Cómo cultivar Hierba de San Juan o Hipérico

La hierba de San Juan (hypericum perforatum), también conocida como hipérico es un arbusto de floración más que generosa que prácticamente no requiere mantenimiento después de su establecimiento. En el verano, revela magníficas flores amarillas que irradian en el paisaje. En otoño, produce unas bonitas bayas rojas que alegran el jardín. La hierba de San Juan se puede cultivar en macizos de flores, así como en setos bajos o como cubierta del suelo. La hierba de San Juan también puede crecer en macetas. Aquí están todos nuestros consejos para plantar y cuidar la hierba de San Juan.

Resumen

  • Nombre botánico: Hypericum perforatum
  • Nombres comunes: Hierba de san juan, hipérico, hipericón, corazoncillo
  • Plantación: Primavera u otoño
  • Floración: Verano
  • Exposición: Soleada o semi-sombra
  • Suelo: Suelto y profundo
  • Altura: 5 cm a 1,50 m

Hierba de San Juan en el jardín

La hierba de San Juan es una excelente cubierta vegetal, un formidable competidor de las malas hierbas. Las especies de arbustos se utilizan en setos bajos o en macizos de flores.

También puede utilizarse para estabilizar suelos inclinados propensos a la erosión y para plantar un talud. La hierba de San Juan también se puede cultivar en macetas, pero estas deben ser grandes.

Combina la hierba de San Juan con cornejo abigarrado para asegurar el volumen del ramo con sus ramas. Añade dalias, lirios, hortensias, margaritas, girasoles y zinnias.

Cómo cultivar la hierba de San Juan

El momento ideal para cultivar Hierba de San Juan es en otoño. Esto fomenta el arraigo. Es posible plantarla a principios de la primavera, pero esto requerirá un riego generoso y regular, especialmente si el clima se vuelve cada vez más cálido.

La hierba de San Juan no es difícil en cuanto a la condición del suelo, pero idealmente debe estar bien drenada y ser rico en nutrientes. Si su suelo es pobre, no te preocupes, la planta seguirá creciendo. Prefiere un lugar soleado, pero la mayoría de las especies toleran todas las exposiciones.

Para plantar, simplemente siga la misma técnica que para la mayoría de los arbustos, es decir, plantar en un agujero de dos a tres veces el tamaño del cepellón (raíces), agrega un poco compost al mismo y luego cubre bien las raíces con tierra de jardín, finalmente riega con abundante agua.

Aconsejamos cubrir el suelo al pie de la planta con una buena capa de mantillo orgánico, para protegerlo del sol y resguardar por más tiempo la humedad del mismo. Recuerda también que el cultivo de debe realizarse por la tarde, cuando el sol no esté dando directo en el lugar, esto ayudará a que la planta no sufra y se recupere más rápido.

Mantenimiento de la hierba de San Juan

La hierba de San Juan es particularmente resistente ya que puede soportar temperaturas tan bajas como -15°C. La floración tiene lugar durante todo el verano, pero para estimularla es necesaria una poda de mantenimiento.

La poda tiene lugar a finales de invierno o principios de primavera. También recuerda quitar las hojas secas y las flores marchitas sobre la marcha. Cada dos o tres años puedes podar un poco más severamente para darle una mejor forma.

En cuanto al riego, la hierba de San Juan sobrevive muy bien por sí sola. Sólo las plantas en maceta necesitan ser regadas.

Enfermedades

La hierba de San Juan es a veces susceptible a ser afectada por hongos, especialmente si el clima es cálido y húmedo. El envés de las hojas muestra entonces pústulas de color marrón anaranjado, el follaje adquiere un tono oxidado y cae prematuramente. Recoge las hojas enfermas y quémalas, para su tratamiento aplica caldo bordelés, este es un fungicida muy bueno y efectivo.

Propiedades de la Hierba de San Juan

La hierba de San Juan (Hypericum perforatum) es conocida por sus virtudes medicinales. En particular, se utiliza en la preparación de soluciones fitoterapéuticas para tratar la depresión y los trastornos del estado de ánimo.

También puede ser de interés leer: Cómo plantar y cuidar un hibisco en maceta o el jardín.

En la Edad Media, ya se utilizaba para tratar depresiones leves, de ahí su apodo de «caza del diablo». La hierba de San Juan también se utiliza como aceite esencial para combatir el acné, el eccema, las escaras, las quemaduras y las picaduras.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *