Cómo cultivar Camelia en maceta y sus cuidados

Por suerte, bastantes variedades de Camelia son aptas para el cultivo en maceta. Sólo tienes que hacer un poco de trabajo de preparación y dedicar un poco de tiempo y esfuerzo al mantenimiento. Entonces, ¿qué hace falta para cultivar camelia en maceta? Coge una silla y hablemos de ello.

cultivar camelia en maceta

Necesidades de la camelia

El cultivo en contenedor puede reducir la cantidad de mantenimiento que necesita una camelia porque crea un entorno de crecimiento que es más fácil de controlar.

Es decir, cuando las temperaturas caen en picada de forma inesperada, no hay que esforzarse por envolverlas o cubrirlas con mantillo: basta con trasladarlas al interior.

Una de las principales necesidades a tener en cuenta es la aireación. A las raíces de este arbusto no les gusta estar profundamente enterradas; prefieren estar cerca de la superficie del suelo para no asfixiarse.

También es muy importante mantener un nivel de humedad constante, ya que estas plantas no toleran ni la sequía ni el encharcamiento del suelo.

Aunque prefieren las temperaturas cálidas, no son amantes del sol y prefieren la sombra moteada o parcial, en lugar de la exposición directa al sol.

Las plantas jóvenes son especialmente intolerantes a la luz solar directa y fuerte y deben ser protegidas hasta que se desarrollen.

A la hora de elegir la mejor variedad, ten en cuenta que algunas camelias pueden llegar a medir más de seis metros de altura.

No son conocidas por crecer extremadamente rápido, pero es probable que tengas que podarlas para controlar su tamaño cada primavera.

Qué maceta elegir

cultivar camelia en maceta

A la hora de cultivar camelia en maceta puedes elegir de arcilla, metal, madera o incluso de plástico.

En general, la mejor elección es una maceta de un tamaño manejable que pueda trasladarse a una zona protegida durante las olas de frío. Un buen drenaje es imprescindible, así que una que tenga agujeros de drenaje es imprescindible.

Una buena regla general es elegir un recipiente que sea de 5 a 10 centímetros más grande que la anchura y la profundidad del sistema radicular existente de la planta.

Como regla general, las camelias crecen muy bien en macetas de entre 40 a 60 cm de diámetro.

Plantar camelia en una maceta

plantar camelia en maceta

Para cultivar camelia en maceta correctamente, empieza con una mezcla de tierra rica para macetas que contenga mucha materia orgánica y que drene bien.

Una que incluya corteza triturada, hojas de árboles trituradas o agujas de pino compostadas, esta última es la mejor porque las camelias prefieren un suelo con un pH ácido de 5,5 a 6,5. Las camelias prefieren la tierra suelta y rica.

Si empiezas con una planta comprada en una tienda o en una maceta, sácala con cuidado de la maceta en la que está y observa el estado del sistema radicular.

Si las raíces están fuertemente compactadas o muestran signos de podredumbre, como un color negro, marchitamiento o moho viscoso, querrás solucionarlo antes de trasplantar. Afloja la tierra que sostiene el sistema de raíces y mira bien, si vez alguna que no está bien, simplemente córtala.

Las raíces sanas deben tener un aspecto entre blanco y marrón, y estar firmes, flexibles y húmedas, pero no viscosas.

Cuando estés listo para trasplantar, añade a la nueva maceta unas cuantas tazas de la mezcla de tierra que hayas elegido, creando una capa en el fondo de profundidad adecuada para elevar la parte superior de las raíces de la planta hasta el nivel de la superficie del suelo.

A las camelias no les gusta que las entierren, así que evita asentar la planta a demasiada profundidad.

Coloca la planta en el recipiente y rellena con tierra el espacio restante cubriendo bien todas las raíces. Presiona suavemente con las manos para asentarla en su sitio y riega bien.

Una vez que la camelia esté en su nuevo hogar, colócala en un lugar con sombra parcial o con luz solar difusa.

Cuidados de las camelias en maceta

cultivar camelia en maceta cuidados

Poda

Necesitarán un recorte de vez en cuando. No les irá bien si se descuidan durante mucho tiempo, y mostrarán ciertos comportamientos, como la caída de los brotes, el escaso crecimiento o las enfermedades, si no se cuidan.

Riego

cultivar camelia en maceta regar

La humedad constante es muy importante para una camelia sana. Comprueba que la tierra tiene la humedad adecuada una o dos veces por semana.

