Cómo cultivar Fresas (frutilla) en Maceta y sus cuidados

Cultivar fresas (Fragaria) en macetas y cestas colgantes es una forma fácil de disfrutar de frutas super dulces. Las plantas de fresa son compactas y perfectas para espacios pequeños como macetas, jardineras y cestos. Cultivar fresas en macetas es también una buena manera de evitar plagas o enfermedades bacterianas y fúngicas. Veamos cómo hacerlo.

cultivar fresas en maceta

Tipos de maceta para fresas

Las fresas tienen raíces superficiales, por lo que no tiene sentido tener un recipiente profundo para cultivarlas, ya que sería un desperdicio de mezcla para macetas.

cultivar fresa en maceta

Las fresas suelen ir bien en las clásicas torres de fresas con pequeños bolsillos, metiendo una planta por bolsillo. O bien, una maceta típica de 30 a 35 cm de diámetro puede albergar de dos a tres plantas. 

Por supuesto, puedes plantar un recipiente más pequeño de 15 a 20 cm para una sola planta, pero las macetas más pequeñas se secarán más rápido y habrá que regarlas más a menudo, así que tenlo en cuenta.

Tierra para macetas

Utiliza una mezcla multiuso de buena calidad y sin turba. Nunca aconsejamos utilizar tierra de jardín, ya que en un contenedor se compactará y tardará en drenar, lo que no le gustará a las fresas.

Las plantas de fresa prefieren una mezcla de drenaje libre, algo que se mantenga lo suficientemente húmedo pero que nunca se encharque.

Se recomienda llenar las macetas con una mezcla 50-50 de tierra de alta calidad para macetas y compost.

También puedes aplicar un alimento líquido más rico en potasio a intervalos regulares, como un fertilizante para tomates cada dos semanas durante la temporada de crecimiento.

Cultivar fresas en macetas

Cultivar fresas en macetas

Plántalas de forma que las raíces queden cubiertas, pero las coronas queden justo por encima de la tierra. La corona es el tallo corto y grueso donde emerge el follaje en la parte superior y las raíces en la inferior.

Reafírmelas bien. Si la corona se inclina hacia un lado, haz que apunte hacia el borde del contenedor. De este modo, las plantas crecerán por encima del borde, colgando del contenedor para aprovechar al máximo el espacio disponible.

Puedes espaciarlas un poco más cerca de lo que necesitarían en el suelo, con una separación de entre 15 y 20 centímetros.

Lo último que hay que añadir es un mantillo de paja. La paja levantará el follaje, los frutos y las flores por encima de la mezcla para macetas.

Esto ayudará a mantenerlos limpios y a garantizar que no se asienten en la superficie húmeda de la mezcla, lo que podría provocar la putrefacción.

La paja también ayuda a dar sombra a la mezcla para macetas, de modo que retiene la humedad durante más tiempo y mantiene las raíces un poco más frescas.

Coloca paja alrededor de las copas, asegurándote de que el follaje se levanta sobre ella y no queda enterrado. Si no puedes conseguir paja, puedes utilizar virutas de madera, cualquier cosa que mantenga seca la parte superior.

Cultivar fresas en macetas

Finalmente riega hasta que el agua salga por los orificios de drenaje de la maceta. Riégalas con regularidad para mantener la humedad de la mezcla.                                                                                                                                                         

Riega bien y coloca la maceta en un lugar donde reciba pleno sol: al menos de 6 a 8 horas de luz directa cada día. Si cultivas fresas en una cesta colgante, evita colgarla en una zona que reciba mucho viento.

Cuidados de fresas en macetas

Cultivar fresas en macetas

Riego

Riega con regularidad, sobre todo cuando las plantas estén fructificando, para que las bayas sean de buena calidad. No obstante, no riegues en exceso.

Si no estás seguro de si tu maceta necesita ser regada, mete el dedo en la tierra para ver si todavía está húmeda a unos dos centímetros de profundidad. La tierra húmeda significa que no hay que regar. La tierra seca significa que es hora de hacerlo.

Abono

Me gusta aplicar un fertilizante orgánico de liberación lenta cuando planto, pero también puedes utilizar un fertilizante líquido orgánico cada dos o tres semanas durante la temporada de crecimiento (lee las instrucciones del envase para conocer las indicaciones específicas).

Podar los estolones

Algunas variedades de fresas producen muchos estolones que quedan muy bien cuando caen en cascada por el lateral de la maceta, pero restan energía a la planta, reduciendo su rendimiento.

Corta los estolones con unas podadoras manuales afiladas cuando aparezcan para fomentar la máxima producción de fruta.

Elimina los que aparezcan en el primer año y, si puedes, evita dejar que crezcan demasiados en el segundo. Al eliminarlos, estaremos animando a nuestras plantas a concentrarse en hacerse más grandes, mejores y más audaces.

Proteger la cosecha de fruta

Las fresas en contenedor sufren menos plagas, enfermedades e incluso pájaros que en las plantas cultivadas en tierra, pero eso no significa que no puedan ocurrir.

Vigila tus plantas y, si los pájaros se convierten en un problema, cubre las macetas o cestas con una red antipájaros.

Cuidado de las fresas en invierno

Las plantas de fresa no pasan el invierno en el exterior. Puedes trasladar las macetas a un lugar protegido, como un garaje o un sótano sin calefacción.

Comprueba cada pocas semanas si la tierra se ha secado y riega cuando sea necesario. También puedes sacarlas de su contenedor y meterlas en un lecho de jardín para que pasen el invierno. Cúbrelos con un mantillo de paja u hojas trituradas para mayor protección.

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once − 6 =