Cómo cultivar Lúpulo de manera orgánica y sus cuidados

Hay muchas razones para cultivar tu propio lúpulo. Sabores únicos, cervezas de lúpulo frescas y lúpulo orgánico para nombrar unos pocos. Esta guía contiene todo lo que necesitas saber para cultivar lúpulo de manera orgánica con éxito.

cultivar lúpulo

Introducción

El cultivo del lúpulo es un proceso muy gratificante. Puede requerir algo de esfuerzo, especialmente en los primeros años.

Una vez que tengas tu lúpulo en marcha, te verás recompensado año tras año con un lúpulo único y realmente fresco.

Me gusta comparar el lúpulo cultivado en casa y recogido fresco con las verduras. Es difícil encontrar la misma calidad de tomates en el supermercado y lo mismo ocurre con el lúpulo. Así que anímate y toma el control de tu lúpulo… ¡cultiva el tuyo propio!

Cuándo y dónde cultivar lúpulo

El cultivo del lúpulo comienza con la plantación de un rizoma (toroso de raíz) a principios de la primavera.

El momento de plantar los rizomas de lúpulo depende de su ubicación. Es conveniente esperar a que el suelo se haya descongelado y no haya peligro de heladas fuertes.

Selecciona un lugar que reciba mucha luz solar. Cuanto más sol, mejor. Al lúpulo le encanta el sol. Evita las zonas en las que las plantas reciban la sombra de árboles, edificios, etc.

Ten en cuenta que le no le gusta la humedad en exceso, si vives en una zona muy húmeda corres riesgo de que la planta sea afectada por hongos. En este caso, debes regarla muy poco.

Cómo plantar los rizomas

plantar lúpulo

El consejo convencional es que te asegures de espaciar tus lúpulos, 60 cm para variedades similares y 90 cm para tipos diferentes.

Cava un agujero lo suficientemente profundo como para que el rizoma quede cubierto por entre 15 y 20 centímetros de tierra.

Cuando coloques el rizoma en la tierra, puedes orientarlo de forma vertical u horizontal. Intenta determinar en qué dirección van a crecer los brotes del rizoma y colócalos de forma que crezcan verticalmente.

A veces es difícil saber en qué dirección crecen los cogollos, pero no pierdas el sueño por ello, si se les da el entorno adecuado, crecerán.

Enseguida de plantarlos riega con bastante agua hasta empapar el lugar, hazlo de apoco para no generar charcos. Mantén siempre la humedad del suelo hasta que comiencen los primeros brotes, luego puedes dejar que la tierra se seque un poco antes de seguir regando.

Recuerda que puedes cultivar los rizomas en macetas y luego trasplantarlos a su lugar definitivo, pero lo más aconsejables es hacerlo directamente en el lugar donde van a crecer, así evitas que la futura planta se estrese.

Cortar los “brotes de toro”

cortar brotes de lúpulo

Los primeros brotes que salen de la tierra se llaman «brotes de toro»… no es broma. Los cultivadores de lúpulo comerciales cortan estos brotes para aumentar la producción.

Obtendrás más lúpulo si decides recortar los brotes de la planta, pero no es un requisito para que el cultivo tenga éxito.

Si te da pereza o se te olvida, no te preocupes. Probablemente no seas un cultivador comercial que depende de una cosecha productiva para su sustento.

Por término medio, el lúpulo tarda entre 5 y 6 meses en crecer hasta que está listo para ser cosechado.

Cuidados del cultivo de lúpulo

cuidados del lúpulo

Cómo alimentarlos

La salud del suelo es vital para proporcionar al lúpulo los nutrientes que necesita para crecer. Puedes salir corriendo a comprar un saco de fertilizante, pero eso es una solución a corto plazo y, francamente, una solución miope que destruirá la vida microbiana de tu suelo.

Para garantizar un suelo sano, utiliza un compost de calidad y un mantillo con materia orgánica. Muchos ayuntamientos tienen compost gratuito que su suelo y su lúpulo adorarán.

Las hojas y la hierba funcionan bien como mantillo. Evita utilizar sólo virutas de madera, ya que eso provocará un desequilibrio en el suelo.

Si realmente necesitas una inyección rápida de nutrientes, en lugar de fertilizantes químicos, utiliza un té de compost. Ver: te de compost

Riego

Deberás regar tu lúpulo con frecuencia, dependiendo del pluviometría anual. Si el lúpulo es regado en exceso puede dar como resultado rizomas húmedos y podridos.

Inspecciona la planta y determine en base a su apariencia si necesita ser regada. Generalmente las hojas comenzarán a enrollarse o doblarse cuando necesita agua. En un clima seco se recomienda el riego diario y en un clima húmedo, puedes regar cada dos o tres días.

Una forma de comprobarlo es introduciendo un dedo unos centímetros en la tierra, si sientes que abajo está húmeda espera un día o dos, de lo contrario, si la sientes seca riega.

Coloca soportes a la planta

soporte para planta de lúpulo

El lúpulo crece mejor cuando puede trepar verticalmente. Lo más probable es que quieras instalar un enrejado para que puedan trepar. Esto no es necesario, pero al menos plántalos junto a una valla u otra estructura para que puedan trepar un poco.

Los cultivadores de lúpulo suelen utilizar cordel atado a un enrejado de alambre de al menos 5 metros de altura. Para el patio trasero, entre 2 y 4 metros de altura es suficiente.

Una vez que el lúpulo haya crecido más de 40 cm, se puede sujetar al cordel. Debes enrollar suavemente la rama alrededor del cordel en el sentido de las agujas del reloj unas cuantas veces.

Los sarmientos de lúpulo tienen unas pequeñas pinzas pegajosas (mi término técnico) que les ayudarán a agarrarse al cordel.

Una vez que hecho esto, el lúpulo crecerá hasta 30 centímetros en un día cuando los días sean más largos.

Cosechar lúpulo

cosechar lúpulo

Sabrás que tu lúpulo está listo para ser cosechado cuando cumpla los siguientes criterios:

Normalmente, el lúpulo está listo para ser recogido entre finales del verano o comienzo del otoño.

El color del cono de lúpulo pasará de un verde brillante a un tono ligeramente más apagado y los bordes pueden empezar a volverse ligeramente marrones.

El lúpulo inmaduro, cuando se aplasta, no recupera su forma. El lúpulo maduro será un poco más seco y elástico y recuperará su forma rápidamente.

Frota un cono y huélelo. Quieres los aromas típicos del lúpulo de su variedad y no aromas verdes, herbáceos o vegetales.

Por último, rompe un cono y busca la lupulina pegajosa y amarilla. Verás pequeños puntos amarillos dentro del cono cuando estén maduros.

Saber exactamente cuándo cosechar el lúpulo es un poco un arte. En general, es mejor tener lúpulo demasiado maduro que poco maduro.

Utilizar lúpulo húmedo

El uso de lúpulo húmedo, en mi opinión, es la mejor manera de utilizar el lúpulo cultivado en casa. Producirá una cerveza increíble y rara. Además, te ahorras la molestia de secar y almacenar el lúpulo.

Secar y almacenar el lúpulo

Si debes almacenarlos, querrás secarlos primero. Esto se puede hacer de muchas maneras. Simplemente extendiéndolos sobre una sábana en su garaje con un ventilador soplando sobre ellos puede ser una de las opciones más simples y mejores.

Debes secarlos hasta que los conos estén frágiles, pero no más. Revísalos a menudo mientras se secan y séllalos al vacío y congélalos una vez secos.

Preparación para el invierno

Después de cosechar el lúpulo, lo ideal es dejar la planta en su sitio hasta finales de otoño. Esto permite a la planta almacenar recursos en el rizoma para sobrevivir al invierno y volver con fuerza en la primavera.

Corta las ramas a nivel del suelo cuando la planta parezca muerta. Cubre la parte superior de la planta con un manto rico en nutrientes para el invierno.

Los insectos seguirán trabajando en ese mantillo y preparando los nutrientes para el próximo año mientras pasa el invierno.

También puede ser de interés leer: Cómo sembrar y cultivar Café orgánico.

Ya que estás cultivando tu lúpulo en casa y puedes darle la atención especial que se merece. Tómate el esfuerzo de cultivarlos sin el uso de pesticidas y fertilizantes químicos. Tu tierra y tu alma te lo agradecerán.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *