Cómo cultivar Gladiolos (Gladiolas) y sus cuidados

Los Gladiolos o Gladiolas (Gladiolus) son grandes, vistosos y florecen en pleno verano, pocas otras flores ofrecen espirales de flores tan vistosas y la gama de colores es enorme, cubriendo los tonos más brillantes así como el espectro más suave. En este artículo aprenderemos a cultivar gladiolos y sus cuidados.

cultivar gladiolos

Introducción

Hay más de 50 variedades disponibles, así que hay un gladiolo para todos los gustos de color.

Dependiendo de la variedad, estas majestuosas flores pueden crecer hasta 1,5-2 m de altura y son perfectas para crear un colorido telón de fondo para las plantas más bajas.

También hay formas compactas de gladiolos, adecuadas para jardines más pequeños o para cultivar en macetas, que alcanzan aproximadamente 1 m de altura.

Todos son fáciles de cultivar en un lugar soleado, y quedan muy bien combinados con hierbas ornamentales o lavanda de floración estival.

Cuándo comenzar a cultivar gladiolos

cuando cultivar gladiolos

Al tratarse de bulbos de floración estival, es mejor plantar los gladiolos durante la primavera, una vez que haya pasado la amenaza de las heladas.

La floración tarda entre 90 y 100 días desde la plantación, por lo que si quieres prolongar el espectáculo de colores puedes plantar los bulbos en tandas, lo que permite prolongar la floración desde el verano hasta el otoño.

Los jardineros que viven en zonas templadas sin heladas pueden empezar a cultivar gladiolos desde mediados del invierno.

En zonas más frías con heladas, es más seguro esperar hasta finales del invierno o comienzo de la primavera para plantar.

En las zonas tropicales, los bulbos pueden plantarse durante todo el año, lo que garantiza un magnífico espectáculo floral, sin importar la estación.

Condiciones ideales para cultivar gladiolos

cultivar gladiolos

Dónde cultivar gladiolos

Las posiciones soleadas son esenciales para obtener tallos fuertes y una floración prolífica. Como los tallos de las flores son tan altos, es mejor plantarlos en un lugar protegido de los vientos fuertes.

Suelo

Aunque no son especialmente exigentes con el suelo en el que crecen, no les gusta tener las raíces mojadas durante mucho tiempo.

Evita los lugares húmedos y plántalos en suelos de drenaje libre, a los que se haya añadido materia orgánica: lo ideal es el estiércol bien descompuesto o el compost.

Abono

Se necesita poco abono, ya que las flores se nutren del bulbo. Sin embargo, añadir un abono completo aproximadamente un mes antes de la floración ayudará a producir flores fuertes y vibrantes.

No abones mientras la planta está dando flores, si deseas hacerlo espera a que pare la producción.

Riego

Al florecer en verano como lo hacen, los gladiolos necesitarán ser regados al menos una vez a la semana, pero cuidar estas plantas durante una ola de calor puede requerir un poco más de esfuerzo.

Un buen riego profundo es más eficaz que un ligero chapoteo con la manguera cada noche. Después de que las flores mueran, puedes dejar que las plantas se sequen un poco más.

Cómo plantar los bulbos de gladiolos

cultivar bulbos de gladiolos

Planta los bulbos a unos 5 cm de profundidad con la punta de crecimiento hacia arriba. Lo mejor es separar las plantas entre 10 y 15 cm.

Debido a su esbelto perfil, los gladiolos tienen un mayor impacto visual cuando se plantan en números generosos, así que colócalos en grupos de al menos seis y hasta 12 plantas.

Para evitar que el viento dañe los tallos, conviene atar las plantas a los tutores a medida que crecen; un solo tutor puede sostener tres o cuatro plantas en un grupo. Después de plantar los bulbos, riega siempre con abundante agua.

Si vas cultivar gladiolos en maceta, escoge una de al menos 10 litros y que sea más ancha que profunda.

Cuidados de los gladiolos

cuidados de los gladiolos

Tradicionalmente, se aconseja a los jardineros que desentierren los bulbos al final de la temporada para almacenarlos, pero en los climas suaves descubrirás que puedes disfrutar de años de flores sin ninguna atención especial.

Sin embargo, si vives en una región propensa a las heladas, puedes obtener mejores resultados desenterrándolos después de que las hojas hayan amarilleado y se hayan marchitado. Lávalos, sécalos y guárdalos en un lugar seco para volver a plantarlos al año siguiente.

Plagas

Cuando las plantas están en flor, los trips pueden ser una de las principales plagas del jardín. A veces se abren paso hasta los capullos en desarrollo e impiden que la flor se abra.

Vigila a estos pequeños insectos (pequeñas motas marrones o negras de 1 mm de largo) y rocía con un insecticida orgánico. Ver: insecticidas

¿Los gladiolos vuelven a crecer cada año?

Sí, pueden hacerlo. Los gladiolos provienen de un bulbo. Esto significa que, si están contentos en su posición, pueden multiplicarse y extenderse, por lo que puedes conseguir una bonita mata que producirá flores año tras año con muy poco esfuerzo.

Cosechar flores de gladiolos

cosechar gladiolos

Los gladiolos son unas flores cortadas exquisitas y, con una rica paleta de colores, se adaptan a todo tipo de arreglos florales.

Corta los tallos de las flores antes de que se abran, cuando aparezcan los primeros signos de color en las flores inferiores.

Intenta dejar un tercio del tallo intacto y utiliza el follaje con moderación, ya que proporciona alimento a la flor del año siguiente.

También puede ser de interés leer: Cómo propagar, cultivare Crisantemos y sus cuidados.

Las puntas de las flores se sienten atraídas por la luz del sol, por lo que si se colocan en posición horizontal durante unas horas, pueden inclinar sus puntas hacia la luz, lo que provoca que las flores se doblen y se retuerzan. Los floristas utilizan este método para producir interesantes muestras florales.

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.