Cómo cultivar Ciruelas (ciruelo) de manera orgánica

El ciruelo (Prunus domestica) es un gran árbol frutal tanto para los jardineros principiantes como para los expertos. Son resistentes al frío, requieren poco mantenimiento una vez establecidos y producen grandes cosechas de deliciosa fruta de hueso. Veamos cómo cultivar ciruelas de manera orgánica.

cultivar ciruelas

El mejor clima para cultivar ciruelas

Los ciruelos son muy resistentes y muchas variedades pueden soportar inviernos fríos.

Si vives en una zona con inviernos fríos, considera la posibilidad de cultivar una variedad de ciruelo híbrido americano (como el ciruelo alderwood), algunos de los cuales pueden funcionar bien con temperaturas muy frías.

Si te encuentras en una zona con inviernos moderadamente fríos, considera una variedad de ciruela híbrida americana o europea. Las ciruelas europeas (Prunus domestica, como las green gage, stanley o damson), aunque no son tan resistentes como las híbridas americanas, pueden soportar el frío en la mayoría de los climas.

Si vive en una zona con inviernos suaves, considera la posibilidad de plantar una variedad japonesa (Prunus salicina, como las ciruelas methley o satsuma), que se desarrollan mejor en climas más cálidos, de forma similar a los melocotoneros.

Cultivar ciruelas a partir de semillas

Un hueso de ciruela o una semilla necesita luz brillante y temperaturas cálidas para germinar. Inicia las semillas en primavera, una vez que haya pasado el peligro de las heladas.

Utiliza un recipiente de vivero de 15 cm de alto lleno de abono para semillas o una mezcla de mitad de tierra para macetas y mitad de arena gruesa funciona bien para germinar las semillas de ciruela, sólo hay que asegurarse de que el recipiente tenga agujeros en el fondo.

Siembra una semilla de ciruela en el recipiente a una profundidad de 5 cm. Coloca el recipiente en el exterior, en un lugar luminoso y protegido, o en el interior, cerca de una ventana donde reciba luz brillante.

Se recomienda una temperatura diurnas de unos 30 grados celsius y nocturnas de unos 20 grados para germinar las semillas de ciruela. Mantenga la tierra húmeda pero no empapada. Un hueso de ciruela fresco y estratificado puede tardar varios meses en germinar, pero generalmente se empieza a observar los brotes en un mes.

Una vez que e árbol de ciruelo haya alcanzado una altura de al menos 10 cm puede ser trasplantado a una maceta más grande o a su lugar definitivo en el jardín.

Cómo plantar un ciruelo

Lo mejor es plantar los ciruelos a raíz desnuda a finales del invierno o a principios de la primavera, mientras están inactivos; esto minimiza el impacto del trasplante y anima al árbol a empezar a crecer en primavera poco después de ser plantado.

Si se cultivan ciruelos en un contenedor, plántalos en primavera o a principios de verano, antes de que llegue el calor. Cuando llegue el momento de plantar tu ciruelo:

1. Elige y prepara el lugar

Los ciruelos necesitan pleno sol para producir fruta dulce, así que elige un lugar de plantación que reciba al menos seis horas al día. En cuanto al suelo, prefieren un terreno arcilloso, con buen drenaje y rico en materia orgánica.

Dependiendo de la variedad de ciruela que elijas, tu árbol puede autopolinizarse o necesitar un segundo árbol para la polinización cruzada; si tu árbol no se autopoliniza, asegúrate de elegir un lugar con espacio suficiente para al menos dos árboles maduros. Los árboles de tamaño estándar necesitan al menos seis metros de espacio, mientras que las variedades enanas necesitan al menos tres metros.

2. Prepara el árbol joven

Si tienes un arbolito de ciruelo plantado en un contenedor o en un cepellón (lo que significa que sus raíces están envueltas en arpillera para un transporte seguro), no tienes que hacer nada para preparar el árbol.

Sin embargo, si vas a plantar una planta a raíz desnuda (lo que se recomienda en el caso de los ciruelos, ya que se establecen rápidamente después de la plantación), pon las raíces en remojo en un cubo de agua durante un máximo de seis horas para que beban bien.

3. Cava el agujero

El hoyo de plantación debe ser entre 10 y 15 centímetros más ancho y profundo que el cepellón del ciruelo; no querrás que ninguna de las raíces se doble sobre sí misma cuando coloques el árbol.

4. Coloca las raíces en el agujero

La línea de tierra del tronco debe coincidir con la línea de la superficie del agujero. Si tu árbol joven es un injerto, asegúrate de que la unión del injerto está por encima de la superficie.

Si tu árbol joven es un árbol de bola y arpillera, colócalo en el agujero con la arpillera todavía envuelta para mantener el portainjerto seguro mientras colocas el árbol, luego rompe la arpillera por los lados del agujero y levanta el árbol para quitar toda la envoltura.

5. Extiende las raíces

Para favorecer el crecimiento de las raíces desde el árbol, extiéndelas y colócalas suavemente sin doblarlas demasiado.

6. Rellena el agujero

Rellena el agujero con tierra y compost. A medida que lo llenes, agita suavemente el tronco hacia delante y hacia atrás para ayudar a que la tierra penetre en el sistema radicular. Una vez rellenado el agujero, reafirma la tierra con la punta del zapato para que el árbol tenga una base estable sin bolsas de aire.

Añade una capa superior de mantillo alrededor del árbol para retener la humedad y disuadir a las malas hierbas (pero sin tocar el tronco, ya que podría hacer que la madera se pudriera).

7. Riega el árbol joven

Después de plantar árboles frutales de cualquier tipo, riega a fondo para ayudarles a asentarse en su nuevo hogar.

Cómo cuidar tu ciruelo

Como es un frutal de bajo mantenimiento, no necesitas hacer nada para asegurar una gran cosecha de buenos frutos:

Regar

Durante el primer o segundo año, riega tu ciruelo semanalmente de forma abundante y a baja altura durante la temporada de crecimiento. Un sistema de goteo hará que el agua penetre profundamente en el suelo y ayudará a los árboles nuevos a establecer raíces fuertes y profundas.

Riega abundantemente tus árboles cada semana durante la primera temporada de crecimiento para promover un crecimiento vigoroso. A continuación, reduce la cantidad de agua y riega con regularidad. Riega profundamente cada planta en la línea del suelo, deja que la tierra se seque un poco y vuelve a regar.

Recuerda regar tus árboles hasta bien entrado el otoño para que la tierra tenga suficiente humedad durante los meses de invierno.

Poda

Para mantener el árbol libre de plagas y enfermedades, como los pulgones y la enfermedad de la hoja plateada, poda los ciruelos con tijeras una vez durante la temporada de crecimiento: para los árboles jóvenes, opta por el principio de la primavera, y para los árboles maduros, opta por la mitad del verano.

No podes nunca en otoño o invierno, ya que dejará a tu árbol vulnerable a las heladas y a las infecciones.

Adelgazar

Si se deja que produzcan toda la fruta posible, los ciruelos pueden dar demasiada fruta para sus ramas, y éstas pueden romperse por el peso. Para evitarlo, aclara la fruta con regularidad: los frutos deben estar separados entre sí de 5 a 10 cm en las variedades japonesas y 5 cm en las variedades de ciruela europea y americana.

Fertilizar

Los ciruelos crecen mejor si se fertilizan una vez al año, a principios de la primavera, antes de que la fruta haya empezado a crecer, con un fertilizante multiuso o con compost envejecido.

Evita abonar el ciruelo después de que haya empezado a dar frutos, ya que cualquier nuevo “movimiento” desviará la energía de la producción de frutos.

Polinizar

Si tu ciruelo no es autofértil y necesita de un árbol cercano para polinizarlo y producir fruta, es especialmente importante que tu jardín sea acogedor para los polinizadores, como las abejas. Nunca rocíes insecticidas cuando tus ciruelos estén floreciendo.

Cómo cosechar las ciruelas

La recolección de las ciruelas dependerá de la variedad del árbol:

Recoge las ciruelas híbridas americanas y las europeas cuando la piel de la fruta se sienta suave al apretarla ligeramente y la ciruela se desprenda fácilmente de la rama al retorcerla. Están listas para comer inmediatamente.

También puede ser de interés leer: Cómo plantar Kiwi en casa fácilmente, cuidados y cosecha.

Cosecha las ciruelas japonesas un poco antes, cuando la fruta esté bien coloreada pero sólo ligeramente blanda al tacto. Deja que las ciruelas japonesas maduren en el interior durante varios días antes de comerlas.

Las ciruelas no se conservan mucho tiempo: guárdalas en el frigorífico hasta una semana.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *