

Si no haces tu propio compost, cómpralo por bolsas. Para ahorrar dinero, también puedes utilizar mi receta básica de tierra para macetas que se encuentra aquí si quieres mezclar la tuya desde cero. Ver: Qué es y como hacer Tierra para macetas.

Abono

Una vez que hayas llenado el recipiente con una mezcla de tierra para macetas y compost, es el momento de añadir el abono adecuado.

El ajo es una planta de bulbo, al igual que los narcisos y los tulipanes, y para que produzca cabezas de ajo de gran tamaño, las plantas necesitan una buena cantidad de fósforo.

Mezcla en la maceta de 2 a 3 cucharadas de un fertilizante orgánico granulado formulado específicamente para bulbos. Utiliza una paleta para remover el fertilizante y distribuirlo uniformemente por la maceta.

Cuidados de los ajos en maceta

cultivar ajo en maceta

Coloca tu maceta de ajos en un lugar soleado que reciba al menos de 6 a 8 horas de sol al día. Si vives en un clima suave, puedes dejar la maceta en este mismo lugar durante todo el invierno, pero si vives en un clima frío, cuando llegue el invierno, traslada la maceta a un lugar protegido junto a tu casa.

Para ayudar a aislar la tierra y los bulbos, amontona hojas de otoño o paja alrededor de los lados del recipiente. No las apiles encima de la maceta, sino alrededor de su exterior.

También puedes envolver la maceta con una capa de plástico trasparente para aislarla mejor. Puedes omitir este paso si no te importa que los bulbos se congelen, pero aislar los ajos para los meses de invierno es un factor importante para el éxito.

cultivar ajo en maceta

Cuando llegue la primavera, vuelve a sacar la maceta de ajos al sol y sigue regándola regularmente. Espolvorea otras 2 cucharadas de abono orgánico granulado para bulbos sobre la superficie de la tierra.

A principios de la primavera, surgirán pequeños brotes de la tierra. Pronto se convertirán en grandes tallos verdes. Deja que las plantas crezcan hasta que el follaje esté amarillo en un 50%. Cuando esto ocurra, es el momento de cosechar.

Cuándo cosechar ajos

cosechar ajos

Las hojas del ajo suelen empezar a amarillear a principios del verano. Una vez que estén medio amarillas vacía la maceta y desentierra las cabezas de ajo. Para obtener información sobre la curación y el almacenamiento de los ajos cosechados, visita este artículo.

Como puedes ver, aprender a cultivar ajo en maceta es una tarea que merece la pena. Sí, hay que hacer un gran esfuerzo, pero te prometo que la recompensa es absolutamente deliciosa.

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: