Cómo cultivar Coles de Bruselas de manera orgánica

La col de Bruselas (Brassica oleracea var. Gemmifera) también llamada repollo de bruselas, es una planta de origen europeo septentrional, muy difundida sobre todo en los países escandinavos. Toma su nombre de la capital de Bélgica, donde parece que nació esta curiosa variedad de col. Es una planta de la familia de las crucíferas o brasicáceas. En este artículo te enseñamos cómo cultivar coles de bruselas de manera orgánica, veremos también cómo sembrar desde semillas, cuando cosechar y todos los cuidados que requiere.

cultivar coles de bruselas

Resumen

  • Nombre: Brassica oleracea var. gemmifera
  • Familia: Brasicáceas – Crucíferas
  • Tipo de planta: Bienal
  • Exposición: Soleada
  • Suelo: Fresco, profundo, húmedo y rico
  • Siembra: Primavera
  • Cosecha: Otoño e invierno

La pequeña col de bruselas se parece a la col pero en una escala miniatura, con cabezas de unos tres centímetros de diámetro. La planta de col de bruselas desarrolla un tallo de un metro de altura. En la base se forman bultos axilares esféricos que son en realidad los brotes que luego se cosechan y cocinan. Una planta produce 30 o 40 brotes, por lo que es muy productiva. Veamos como cultivar coles de bruselas.

Clima y suelo ideal para cultivar coles de bruselas

Clima: Siendo una planta de origen nórdico, a la col de bruselas le gustan los climas frescos, con veranos no demasiado secos ni calurosos. Aunque no tolera los inviernos muy duros, en muchas regiones se cultiva a menudo en invernaderos.

Sugerimos cultivar coles de bruselas en zonas donde los veranos son bastante frescos. En el sur, donde las temperaturas son tórridas, se debe pensar en sombrearlas para que la planta no sufra de calor excesivo.

Suelo: Como las coles de bruselas necesitan nitrógeno y potasio en el suelo, la labranza es muy importante, el abono o estiércol debe estar bien maduro, y el suelo debe moverse en profundidad para permitir que las raíces penetren bien y que el agua se drene sin estancarse.

Cómo y cuándo sembrar la col de bruselas

Las semillas pueden ser sembradas a principios de primavera, con un ciclo de cultivo de unos 4 meses. Se encuentran entre las coles más exigentes en cuanto a temperatura (no toleran el frío intenso pero también sufren de demasiado calor), por lo que es importante «planificar» el momento de la siembra y el trasplante.

Recomendamos sembrar la col de bruselas pequeñas macetas o almácigos. En general, a principios de la primavera. Prepara el almácigo con tierra para macetas y coloca una semilla en cada cubo, cúbrelas con no más de 1 cm de tierra y enseguida riega con un pulverizador. Finalmente coloca la bandeja o la maceta al sol directo.

Una vez que las plantas logren el segundo par de hojas puedes realizar el trasplante a su lugar definitivo.

Cultivar coles de Bruselas

Al cultivar col de bruselas las plantas de deben plantar a una distancia de unos 50 a 70 cm una de la otra.

Prepara el hoyo de cultivo, este debe ser un poco más grande que las raíces de la planta, quita las coles de bruselas con cuidado del almacigo y ponlas en el agujero, cubre bien las raíces con tierra y riega con abundante agua. Finalmente cubre con mantillo orgánico el suelo. De ser posible haz el trasplante al caer la tarde, cuando el sol no dé directamente en el lugar de cultivo.

El mantillo orgánico reducirá el riego y mantendrá el suelo húmedo, así como mantendrá a raya las malas hierbas. Si no cubres con mantillo tus coles de bruselas, deben ser cultivadas con deshierbes manuales frecuentes en sus lechos, tanto para controlar las malas hierbas como para mantener el suelo aireado.

Cuando la planta comienza a desarrollar cabezas, puede ser una buena idea agregar tierra en la base del tallo para darle más estabilidad. Si el sol del verano pega fuerte, puede ser aconsejable utilizar redes de sombra para evitar que la planta sufra un calor excesivo.

Si se quiere favorecer la hinchazón del fruto, al final de la temporada se puede cortar la parte superior de la planta y privarla de parte de las hojas, dejando sólo las hojas apicales. De esta manera, la planta puede concentrar sus esfuerzos en los frutos. Para tu información, la parte superior de la planta es comestible (crece como un repollo).

Las coles de Bruselas también se pueden cultivar en macetas. El consejo es elegir variedades enanas que crezcan hasta una altura de 60 a 70 cm y que se puedan cultivar fácilmente en macetas.

Enfermedades de la col de bruselas

Las coles de Bruselas son propensas a la alternancia, al moho, a la podredumbre basal (rhizoctonia y esclerotinia) y a la hernia de la col.

Para controlar estas enfermedades fúngicas, se puede utilizar un tratamiento basado en el cobre en la agricultura orgánica. El purín de cola de caballo también puede ser útil para controlarlos. Además de los hongos, las coles temen a ciertas bacterias como la Erwinia Carotovora y los xantomas.

Como todas las coles, las coles de bruselas también son atacadas por pulgones y moscas de la col. Contra las larvas del gusano de la col es útil el Bacillus thuringiensis y el aceite de neem.

Para defender el jardín contra los pulgones se puede usar una mezcla de jabón negro y agua en un pulverizador, mientras que contra los elatéridos se puede usar piretro.

Combinación y rotación de cultivos

No se debe permitir que las coles de bruselas vuelvan a su propio suelo o al suelo de otras coles durante al menos dos años. Les gustan las legumbres (como los guisantes, las judías o las habas) que enriquecen el suelo con nitrógeno.

Hay vegetales a los que les gusta las coles porque alejan las plagas: los tomates, el apio, el romero y la salvia.

Cosechar coles de Bruselas

En general, el ciclo de cultivo dura cuatro meses. Las coles de Bruselas se cosechan una vez al año y suelen durar dos semanas. Las variedades tempranas pueden empezar a dar frutos a finales del verano, mientras que si se recoge más tarde, también se puede cosechar en otoño (si el tiempo lo permite).

También puede ser de interés leer: Cómo cultivar Pimienta de manera orgánica.

Una helada corta mejora el sabor de esta verdura. Las cabezas se cosechan cuando tienen al menos 3 cm de diámetro, para que estén crujientes y tiernas.

En la cocina. Las coles de Bruselas no se comen crudas. Son una excelente guarnición que puede ser frita, hervida o gratinada.

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.