Cómo cultivar Filodendro (philodendron gloriosum) y sus cuidados

Apreciadas por su follaje en forma de corazón y hojas grandes, la Filodendro Glorioso (Philodendron gloriosum) es una planta tropical que suelen ser fácil de cultivar y cuidar, añadir unas cuantas ayudará a transformar tu espacio en una jungla de interior. Veamos cómo propagar, cultivar Filodendro Glorioso y sus cuidados.

cultivar Filodendro Glorioso

Descripción básica

  • Nombre botánico: Philodendron gloriosum
  • Nombre común: Filodendro Glorioso o Filodendro
  • Familia: Araceae
  • Tipo de planta: Perenne
  • Tamaño adulto: Hasta 2,5 pies de altura
  • Exposición al sol: Parcial
  • Tipo de suelo: Bien drenado
  • pH del suelo: Ácido, neutro
  • Tiempo de floración: Rara vez florece en interiores
  • Área nativa: América del Sur (Colombia)
  • Toxicidad: Tóxica para personas y mascotas

Esta nativa de Colombia no es una epífita trepadora como muchas especies del género. En su lugar, el follaje aterciopelado en forma de hoja de corazón, con llamativas venas blancas, tiene un hábito rastrero. Veamos cómo cultivar Filodendro y sus cuidados.

Cómo propagar Filodendro Glorioso

propagar Filodendro Glorioso

A diferencia de las especies de filodendros enredaderas, la propagación de Filodendro Glorioso se realiza mejor mediante esquejes de rizomas vegetativos (el tallo subterráneo).

Busca una sección adecuada de rizoma (que a menudo se ve creciendo cerca de la superficie del suelo) y corta trozos en los que crezcan al menos un par de hojas.

Deja que el extremo cortado del esqueje se encalle durante unas horas antes de plantar cada sección en una maceta con tierra.

Mientras esperas, prepara la maceta con una mezcla en partes iguales de tierra de jardín y compost, una vez formado el callo del esqueje plántalo en la tierra, no lo entierres muy profundo, deja que se vea un poco sobre la superficie del suelo.

Debes protegerlo cubriéndolo con nailon transparente para aumentar la humedad necesaria y así desarrolle nuevas raíces y brotes, recuerda colocarlo con luz brillante e indirecta y mantener siempre el suelo húmedo pero no encharcado.

Abre el nailon cada dos o tres días durante al menos 15 minutos o más para que circule el aire y evitar el desarrollo de bacterias y hongos.

Las raíces se desarrollarán en el plazo de un mes, a partir del día en que las pongas en el recipiente.

Una vez que veas que crecen dos o tres hojas nuevas, transfiera tu esqueje a una maceta permanente con una nueva mezcla. Ahora, puede empezar a cuidar su planta de la misma manera que la planta madre.

Cultivar Filodendro Glorioso en maceta

Cultivar Filodendro Glorioso en maceta

Con su hábito de crecimiento extendido y rastrero, es mejor cultivar Filodendro Glorioso en una maceta más ancha que profunda: una forma larga, estrecha y rectangular funciona bien, recuerda que debe tener agujeros de drenaje.

Sin embargo, con su hábito de crecimiento lento, probablemente no necesitarás replantarla más que cada dos o tres años.

Cuidados del Philodendron Gloriosum

Cultivar Filodendro Glorioso

Al igual que con muchas especies de filodendros, no te preocupes demasiado por tu glorioso de bajo mantenimiento. El riego y el abono excesivos son problemas comunes para esta planta.

Luz

Para maximizar la salud y el tamaño del follaje, debes ofrecerle mucha luz brillante e indirecta. Una ventana orientada al oeste o al este con sol de mañana y luz filtrada de tarde suele funcionar bien.

Demasiado sol directo puede chamuscar las hojas y hacer que se caigan, pero las condiciones de poca luz significan que no se desarrollará bien y puede volverse demasiado frágil.

Suelo

Las mezclas para macetas para están ampliamente disponibles en los mercados. Si no encuentras una o quieres hacer la tuya propia, asegúrate de que esté suelta y tenga un buen drenaje para evitar la putrefacción de las raíces.

Una parte de tierra negra de jardín, una parte de arena de rio o de perlita funcionan bien.

Agua

El Filodendro Glorioso es sensible al exceso de agua. La podredumbre de las raíces es común si esta planta tiene los pies húmedos o la maceta tiene un mal drenaje.

Como regla general, es mejor esperar a que se sequen los 5 ó 6 centímetros superiores de la mezcla antes de regar, y no te asustes si te olvidas de regar de vez en cuando.

Temperatura

Crece bien en un rango de temperatura de 18-30°C. Evita exponerlo a temperaturas inferiores a 10C.

Si las temperaturas descienden regularmente por debajo de los 10 grados C, deberás protegerla, si la tienes en el jardín cúbrela con un nailon trasparente, y si la cultivas dentro, ponla cerca de una ventana donde reciba sol.

Humedad

Le gusta la humedad alta (más del 50%). Si tienes aire seco procedente de tu aire acondicionado, considera la posibilidad de utilizar un humidificador o poner tu gloriosum sobre una bandeja llena de guijarros con agua.

Fertilizante

El uso de un fertilizante líquido de media potencia cada uno o dos meses durante la temporada de crecimiento puede fomentar un follaje más vigoroso y saludable en esta planta de crecimiento lento.

Sin embargo, no se alimentan mucho, y un exceso de fertilización puede provocar quemaduras en las raíces y el amarillamiento de las hojas. Hazlo solo una vez al año.

Poda

La poda de tu Philodendron gloriosum no requiere mucho mantenimiento. Se trata simplemente de eliminar el follaje insalubre, desgarrado o muerto. De este modo, toda la energía se destina al crecimiento de un follaje nuevo y más sano.

Plagas y enfermedades

Los ácaros, las cochinillas y las moscas blancas son algunas de las plagas más comunes que pueden atacar a la planta.

Mantener el follaje seco y evitar que la planta se riegue en exceso la mantendrá libre de enfermedades.

Toxicidad

Las grandes hojas de esta planta pueden tener restos de cristales de oxalato de calcio, que pueden causar malestar estomacal o irritación de la boca si se consumen. Sería conveniente mantenerla alejada de los animales domésticos y los niños.

Problemas comunes

Cultivar Filodendro Glorioso

Aunque esta planta es conocida por ser de bajo mantenimiento y sin problemas, necesita las condiciones adecuadas para prosperar. Los problemas que se mencionan a continuación son señales comunes de que no está dando a tu Filodendro Glorioso lo que necesita.

Las hojas se vuelven amarillas

Si su planta tiene hojas amarillas, no es necesariamente algo de lo que debas preocuparte. El follaje viejo en la base de la planta puede empezar a amarillear y caer como parte del ciclo natural.

Si ocurre con el follaje más nuevo, puede ser un signo de exceso de riego o de alimentación excesiva de la planta.

Hojas caídas

La razón más común por la que puedes empezar a ver esas preciosas hojas caídas es no tener los niveles de humedad adecuados.

Los pies mojados y la consiguiente putrefacción de las raíces son el problema más grave, pero dejar que la planta se seque demasiado es otra razón.

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.