Cómo cultivar Buganvilla (Santa Rita) y sus cuidados

La buganvilla también conocida como Santa Rita, es una enredadera vibrante y floreciente que trepa por los enrejados y muros del jardín. Si necesitas una planta resistente con océanos de color que soporte el calor y la sequía, la buganvilla es tu planta. Aprende cómo propagar y cultivar buganvilla en el jardín o macetas y sus cuidados.

cultivar bugamvilla

Vista rápida:

  • Nombre científico: Bougainvillea
  • Nombres comunes: buganvilla, buganvilia​ o bugambilia
  • Necesidades de luz solar: luz brillante y directa (al menos 6 horas al día).
  • Cuándo regar: Cada 3 a 4 semanas; más si está en una maceta.
  • Ventajas: Rápida y fácil de cultivar.
  • Desventajas: Tiene espinas afiladas.
  • Dónde plantarla: al aire libre en un lugar brillante y soleado.
  • ¿Mascota amigable?: Puede ser dañino por las espinas.
  • Tamaño: las  enredaderas pueden alcanzar los 15 metros de largo.

Descripción

cómo cultivar buganvilia

La buganvilla es muy resistente, crece rápidamente y ofrece un espectacular espectáculo de color durante todo el año.

Estas enredaderas son máquinas de florecer que lucen muy bien trepando por una pared, extendiéndose como cubierta de suelo en las laderas, o podadas y cultivadas en contenedores.

La buganvilla es originaria de América Central y del Sur. Las vides establecidas pueden soportar una ligera helada, pero tendrás que llevarlas al interior durante el invierno en lugares donde las temperaturas caen por debajo de los 3 grados Celsius bajo cero.

Las buganvillas crecen rápidamente y tienen tallos rígidos con espinas cubiertas de hojas en forma de corazón. Sus enredaderas pueden crecer hasta 12 metros de altura con apoyo.

Las variedades arbustivas de bajo crecimiento sólo alcanzan unos pocos metros de altura y pueden cultivarse en contenedores.

Cómo propagar la buganvilla

cultivar esquejes de buganvilla

Si bien la buganvilla tiene semillas, esas semillas pueden tardar mucho en crecer. En su lugar, también puedes intentar propagarla mediante sus esquejes (tallos). Las mejores épocas del año para hacerlo son en otoño o primavera.

Primero, corta un nudo de aproximadamente 15 a 20 cm de largo, quita las hojas de la parte inferior y haz un corte transversal en la punta para acelerar la aparición de raíces, plántalo en un suelo bien drenado.

La planta tardará un tiempo en afianzarse en el suelo, pero puedes agregar un estimulante de enraizamiento y un fertilizante para ayudar a acelerar el proceso.

Aunque las tasas de éxito de propagación son medias a bajas, si alguno de tus esquejes enraiza con éxito, crecerá bastante rápido a partir de ahí.

Una vez que tengas un corte exitoso y veas que comienzan a crecer nuevas hojas, puedes trasplantarlo a una maceta más grande o directamente en el jardín.

Cómo cultivar buganvilla

cultivar buganvilla

La buganvilla necesita mucho sol, si la plantas una en un lugar sombreado, no conseguirás un derroche de flores, que es el objetivo de plantar una buganvilla. Tendrás solo enredaderas y espinas. Necesita al menos seis horas de sol al día.

El suelo debe estar bien drenado, no les gusta permanecer húmedas durante mucho tiempo y pueden pudrirse las raíces en suelos pesados. Les gusta la tierra arenosa y suelta.

Al momento de plantarla manipula el cepellón con cuidado, ya que las raíces son finas y pueden dañarse fácilmente durante el trasplante.

Riega después de la plantación y luego semanalmente hasta que la planta esté establecida. Una vez que se haya establecido (lo que suele tardar de uno a dos años), deja de regarla excepto en épocas de sequía extrema. A la buganvilla le gusta la sequedad.

Cultivar buganvilla en macetas

cultivar buganvilla en maceta

Si no tienes la suerte de vivir en un lugar en el que nunca hiela, pero quieres cultivar buganvillas, hay buenas noticias: la buganvilla funciona muy bien en macetas.

De hecho, la vid florece más cuando sus raíces están ligeramente apiñadas, por lo que poner la buganvilla en una maceta la convierte en una máquina de floración.

