Como cultivar lechuga fácilmente

Las lechugas son bastante fáciles de cultivar y se pueden cosechar durante todo el año. También es una de las pocas verduras que le gusta la media sombra. Aprende cómo cultivar lechuga en casa fácilmente y de manera orgánica.

Períodos de crecimiento

La época ideal para sembrar y cultivar lechugas es durante el otoño y el invierno, aunque puede ser cultivada durante todo el año.

A la lechuga no le gustan los climas demasiado calurosos. En verano colocalas a media sombra o en un lugar que no reciba demasiado sol por la tarde.

La lechuga teme a la sequía, si la plantas a pleno sol tendrás que regar con más regularidad. De lo contrario, se irá rápidamente a la producción de semilla y producirá mucho menos hojas.

Se adapta a la mayoría de los tipos de suelo. Por supuesto, un suelo neutro, rico en humus y bien drenado será beneficioso para ellas. Un abono bien descompuesto antes de plantarla lo deleitará.

Sembrando lechuga desde semilla

Hay dos opciones para cultivar lechuga:

Siembra en almácigos o en una maceta: más fácil de proteger de las plagas y son más fáciles de cuidar

Sembrado en el lugar: a menudo resulta en plantas más fuertes y resistentes que no tienen que soportar el estrés del trasplante.

Si cultivas las semillas en almácigos intenta dejar espacios de 3 a 5 cm entre cada planta. Las plántulas que están demasiado cerca se desarrollarán menos bien. Entiérralas muy poco, apenas medio centímetro, tapa las semillas ligeramente con tierra y riega.

Mantén la tierra humedad siempre hasta que se levante, luego puedes regar cuando veas la tierra seca. Una vez que las plantas tengan 4 hojas pueden ser trasplantadas a su ubicación final.

Si decides sembrarlas directamente en el suelo has surcos en líneas de 0.5/1cm de profundidad y deja un espacio entre cada surco de unos 25 cm y entre cada planta también de 25 cm.

Cubrirlas con tierra y regarlas. Procura mantener siempre húmedo el lugar, riega pero con cuidado de no encharcar.

Trasplantar lechuga

Cuando hagas el trasplante no entierres el cuello de la planta (la base de las hojas). Deja que emerja un poco del suelo y que las raíces queden bien tapadas con tierra.

A menudo, después de 2 o 3 días de la plantación las lechugas pueden marchitarse. Ya no puede tomar suficiente agua y se seca. Si se mantiene la tierra húmeda, crecerán de nuevo.

Para limitar este fenómeno se puede «vestir» las plantas. Consiste en acortar las hojas en aproximadamente 1/3, para limitar la evaporación y favorecer la recuperación.

Cultivar lechuga en maceta

La lechuga se puede cultivar en una maceta, en un balcón o en el pretil de una ventana. Utiliza recipientes que tengan al menos 20 cm de altura. Coloca una planta por maceta o cada 25 cm si cultivas en el huerto. La tierra enriquecida con un poco de abono será perfecta para ellas.

Colócalas en un lugar que no reciba los rayos del sol durante las horas más calurosas del verano.

Mantenimiento

Riégalas tan pronto como la tierra se haya secado, de lo contrario, rápidamente empezara a estirarse para formar semillas y no será muy buena para comer.

Desyerba y escarba regularmente el suelo para evitar que crezcan las malas hierbas, mantener la humedad y airear el suelo. Esto también perturba las posibles larvas de gusanos cortadores de hojas.

Si se coloca un mantillo para proteger el suelo, presta atención a la posible aparición de babosas.

Cosecha de lechugas

La lechuga se cosecha entre 8 y 10 semanas después de la siembra. Cuando esté bien formada, córtala con un cuchillo en la base. Si dejas el tallo enterrado y mantiene la humedad la lechuga crecerá otra vez. Esto es bueno si deseas obtener semillas. No esperes demasiado para cosechar así las hojas serán más suaves.

Puede ser de interés leer también: Cultivo de plantas de fresa: ¿cuándo y cómo sembrarlas?

La lechuga puede guardarse en el refrigerador por unos días pero se marchitará rápidamente. Por eso recomiendo hacer siembras escalonadas y así disponer de lechugas frescas siempre.

Enfermedades y plagas

Las babosas y caracoles aman la lechuga bebé. Si ves que en el lugar hay de estos animalitos procura protegerlas. Un método efectivo es poner cenizas de leña alrededor de las plantas para que no se acerquen.

Si tus plantas colapsan y mueren sin razón aparente, podría ser un ataque de gusanos cortadores o gusanos de alambre. Pueden hacer mucho daño al atacar las raíces y la base de las plantas.

Las enfermedades fúngicas que atacan las hojas de la lechuga pueden ser: rhizoctonia, antracnosis, esclerotinia y botrytis.

Retira las hojas afectadas e intenta no regar el follaje. No plantes demasiado apretado y rota los cultivos para que no crezcan en el mismo lugar varios años seguidos.

Asociaciones benéficas

Lechuga y repollo es una buena combinación, la lechuga es muy útil para llenar los huecos entre los cultivos o para ocupar el área de crecimiento temprano.

Le gustará ser colocada a la sombra de otras verduras como entre los tomates, entre las filas de guisantes u otras coles.

Si cultivas la lechuga en el vivero y luego la trasplantas, sólo ocupará espacio unas pocas semanas antes de la cosecha.

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.