Cómo cultivar Gardenia en Maceta y todos sus cuidados

El cultivo de gardenia en maceta es fácil y posible, requiere algunos cuidados y atención, pero merecen la pena, ya que las gardenias son famosas por su embriagadora fragancia y su hermosa apariencia. Sigue leyendo para saber cómo cultivar gardenias en macetas y sus cuidados.

cultivar gardenias en maceta

¿Qué son las gardenias?

La gardenia es un arbusto subtropical originario de Asia. Sus grandes flores blancas, parecidas a las rosas, son unas de las más aromáticas y, junto con su plumoso follaje verde, la planta de gardenia tiene un aspecto magnífico.

  • Nombre botánico: Gardenia jasminoides
  • Otros nombres: jazmín del cabo, rosa de jazmín, jazmín de rosa, danh-danh, gandhraj.

Maceta ideal para cultivar gardenias

cultivar gardenias en macetas

Deberás elegir una maceta que sea entre 10 y 15 centímetros más grande que la del vivero en la que vienen. De este modo, las raíces tendrán espacio para estirarse y establecerse para que la planta esté sana.

Lo ideal es empezar con una maceta de unos 30 cm de ancho y profundidad, esto le dará un buen espacio a sus raíces evitando que debas trasplanta cada año.

El drenaje es importante. A las gardenias no les gusta que sus raíces se mojen. Si eliges una maceta con sólo un pequeño agujero de drenaje en el centro, puedes considerar la posibilidad de perforar algunos más antes de plantar.

Si utilizas un recipiente que no tiene orificio de drenaje y no quieres perforar alguno, rellena el fondo con unos centímetros de piedras pequeñas o grava para evitar que las raíces del arbusto se queden en el agua.

El mejor material para las Gardenias es la piedra natural o la terracota, que permiten que la humedad se evapore a través de las paredes del contenedor.

Condiciones ideales para cultivar Gardenias en macetas

cultivar gardenias en macetas

Ubicación

Las gardenias pueden estar en un lugar a pleno sol, pero la mejor ubicación es una que les dé un poco de sombra o un descanso del sol por la tarde en verano.

Una cosa que debes cuidar al elegir un lugar para tu arbusto de gardenia es que necesita una buena circulación de aire a su alrededor.

Mantén el flujo de aire a su alrededor, además, ten cuidado de no colocarla en un lugar desde el que el agua se derrame sobre su follaje por mucho tiempo, ya que las gotas de agua pueden provocar un crecimiento de hongos en las hojas.

Suelo

Para cultivar gardenias en macetas, elige una tierra de calidad que sea ligera, esté bien drenada y sea rica en materia orgánica.

Puedes utilizar tierra de mezcla arenosa para ello. Añade entre un 10 y un 20 por ciento de perlita o piedra pómez a la tierra de jardín para facilitar el drenaje

Hay que evitar la tierra rica en arcilla y que retenga agua. La tierra debe ser ácida y el nivel de pH alrededor de 4,8 – 6 es ideal.

Humedad

El nivel de humedad ideal es de alrededor del 70%. Cuando riegues, evita rociar o mojar el follaje para aumentar la humedad, ya que puede provocar una infección por hongos.

En su lugar, coloca tu gardenia en maceta sobre una bandeja con guijarros que esté llena de agua para aumentar el nivel de humedad.

Temperatura

La temperatura en torno a los 20 C es óptima para las gardenias, a esta temperatura se forman los botones florales. Las fluctuaciones de temperatura dañan los botones florales o pueden tardar más en florecer.

La temperatura alrededor de 15 C – 30 C es ideal para su crecimiento. Por debajo de – 7 C la planta se enfrenta a un daño considerable.  

Cuidados de la Gardenia en maceta

cultivar gardenias en macetas

Riego

Riega la planta en profundidad, pero sólo cuando la superficie de un centímetro de la tierra se haya secado. Para comprobarlo, introduce el dedo índice en la tierra. En cualquier caso, evita regar en exceso para prevenir que se pudran las raíces.

Abono

Por lo general, para las gardenias se utilizan abonos ácidos. Puedes encontrar abono especial para gardenias en cualquier tienda de jardinería o por Internet. Ver: Cómo hacer abonos y fertilizantes líquidos orgánicos

La aplicación de sal de Epsom una vez al mes durante la temporada de crecimiento también es esencial para el correcto crecimiento de la gardenia.

Un suelo ácido es la clave para que las gardenias crezcan con éxito. Si el suelo no es ácido, añade cenizas de madera  o café usado para cambiar el nivel de pH. Puedes comprar un kit en las farmacias para medir el pH.

Por otro lado, Los posos de café usados son un gran abono casero, puedes aplicarlos en la época de crecimiento, durante la primavera. Ver: 8 maneras de usar posos de Café en el jardín y la huerta

Trasplantar

Si la maceta le ha quedado pequeña, trasplantala a finales del invierno o principios de la primavera. Aprovecha este momento para ponerle una maceta un poco más grande que la actual y cambiar por completo el sustrato.

Al trasplantar, no es necesario podar las raíces, ya que son finas y poco profundas, y podarlas puede causar daños en las raíces.

Recuerda regar enseguida y dejar las maceta en un lugar donde no reciba sol directo durante unos días, esto ayuda a que la planta se recupere más rápido del trasplante.

Poda

Cuando termine el periodo de floración, poda ligeramente tu arbusto para mantener su hermoso diseño compacto.

Elimina todas las ramas muertas, dañadas o enredadas que se crucen entre sí y que impidan la penetración de los rayos del sol y la circulación del aire.

Cortar flores marchitas

Retira las flores gastadas tan pronto como se marchiten y desvanezcan. Esto favorecerá la aparición de nuevas flores.

Pasar el invierno

Algunas variedades de gardenia pueden tolerar temperaturas de hasta -6 a -10 C, pero por debajo de esta temperatura es difícil salvar este hermoso arbusto en flor.

Por lo tanto, si quieres cultivar gardenias en macetas en un clima muy frío, es mejor mantenerla en el interior cerca de una ventana durante el invierno y proporcionarle calor y temperatura por encima de 10 C.

Plagas y enfermedades

Para prevenir enfermedades, evita el riego por encima de las hojas y el riego excesivo. Las principales plagas que la atacan son los pulgones, las cochinillas y la araña roja.

Algunos consejos adicionales

  • No cambies la ubicación de tu gardenia una y otra vez con demasiada frecuencia.
  • Una planta de gardenia ligeramente enraizada florecerá de forma más prolífica.
  • Los posos de café o té usados pueden ser un buen alimento para tu gardenia.
  • La ventilación adecuada es importante.

Puede ser de interés leer también: Cómo cultivar Camelia en maceta y sus cuidados

Artículos relacionados para complementar esta lectura:

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Una idea sobre “Cómo cultivar Gardenia en Maceta y todos sus cuidados”