Si los tres o cuatro centímetros superiores de la tierra se sienten secos al tacto, deberás regar en profundidad, dejando que el exceso de agua se escurra. Asegúrate de que la planta no se quede en el agua, ya que esto puede provocar la putrefacción de las raíces.

La cantidad de agua que necesitará tu camelia dependerá del tipo de maceta en la que se encuentre, de las temperaturas a las que esté expuesta y de si está creciendo o floreciendo.

Una buena regla general es ofrecer más agua durante los periodos de crecimiento y cuando hace calor y está seco en el exterior.

También puedes añadir una capa de mantillo de madera triturada sobre la tierra para evitar que la humedad se evapore.

Proteger del frío

Cuando se prevean bajas temperaturas estacionales, deberás proteger la planta con antelación para evitar que se dañe.

Riega en profundidad y envuelve la maceta en una manta gruesa o en unas cuantas capas de tela, cubriéndola y atándola alrededor de la base del tronco, para mantener el calor.

Puedes añadir una capa de plástico de burbujas alrededor de la planta, envolviendo tanto el arbusto como la maceta. Si va a hacer mucho frío, puedes doblar la capa con la manta y el plástico de burbujas.

Si puedes trasladar la maceta a un lugar más protegido, como un garaje o una terraza acristalada, es una opción aún mejor para asegurarte de que una helada fuerte no mate a tu camelia.

Trasplantar

A medida que la planta crece, puedes notar que la maceta se le queda pequeña.

Las raíces pueden hacerse visibles en los agujeros de drenaje, las raíces de la superficie del suelo pueden empezar a enroscarse en los bordes donde han entrado en contacto con las paredes de la maceta, o la planta puede empezar a tener un aspecto poco saludable.

Cuando esto ocurra, necesitará una maceta más grande que el recipiente en el que tu planta está creciendo actualmente. Prepara la planta y la maceta como se ha descrito anteriormente.

Lo más probable es que tengas que trasplantar la planta cada dos o tres años, ya que sigue creciendo.

Entre un trasplante y otro, puedes retirar los cinco o seis centímetros de tierra superior cuando la planta empiece a echar brotes y rellenarla con tierra fresca.

Abonar

Ten en cuenta que no estás añadiendo demasiado, ya que las plantas que crecen en contenedores necesitarán menos fertilizante que las plantadas en el suelo.

Puedes añadir fertilizante a finales del verano o principios del otoño, cuando se están formando los brotes, y de nuevo a principios o mediados de la primavera, cuando la planta empieza a crecer.

Cada vez que añadas fertilizante a una planta, asegúrate de regar bien, ya que las sales pueden acumularse en el suelo con el tiempo.

Si observa que se forma una capa de costra blanquecina en la parte superior de la tierra, es señal de que hay demasiado fertilizante. Es posible que tengas que replantar y reducir la cantidad que estás aplicando.

Se puede añadir una capa de compost como abono superior para aportar nutrientes adicionales.

Para obtener los mejores resultados, incluye posos de café usados o agujas de pino en la tierra que vas a utilizar para tu camelia, esto añade un poco de acidez.

Poda

cultivar camelia en maceta poda

El mejor momento para una poda ligera es después de que las plantas florezcan, a finales de la primavera o principios del verano en la mayoría de las regiones. La poda en este momento fomenta la producción de más flores para la siguiente temporada.

Si no tienes previsto recolectar semillas de tu planta, deberás cortar las flores a medida que se vayan marchitando para que la planta pueda redirigir su energía a otras zonas.

Evita cortar más de lo necesario para mantener el tamaño y la forma. Una poda severa hará que la planta crezca en lugar de producir flores.

Si tu planta es muy densa, con ramas que crecen muy juntas, puedes podar algunas para abrir el flujo de aire. No recortes las ramas principales, sino que céntrate en las más pequeñas que llenan el espacio.

A menos que tu camelia haya crecido mucho, sólo tendrás que recortar uno o dos centímetros en los extremos de las ramas para promover la brotación.

Podar las ramas muertas o moribundas es muy importante, ya que da a la planta la oportunidad de redirigir la energía hacia otras funciones, como la brotación.

También puede ser de interés leer: Cómo propagar, cultivar Begonia y sus cuidados.

Una vez que conozcas a tu camelia y encuentres una rutina de cuidados, disfrutarás aún más de sus flores sabiendo que le estás proporcionando exactamente lo que necesita.

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.