Cultivar Fresas (frutilla) en el interior de manera orgánica

Cómo cultivar fresas (Fragaria) en el interior es una pregunta que vemos a menudo, así que aquí tienes una guía paso a paso para hacerlo. No es de extrañar que mucha gente se pregunte cómo cultivar fresas (frutillas) en el interior ya que son muy sabrosas y saludables. Y también hay buenas noticias, ¡amantes de las plantas! Puedes cultivar tus propias fresas en el interior, y aquí tienes una sencilla guía de 9 pasos sobre cómo hacerlo.

cultivar fresas en el interior

Cultivar fresas (frutillas) en interiores

Las fresas o frutillas son bastante simples de cultivar, sobre todo en primavera, pero hoy queremos enseñarte como cultivar frutillas todo el año dentro de casa. A continuación te mostramos los 9 pasos mas fáciles a seguir para cultivar fresas en el interior de la casa.

Paso 1: Elige la variedad de fresa adecuada para plantar en el interior

Se cree que las fresas de fruto grande son originarias de Europa en el siglo XVIII. Pero muchos otros países desarrollaron sus propias variedades en el siglo XIX. Por eso hay cientos de variedades de fresas, con diferentes tamaños, niveles de dulzor e incluso colores.

Una de las variedades más recomendadas para plantar en interior es la fresa alpina. Las fresas alpinas son ideales para cultivar en interior porque se agrupan y mantienen una forma compacta.

Además, son plantas fuertes que pueden sobrevivir con menos luz solar en comparación con otras variedades de fresas. Las fresas alpinas son conocidas por su intenso aroma y sabor. Tienen un marcado sabor dulce y son perfectas para tus recetas de ensaladas y postres.

Paso 2: Encuentra una ubicación ideal

La ubicación ideal para una planta de fresas es una zona que esté casi siempre a unos 20-25 °C (68-77 °F). Las plantas deben recibir al menos 8 horas diarias de luz solar. Además, elige una zona en la que la planta pueda crecer hasta 30 cm de altura.

Paso 3: Prepara las semillas

semillas de fresa

Hay varias formas de cultivar fresas, a saber, a partir de una planta madura, en agua o a partir de semillas. Por ahora, vamos a ver cómo cultivar fresas en el interior de la forma más divertida posible: cultivándolas a partir de semillas recogidas. Aunque puedes comprar una planta de fresa, no es tan divertido como cultivar fresas a partir de semillas.

Sigue estos pasos para preparar tus semillas de fresa:

  • Seca o deshidrata completamente una fruta de fresa. Una fruta será suficiente; una fresa tiene unas 200 semillas en su piel.
  • Una vez que esté completamente seca, raspa la fresa con un palillo para quitar las semillas.
  • Lava las semillas con agua fría para eliminar el jugo.
  • Sécalas en un par de toallas de papel.
  • Guarda las semillas en un lugar fresco y seco, y sigue rotando las semillas y cambiando las toallas de papel hasta que estén completamente secas. Sabrás que están completamente secas cuando estén duras al tacto y sean difíciles de aplastar.

Paso 4: Prepara la tierra

La preparación del suelo es un paso importante para el crecimiento óptimo de cualquier planta. El objetivo es proporcionar a tus plantas de fresa la tierra nutritiva que necesitan. Además, asegúrate de aflojar la tierra comprimida.

El mejor tipo de suelo para las fresas es el suelo limoso, que es una mezcla de arena, arcilla y componentes orgánicos. Absorbe bien el agua y la humedad, lo que es ideal para las fresas.

Mezcla compost o musgo de turba con tu tierra vegetal. Y añade algunos posos de café y cáscaras de huevo para añadir acidez y potasio.

Paso 5: Prepara la maceta

Cuando elijas un recipiente para las plantas de fresa, ten en cuenta la ubicación de la planta. Si vas a colocar las fresas en el alféizar de una ventana (como se recomienda), elige un recipiente rectangular para maximizar el espacio de crecimiento de la planta.

Si tienes poco espacio en tu vivienda, puedes optar por cestas colgantes. Sea cual sea el recipiente que elijas, asegúrate de que tiene un buen drenaje para evitar que la planta se ahogue con demasiada agua.

Como las fresas tienen las raíces muy cortas, bastará con un recipiente bajo de unos 15 centímetros de altura. Llena la maceta con 10 centímetros de tierra para añadir las semillas.

Paso 6: Planta las semillas

Esparce 1 ó 2 semillas por recipiente y sepáralas al menos 35 cm unas de otras. No apiñes las semillas, ya que las plantas apiñadas son propensas a los mohos y otras enfermedades.

No entierres las semillas, riega suevamente y deja que ellas se entierren solas. Luego coloca el recipiente en una zona con acceso a la luz solar, como el alféizar de una ventana.

Las fresas crecen mejor en zonas donde reciben al menos 8 horas de sol al día. Si realizas este paso correctamente, podrás ver las plántulas en 2 o 3 semanas.

Paso 7: Riega tus plantas de fresa correctamente

Las fresas son plantas resistentes, pero no se llevan bien con el exceso o la falta de riego. Si estás aprendiendo a cultivar fresas en interiores, comprueba a diario la humedad de la tierra introduciendo un dedo.

Esto te indicará si tu planta de fresas necesita ser regada. Por regla general, sólo debes regarlas cuando la tierra esté seca hasta un centímetro por debajo de la superficie. Más que eso puede ahogarlas, y menos las mantendrá resecas. Otra opción es utilizar un medidor de humedad en la tierra de tus fresas.

Paso 8: Fertilizar

Las fresas son plantas hambrientas y prosperarán cuando se las abones con un fertilizante de calidad. Para obtener resultados óptimos, utiliza un fertilizante cada dos semanas cuando las plantas empiecen a florecer.

Elige un abono orgánico que sea seguro para las frutas. No querrás poner productos químicos en algo que vas a comer después.

Paso 9: Cosechar fresas

cosechar fresas de interior

Espera que tus fresas estén maduras. Lo mejor que puedes hacer con las fresas maduras es cosecharlas y comerlas de inmediato. Ten en cuenta que las fresas demasiado maduras atraen a los insectos y se pudren fácilmente.

Cómo cultivar fresas en el interior – Unas palabras finales

Ahora que has aprendido cómo cultivar fresas en el interior y todos sus beneficios, el siguiente paso debería ser obvio. Sí, ¡ve a plantar tus propias fresas! Hay muchas variedades y formas de cultivar fresas, así que experimenta para encontrar lo que te funciona.

También puede ser de interés leer: Cómo cultivar Frambuesas en macetas de manera orgánica.

Te lo agradecerás cuando tus plantas de fresa crezcan y tengas un suministro de estas deliciosas bayas durante todo el año.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *