Cómo cultivar Arándanos en Maceta y sus cuidados

El cultivo de arándano (Vaccinium corymbosum) en maceta es tan fácil y eficaz que quizá quieras probarlo incluso si tienes suficiente espacio en el jardín de tierra donde plantar esta fruta rica en antioxidantes. En este artículo te enseñamos a cultivar arándanos en maceta y sus cuidados.

cultivar arándanos en maceta

Introducción

Las plantas de arándanos pueden prosperar y dar fruto en macetas en cualquier zona que reciba pleno sol.

Sólo hay que tener en cuenta que el cultivo de arándanos en macetas (o en cualquier otro lugar) requiere algo de paciencia. Como ocurre con la mayoría de las especies frutales, las plantas pueden tardar unos años en dar fruto.

Igualmente mientras no da frutos podemos disfrutar de su hermoso follaje, a continuación veremos cómo cultivar arándanos en maceta.

Elegir la maceta correcta

maceta para arándanos

Si has cultivado otras plantas frutales, ya sabes que estás en esto a largo plazo. Tus plantas pueden producir fruta durante años con relativamente pocos cuidados, pero querrás que empiecen bien.

En el caso de las plantas de arándanos, eso significa optar por una maceta lo más grande posible y plantar una planta por maceta.

Elige un recipiente de al menos 45 cm de profundidad y con amplios agujeros de drenaje. Los medios barriles y otros recipientes anchos y profundos como los bidones de 20 litros funcionan bien para mantener las plantas de arándanos a largo plazo.

Cómo elegir las plantas de arándanos

arándanos en maceta

Los arándanos más cultivados son las variedades de arbustos altos del norte (Vaccinium corymbosum), que son arbustos ramificados, principalmente de hoja caduca, que alcanzan hasta 1,5-1,8 metro de altura. Además de producir frutos, son ornamentales, con flores acampanadas en primavera.

Los arándanos de media altura son híbridos entre el V. corymbosum y el V. angustifolium de porte bajo, que dan lugar a plantas más compactas, de unos 50-120 cm.

Aunque muchos arándanos se autopolinizan parcial o totalmente, es mejor cultivar dos o, preferiblemente, tres variedades diferentes, ya que las plantas de polinización cruzada tienden a producir cosechas más abundantes.

Coloca las macetas bastante cerca unas de otras, con una separación de unos 60 cm. También es una buena idea cultivar diferentes variedades de arándanos que produzcan frutos en diferentes momentos de la temporada de cultivo para prolongar las cosechas.

Además, es importante elegir una especie y un cultivo de arándanos adecuados para tu clima.

Dentro de estas especies, hay muchos cultivares entre los que elegir. Para saber qué cultivares prosperarán en tu zona, ponte en contacto con un agricultor local o con un profesional de los viveros.

También puedes elegir un cultivar en función del tamaño deseado de la fruta. Las bayas grandes suelen ser buenas para comer, mientras que las pequeñas se prefieren para cocinar cosas como tartas, patatas fritas y conservas.

Preparar el suelo

A los arbustos de arándanos les gusta la tierra muy ácida, y se requiere un nivel de pH entre 4,0 y 4,8 para que las plantas absorban agua y nutrientes y produzcan bayas.

Dado que la mayoría de los suelos de los jardines no son tan ácidos por naturaleza, plantar en contenedores te permite controlar mejor los niveles de acidez del suelo.

Puedes comprar o crear una mezcla de tierra ácida para arándanos en macetas y así asegurarte de que tus plantas prosperen

Para empezar con la mezcla de tierra adecuada, llena tus macetas hasta dos tercios de su capacidad con una mezcla normal para macetas, añadiendo una mezcla para macetas diseñada para plantas ácidas (como rododendros, azaleas y camelias).

Puedes encontrar esta mezcla en la mayoría de los viveros y centros de jardinería, así como en la sección de plantas de interior de algunos centros del hogar.

Si no encuentras una mezcla para macetas de alta acidez, añade una mezcla de fertilizantes diseñada para plantas ácidas a un tercio de la tierra.

Si tienes problemas para encontrar una tierra comercial para macetas para plantas ácidas, considera utilizar una receta casera, utiliza partes iguales de tierra de jardín, compost bien descompuesto y arena gruesa.

Comprueba el nivel de pH de la mezcla con un kit de prueba de suelos y, si es necesario, ajusta el nivel de pH añadiendo piedra caliza para aumentar el pH o sulfato de hierro para reducirlo.

Plantar los arándanos en maceta

El trasplante se puede realizar en otoño o primavera para mejores resultados. También se puede hacer en verano pero llevará un poco más de cuidados.

Primero que nada agrega una capa de unos 5 cm de grava o piedras pequeñas en el fondo de la maceta, esto ayuda al drenaje del agua.

Agrega tierra hasta más o menos la mitad de la maceta y planta tu arándano enterrándolo a la misma profundidad que tenían en las macetas del vivero. Luego agrega más tierra hasta que las raíces queden todas cubiertas.

Riega inmediatamente a fondo para asentar la tierra y eliminar cualquier hueco de aire alrededor de las raíces de la planta.

Deja la maceta a la sobra durante dos días para que la planta se recupere fácilmente del trasplante. Luego colócala a pleno sol.

Cuidados de los arándanos

cuidar arándanos en maceta

Riego

Las plantas de arándanos necesitan mucha agua, pero también les gusta el suelo arenoso y con buen drenaje. En otras palabras, no les gusta estar sentadas en el agua, así que mantén la tierra constantemente húmeda, pero no empapada.

Cuando llueva, no des por sentado que no tienes que regar. Las hojas de la planta de arándanos pueden actuar como un paraguas, impidiendo que el agua llegue a la base de la planta y al recipiente.

Comprueba siempre la tierra con el dedo para ver si está húmeda uno o dos centímetros por debajo de la superficie.

Si no puedes regar tus plantas de arándanos durante una semana o más, traslada las plantas a una zona más sombreada para conservar el agua. También puede ser útil añadir una capa de compost o mantillo para retener algo de humedad.

Luz adecuada

Las plantas de arándanos necesitan de seis a ocho horas de luz solar al día. Es fácil sobrestimar la cantidad de sol que recibe una zona, por lo que es importante medir con precisión la luz solar de su jardín.

Un método sencillo es utilizar un reloj para cronometrar las horas de exposición a pleno sol en un día típico de la temporada de cultivo.

Protección invernal

No todas las variedades de arándanos son totalmente resistentes, e incluso las plantas más resistentes pueden resultar dañadas por una combinación de bajas temperaturas y condiciones de humedad, especialmente si crecen en un contenedor.

Por ello, traslada las plantas a un cobertizo o garaje durante periodos de frío prolongados, o envuelve la maceta con arpillera o plástico de burbujas para proteger las raíces.

Protege las flores de las heladas tardías en primavera con una doble capa de vellón hortícola. El vellón hortícola es un material suave, fibroso y translúcido, también conocido como cubierta de cultivos.

Se coloca por encima o alrededor de las plantas vulnerables para protegerlas de las inclemencias del tiempo (los tipos más pesados de vellón ofrecen unos 2 °C de protección contra las heladas); de las plagas y para ayudar a las plantas a crecer en las condiciones más cálidas que hay debajo.

Poda

La poda rara vez es necesaria durante los dos primeros años, basta con eliminar las ramas cruzadas o mal colocadas.

Después, poda en cualquier momento durante la temporada de inactividad (invierno), pero idealmente a finales del invierno, cuando las yemas de los frutos pueden distinguirse fácilmente de las yemas de las hojas.

Las yemas gordas producen flores y frutos, mientras que las yemas más pequeñas y planas forman los brotes y las hojas.

Un arbusto maduro debe contener aproximadamente un tercio de tallos viejos, un tercio de mediana edad y un tercio de tallos jóvenes.

Podar:

  • Los tallos muertos, enfermos, moribundos, débiles, que rozan o están dañados, además de los que tocan el suelo.
  • Las ramitas de los extremos de las ramas que fructificaron el año pasado, recortándolas hasta un brote o una rama baja y fuerte orientada hacia arriba.
  • Elimina hasta una cuarta parte de los tallos más viejos y gruesos de la base de una planta madura o pode hasta un brote joven y fuerte situado más abajo en la rama.

Cosechar

cosechar arándanos

Las bayas empiezan a madurar a partir de mediados de verano, pasando de verde a azul oscuro cuando están listas para ser recogidas. No maduran todas a la vez, por lo que hay que revisar las plantas varias veces.

Una planta completamente productiva, de unos siete años, producirá hasta 2,25-5kg de arándanos.

También puede ser de interés leer: Cómo sembrar y cultivar Arándanos Rojos de manera orgánica.

Los arándanos se pueden consumir frescos o se pueden secar, congelar, hacer conservas o utilizar en la cocina. Son ricos en antioxidantes y vitaminas (especialmente vitamina C).

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una idea sobre “Cómo cultivar Arándanos en Maceta y sus cuidados”