Cuando llegue el frío del invierno, lleva tu buganvilla en maceta al interior y ponla junto a una ventana soleada hasta que vuelva el calor.

Elige una de las variedades arbustivas y más cortas para que no abrume la maceta. Algunas buenas opciones son ‘Vera Deep Purple’, ‘Singapore Pink’, ‘Crimson Jewel’ o ‘La Jolla’.

Utiliza una tierra para macetas que drene bien y que no tenga mucho musgo de turba. El musgo de turba retiene la humedad y puede hacer que se pudra la raíz. Lo ideal es una mezcla para macetas diseñada para palmeras o cactus.

Elige un recipiente de al menos 20 litros y que tenga agujeros de drenaje. De lo contrario, acabarás con una buganvilla muerta por la putrefacción de las raíces.

Si quieres poner un enrejado en el recipiente con la buganvilla, hazlo cuando la coloques en la maceta. Colocar uno después puede dañar las raíces de la planta, que son finas y poco profundas.

Riega la buganvilla con la frecuencia suficiente para mantener la tierra húmeda hasta que esté establecida. Una vez establecida, riega sólo cuando el primer centímetro de la tierra esté seco.

La buganvilla prefiere los riegos profundos poco frecuentes a los riegos superficiales regulares. Echa agua a la planta hasta que salga por los agujeros del fondo de la maceta.

Asegúrate de que la maceta esté a pleno sol. Más sol = más floración. La planta necesita al menos seis horas de sol directo al día para estar más florecida.

Abona cada dos semanas durante la temporada de floración. La buganvilla en maceta se alimenta mucho. Utiliza un alimento para plantas soluble en agua mezclado a la mitad de su potencia para mantener la floración. Ver: Cómo hacer abonos y fertilizantes líquidos orgánicos.

Cuidados de la buganvilla

cuidar buganvilla

Puedes podar tu planta durante todo el año, pero especialmente a finales del invierno, antes del nuevo ciclo de crecimiento.

La buganvilla florece en el nuevo crecimiento, por lo que puedes podar después de cada ciclo de floración.

Si llueve con regularidad una vez que la planta se ha establecido, no es necesario regar. A la buganvilla le gusta la sequedad.

Prefiere un buen riego profundo cada tres o cuatro semanas a frecuentes riegos superficiales. Si la buganvilla recibe demasiada agua, puede contraer enfermedades fúngicas y la pudrición de las raíces.

La buganvilla florece mejor cuando se mantiene en el lado seco. Demasiada agua le dará mucho crecimiento verde y menos flores.

El frío es un problema. A estas tropicales no les gusta bajar de los 0 grados Celsius. Pueden soportar una o dos noches de heladas ligeras, pero cualquier otra cosa y morirán.

Las vides establecidas pueden soportar una ola de frío periódica mejor que las recién plantadas.

No la abones. Esta resistente planta no lo necesita. Pero sí puedes alimentar la tierra que la rodea con compost. Una capa de 10 cm de compost en primavera es suficiente.

Formación de la buganvilla

Las buganvillas que crecen más altas necesitan apoyo o serán una cubierta de suelo. Como son enredaderas que se enroscan y no tienen zarcillos para sujetarse a las paredes, tendrás que atarlas.

Se pueden sujetar en una espaldera, en una valla o en una estructura. Utiliza ataduras fuertes y átalas bien, porque las ramas de la buganvilla pueden ser pesadas.

Los tipos más cortos y arbustivos pueden recortarse para formar setos o topiarios. Algunas personas incluso las entrenan como plantas de bonsái.

Plagas y enfermedades

La buganvilla está relativamente libre de enfermedades y plagas, pero a veces es vulnerable a las siguientes:

  • Pulgones
  • Minador de la hoja
  • Mancha foliar bacteriana y fúngica
  • Insectos escamosos
  • Trips
  • Ácaros de la araña
  • Babosas y caracoles
  • Oruga

También puede ser de interés leer: Cómo propagar, cultivar Glicinas y sus cuidados.

En caso de que algunas de estas plagas ataquen a tu planta puedes leer el siguiente artículo, donde enseñamos varios insecticidas fáciles de hacer: Cómo hacer y aplicar Insecticidas caseros y orgánicos

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.