Cómo cultivar Arvejas (guisantes) de manera orgánica

Descubre cómo sembrar y cultivar tus propias arvejas (pisum sativum) en esta práctica guía de cultivo. Olvídate de las arvejas congeladas o enlatadas, nada se puede comparar con el sabor súper dulce de las arvejas recién cosechadas, tiernas y cultivadas en casa. Por eso, en este artículo te enseñamos cómo cultivar arvejas de manera orgánica

cultivar arvejas

Cómo cultivar arvejas en casa

Planta las arvejas a 3 cm de profundidad en suelo fértil, desde la primavera hasta mediados del verano. Clava las plantas jóvenes con palos para apoyar su crecimiento, y aliméntalas semanalmente con un fertilizante rico en potasa, una vez que aparezcan las flores. Recoge las arvejas al cabo de unos tres meses.

Cómo cultivar arvejas a partir de semillas

Siembra los arvejas a principios de la primavera ya sea en maceta o en el suelo directo. Para cosechas más tempranas, siembra en otoño o a finales de invierno (ten en cuenta que puedes sufrir pérdidas por el frío o los ratones).

Elige un lugar soleado y con buen drenaje. Antes de la siembra, añade abundante abono de jardín, estiércol bien descompuesto o compost para mejorar el suelo.

Utiliza una azada o una pala para hacer una zanja poco profunda, de unos 22 cm de ancho y 3 cm de profundidad. Siembra las arvejas en dos líneas paralelas, separando las semillas unos 10 cm. Cubre las semillas con tierra, riega bien y etiqueta la fila. Las plántulas deberían aparecer en una o dos semanas.

También puedes sembrar las plantas en el interior en otoño para evitar que las plagas se coman las semillas. Una forma sencilla de asegurarse de que la hilera sea recta es sembrar en un tramo de canalón.

Una alternativa a la siembra de arvejas en el exterior es cultivar las plantas a cubierto. Así podrás plantarlas en cuanto haya espacio disponible, y habrá menos riesgo de que los ratones u otras plagas dejen huecos en las hileras.

Mantenimiento

Para evitar que las plantas se desplacen por el suelo, coloca soportes mientras son jóvenes. Las arvejas trepan por medio de unos brotes llamados zarcillos, que envuelven casi cualquier cosa con la que entran en contacto, así que elige soportes que sean lo suficientemente finos para que los zarcillos puedan enrollarse.

Las ramas grandes, conocidas como palos para guisantes, son la opción tradicional, pero una hilera de red es una buena alternativa.

Cosechar arvejas

cosechar arvejas

Las arvejas deberían estar listas para ser cosechadas unos tres meses después de la siembra. Cosecha las arvejas cuando empiecen a mostrar signos de formación dentro de las vainas. Otros tipos están listos cuando las vainas están hinchadas.

Recoge las vainas desde la parte inferior de la planta hacia arriba, ya que las más bajas son las más maduras. Utiliza las dos manos para no dañar la planta al momento de separarla.

Cómo conservar las arvejas

Los guisantes tienen el mejor sabor si se recogen y se utilizan de inmediato, pero se conservan durante una semana en el compartimento para ensaladas del frigorífico. Si tienes un exceso, puedes congelarlas.

Enfermedades y plagas

La polilla del guisante puede provocar una desagradable infestación de gusanos, pero el riesgo se reduce si se siembra temprano en primavera.

También puedes cubrir el cultivo con vellón hortícola o malla fina en cuanto trasplantes las plántulas o las veas emerger.

Si las babosas son un problema, prueba con anillos de cobre, barreras de arena o control biológico. Es conveniente cultivar las arvejas en macetas grandes, pero hay que mantenerlas bien regadas.

Consejos para comprar semillas de guisantes

Hay muchas variedades de guisantes, desde las plantas más pequeñas hasta las que superan los 2 metros de altura. Además, las distintas variedades pueden sembrarse en diferentes épocas del año, así que asegúrate de comprar el guisante adecuado para tu parcela y temporada

Las semillas de guisantes están disponibles en una amplia gama de centros de jardinería y viveros, tiendas online e incluso supermercados.

También puede ser de interés leer: Cómo sembrar y cultivar Habas de manera orgánica.

Comprueba si las semillas tienen moho o están blandas, y si las plantas presentan daños o plagas. Cultiva sólo los ejemplares más sanos para obtener las mejores cosechas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *