Cómo cultivar Corona de Espinas (corona de Cristo) y sus cuidados

La Euphorbia milii, conocida como corona de espinas o corona de cristo, es una suculenta única. Se caracteriza por sus hojas de color verde brillante y sus gruesos tallos leñosos cubiertos de espinas. Florece todo el año con flores rodeadas de brácteas más grandes que pueden ser de color rosa, blanco, amarillo, naranja o rojo. Aprende cómo propagar, cultivar Corona de espinas y sus cuidados.

cultivar corona de espinas

Dónde cultivar corona de espinas

En el interior, sólo alcanza unos 60 cm de altura, mientras que en el exterior puede llegar a los 1,80 m. Por lo general, sus hojas verdes sólo están presentes en los nuevos brotes, por lo que una planta de corona de espinas madura, en el exterior, puede tener un aspecto muy diferente a la que se mantiene pequeña en el interior.

Si quieres cultivar corona de espinas en el exterior, dale mucho espacio para crecer y luz solar.

Además, cuando la trasplantes por primera vez a tu jardín, deberás darle mucha agua hasta que se establezca. Después, puedes reducir el riego, ya que la Euphorbia milii es una suculenta que tolera la sequía.

Por último, debes encontrar un lugar soleado para esta planta en tu jardín, mucho sol permitirá que florezcan más flores, lo que la hará parecer brillante y saludable.

Ten en cuenta que esta planta puede tolerar la sombra si es necesario, pero ponerla fuera del sol hará que sus hojas se marchiten ligeramente y sus flores desaparezcan.

Cómo propagar corona de espinas

propagar corona de espinas

La propagación de la corona de espinas puede realizarse durante todo el año si lo haces dentro de la casa, pero si lo haces en el jardín, las mejores épocas son otoño y primavera.

Para que prospere, necesita un suelo con buen drenaje y compost para enriquecerlo y arena gruesa para que drene más.

La maceta de esta planta no debe ser mucho más grande que su cepellón, ya que el exceso de tierra en la maceta de una planta de corona de espinas puede provocar la retención de agua, lo que puede hacer que sus raíces se pudran.

Al propagar la corona de espinas, también necesitarás guantes para protegerte de su savia y sus espinas.

Empieza por hacer un corte en la punta de un tallo de al menos 5 a 6 centímetros de la parte superior de la planta; el corte debe incluir un nuevo brote de hoja para obtener los mejores resultados.

A continuación, envuelve el tallo en una toalla de papel para dejar que se seque y haga un callo. Al cabo de unos días, el extremo cortado de tu tallo debería aparecer fruncido, lo que significa que está listo para plantar.

Introduce tu punta cortada en una pequeña maceta con tierra que drene bien y presiona suavemente la tierra alrededor de su base para asegurarla.

Mientras esté en fase de enraizamiento, mantén la tierra húmeda y colócala en un lugar soleado para ayudarla a crecer. Una vez que veas nuevos crecimientos en la planta es señal de que puedes trasplantarla.

Cómo y cuándo trasplantar una corona de espinas en maceta

cultivar corona de espinas

Debes trasplantar tu corona de espinas cada dos años aproximadamente, y planea hacerlo a principios de la primavera o a finales del invierno en horas de la tarde, cuando el sol no sea fuerte.

A medida que la tierra del recipiente original envejece, pierde la capacidad de drenar adecuadamente, lo que provoca la putrefacción de las raíces.

Los materiales que necesitarás para trasplantar tu planta de corona de espinas son una mezcla de tierra para suculentas y cactus que drene bien, guantes y una nueva maceta que sea sólo un par de centímetros más grande que la original.

Comienza el proceso de trasplante sacando la planta de su antigua maceta con cuidado de no dañar la planta ni hacerte daño con las espinas. Para que la extracción sea más manejable, puedes aflojar el agarre de la tierra al borde de la maceta con una herramienta plana, como un cuchillo para mantequilla.

Una vez fuera de la maceta, separa la tierra vieja de las raíces con los dedos o con un tenedor de jardinería.

A continuación, colócala en su nueva maceta, colocando la nueva tierra firmemente sobre sus raíces. Por último, riega generosamente la planta de la corona de espinas antes de volver a colocarla en un lugar soleado.

Cuidar y cultivar corona de espinas

cultivar corona de espinas cuidados

Luz

Lo más importante es darles luz solar. Cuanta más luz solar reciban al día, más flores tendrán. Incluso tres o cuatro horas de luz solar al día pueden ayudarlas a florecer de forma fiable.

Por lo tanto, si piensas tener tu corona de espinas como planta de interior, colócala en una ventana orientada para que reciba el sol más directo.

Riego

Para regar tu corona de espinas, lo mejor es que compruebes la tierra introduciendo el dedo en ella: Si el primer centímetro de tierra está seco, es hora de regar.

Hazlo generosamente hasta que el agua salga por el orificio de drenaje. En invierno, necesitará un riego algo menos frecuente. En esta época, sólo riega si los 5 ó 6 centímetros superiores de la tierra están secos.

Sea cual sea la estación del año, asegúrate de tirar el exceso de agua que quede en el platillo para evitar la putrefacción de las raíces y otras enfermedades.

Fertilizar

Las plantas de la corona de espinas también pueden beneficiarse de la fertilización con un abono líquido equilibrado para plantas. Ver: Cómo hacer Fertilizantes líquidos orgánicos.

Cada dos semanas durante la temporada de crecimiento de la planta en primavera, verano y otoño, puedes alimentarla; sin embargo, debes asegurarte de diluir la solución a la mitad primero.

¿Es tóxica la planta de la corona de espinas?

La planta de la corona de espinas es, por desgracia, tóxica. La Euphorbia milii es perjudicial para los seres humanos y los animales domésticos, ya que provoca diarrea, vómitos e irritaciones de la piel.

Esto se debe a que su savia contiene 5-Deoxyingenol, una sustancia química natural que puede causar una serie de síntomas peligrosos en mascotas como perros, gatos y caballos si se ingiere.

Además, las espigas de la planta pueden ser peligrosas por sí mismas. Los perros pueden morder y masticar el tallo, causando pinchazos y desgarros en la boca, lo que provoca infecciones. Los niños también pueden agarrar las espigas sin darse cuenta, causando dolorosas heridas.

Para evitar lesiones o irritación de la savia, vigila siempre a tus mascotas y a los niños pequeños cerca de estas plantas.

También puede ser de interés leer: Cómo propagar y cultivar Cactus de Pascua (hatiora gaertneri).

Cuando podes, propagues o trasplantes tu corona de espinas, asegúrate de llevar guantes para no pincharte ni mancharse la piel con la savia. Si le entra accidentalmente la savia venenosa en los ojos, puedes sufrir quemaduras y necesitar atención médica.

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Una idea sobre “Cómo cultivar Corona de Espinas (corona de Cristo) y sus cuidados”