Cómo cultivar Garbanzos de manera orgánica

Los garbanzos (Cicer arietinum) son fáciles de cultivar y se adaptan a una gran variedad de suelos y climas. Su cultivo se asemeja al de los guisantes, verduras de la misma familia. Tiene la ventaja de ser más resistente a las enfermedades y de poder soportar mejor la falta de agua. Los garbanzos son una adición popular a la dieta vegetariana porque son muy ricos en proteínas y también se obtiene ácido fólico, manganeso, hierro y fibra. Son esencialmente muy nutritivos y ricos en varios minerales que no son comunes en otras plantas. En este artículo veremos cómo sembrar y cultivar garbanzos de manera orgánica y los cuidados que requiere para obtener una buena cosecha.

Resumen

  • Nombre botánico: Cicer arietinum
  • Familia: Legumbres, Fabaceae
  • Floración: Verano
  • Tipo de planta: Anual
  • Altura: 60 cm a 1 m
  • Exposición: Soleado
  • Tipo de suelo: Con grava, pobre
  • Plantación: Primavera

Suelos y climas para cultivar garbanzos

El garbanzo es una planta muy resistente. Pero aunque es relativamente resistente al frío, se inclina menos a soportar la humedad del suelo. Su profundo sistema de raíces le permite soportar y apreciar la sequía de verano durante la fructificación.

Los garbanzos pueden cultivarse en la mayoría de los suelos superficiales o profundos, ricos o pobres, siempre que estén bien drenados, sólo los suelos fríos y húmedos son prohibitivos. Los mejores suelos, sin embargo, son aquellos que se calientan rápidamente.

Cómo sembrar garbanzos

La siembra de garbanzo se realiza principalmente a finales del invierno o principios de primavera, dependiendo de la región, aunque en un clima templado y no muy lluvioso es posible sembrar en otoño. La temperatura del suelo debería estar idealmente entre 10 y 15°C.

Para cultivar garbanzos de manera exitosa ten en cuenta que deben ser sembrados en el lugar donde crecerán, no es recomendable hacer almácigos.

  • Primero que nada prepara la tierra; afloja y nivela el suelo con una pala de dientes y un rastrillo, luego abre surcos de unos 3 cm de profundidad y 40 cm de separación.
  • Coloca las semillas en paquetes de 3 para asegurar la siembra, ya que no todas las semillas germinarán, con una separación de 20 a 25 cm. En caso de que crezcan todas sólo se conservará la mejor plántula y se quitarán las más débiles.
  • Cubre las semillas con una delgada capa de tierra y riega con un pulverizador o regadera de lluvia fina, moja bien el suelo pero con cuidado de no hacer charcos. Después de 8 o 10 días aparecerán los primeros brotes.

Los garbanzos se pueden cultivar en macetas, pero estas deben ser bastante profundas, ya que su sistema de raíces es muy grande.

Mantenimiento de las plantas de garbanzos

Regar durante las primeras semanas si las lluvias son escasas. Una vez que las plantas hayan crecido bien no es necesario regar ya que son sensibles a la humedad constante y toleran muy bien la sequía. 

Mantener el lugar de cultivo libre de malas hierbas pasando la azada de vez en cuando. Cuando las plantas alcancen 20 cm de altura, puedes colocar soportes para que puedan sostenerse y las ramas no caigan al suelo.

Plagas y enfermedades de los garbanzos

El garbanzo es una leguminosa poco atacada por las plagas, produce ácido málico que hace que la mayoría de las plagas fitófagas huyan. Sin embargo, hay que tener cuidado con lo siguiente:

Antracnosis: es una enfermedad criptogámica que se propaga con el viento y la lluvia. Causa manchas cóncavas claras o marrones en las vainas, hojas y tallos de las hojas. Las plantas afectadas deben ser arrancadas y quemadas. Como medida preventiva, puedes alternar cada dos hileras de garbanzos con una hilera de lino.

La combinación de garbanzos y lino ayuda a retardar la progresión del hongo responsable de la antracnosis.

Como todas las legumbres, los garbanzos fijan el nitrógeno del aire en sus nodos. Los siguientes cultivos pueden entonces beneficiarse de los residuos de nitrógeno que quedan en el suelo.

Cómo y cuándo cosechar garbanzos

Las plántulas de primavera se cosechan después de 5 meses de cultivo, durante el verano. Las vainas de los garbanzos se recogen cuando están secas, son de color marrón y estallan bajo la presión de los dedos.

También puede ser de interés leer: Sembrar y cultivar lentejas de manera orgánica.

Corta las plantas a nivel del suelo para que las raíces permanezcan en el suelo y lo enriquezcan a medida que se descomponen, luego desgrana las vainas para extraer los granos.

Para recolectar los garbanzos cosechados ponlos dentro de una bolsa de tela y sacude la misma para desprender las vainas, de esta manera será más fácil ya que dentro de cada vaina hay solo una semilla de garbanzo, si lo haces de manera individual te llevará mucho más tiempo.

Si deseas conservar los garbanzos mantenlos alejados de la humedad y guárdalos en un lugar que no reciba luz solar.

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.