Cómo cultivar Manzanos en Maceta y sus cuidados

Las manzanas son probablemente la fruta de árbol más fácil de cultivar y la más popular. Puede que tengas la suerte de tener ya una en tu jardín, pero si no es así, es fácil establecerlas. En este artículo te enseñamos como cultivar manzana en maceta y todos sus cuidados.

cultivar manzana en maceta

Elegir la variedad de manzana para maceta

Los manzanos se venden de dos formas: a raíz desnuda (como su nombre indica, las raíces están expuestas cuando se compran estas plantas) o en contenedores.

Las plantas a raíz desnuda deben plantarse desde finales de otoño hasta principios de primavera; las plantas en contenedor pueden plantarse en cualquier momento del año, aunque es preferible hacerlo en invierno.

Para cultivar manzana en maceta, debes elegir una variedad que haya sido cultivada especialmente para un contenedor.

La parte superior del árbol se injerta en otras raíces (llamadas portainjertos), y las raíces controlan el tamaño del árbol. Por lo tanto, cuando elijas una manzano para un contenedor, debe asegurarte de que está injertada en un portainjerto para contenedores.

El enfoque más común es utilizar portainjertos enanos, que mantendrán el tamaño del árbol por debajo de los 2 m.

Un enfoque más reciente consiste en utilizar portainjertos más vigorosos que los utilizados tradicionalmente para los frutales de patio, confiando en el propio contenedor para restringir el tamaño de las raíces.

Este enfoque tiene la ventaja de que el árbol puede sobrevivir un poco más si te olvidas de regarlo (pero seguirá necesitando mucha más atención que un árbol en terreno abierto).

Este enfoque es quizá más adecuado si deseas un árbol más sustancial que el habitual árbol de patio-contenedor, por ejemplo, para crecer en una gran jardinera.

Tamaño de la maceta

manzana en maceta

Las macetas y los contenedores tienen todo tipo de tamaños y pueden describirse por su volumen (capacidad) o por su diámetro, y pueden ser redondos o rectangulares. Por eso es difícil prescribir medidas exactas, pero el diámetro de la parte superior suele ser un buen punto de partida.

Los manzanos con portainjertos enanos pueden ir en una maceta de entre 45cm-60cm de diámetro. Otra opción es buscar contenedores con un volumen de 40-60 litros.

Para otros árboles frutales nuevos, las macetas o contenedores de patio más adecuados serán los que tengan un diámetro superior de al menos 60 cm. En el caso de un contenedor cuadrado, esto equivale a unos lados de 40 cm y un volumen de 60 litros.

A continuación, puedes trasplantar cada año aproximadamente, aumentando el tamaño en 10-20 litros por año hasta que el árbol deje de crecer (lo que ocurrirá al cabo de un año aproximadamente en el caso de los árboles pequeños y después de 4-5 años en el caso de los más grandes).

Sin embargo, no es necesario trasplantar cada año, sino que se puede utilizar directamente un recipiente grande. En caso de duda, es mejor una maceta demasiado grande que una demasiado pequeño.

Si utilizas un portainjerto enano, tendrás que anclar una caña de bambú gruesa en el fondo del contenedor para sostener el árbol a medida que crece.

También tendrás que asegurarte de que el contenedor es estable, ya que, sobre todo cuando el árbol está en hoja, puede actuar como una vela y volcarse con un viento fuerte, pudiendo dañar tanto el árbol como el contenedor.

Requisitos básicos para manzanas en maceta

manzano en maceta

La posición ideal para un manzano es un lugar soleado y protegido, bien alejado de cualquier foco de heladas.

Lo mejor es utilizar tierra normal, o una mezcla de compost y tierra ordinaria con un poco de arena de río; no utilices solamente compost porque se seca con demasiada facilidad.

Coloca en el fondo algunos guijarros grandes o trozos de arcilla rotos para permitir el drenaje del agua. Un mantillo decorativo sobre la tierra ayudará a mantener la humedad. La clave para cultivar manzana en maceta es no dejar que la tierra se seque.

Una vez que el árbol haya alcanzado su tamaño definitivo, también conviene reponer una parte de la tierra cada 3-5 años.

Durante la temporada de crecimiento, un poco de abono ayuda, ya que los nutrientes se pierden fácilmente de los recipientes a lo largo del año, pero hay que tener mucho cuidado de no enriquecer demasiado el suelo, sobre todo el primer año, ya que esto puede hacer que los árboles dejen de crecer después de salir del letargo.

Cuidados de manzanos en maceta

cuidados de manzana en maceta

La principal desventaja de cultivar un frutal en un contenedor es que se trata de un entorno muy difícil para el árbol, por lo que éste necesitará bastante más atención que si se cultiva en terreno abierto.

El índice de fracaso de los árboles plantados en macetas es mucho mayor que el de los plantados en campo abierto, invariablemente porque el árbol no se ha regado.

Riego

El riego es, con mucho, el mayor problema cuando se opta por cultivar manzana en maceta. Por lo general, no tendrás que regar el árbol durante el invierno, cuando está inactivo, pero durante el resto del año prepárate para regar al menos dos veces a la semana, y probablemente a diario durante el tiempo cálido y soleado.

Si te vas de viaje durante un tiempo, asegúrate de que alguien venga a regar el árbol.

Si el árbol parece poco saludable, la causa suele ser el estrés provocado por un riego insuficiente. A medida que el árbol se debilita, es menos capaz de luchar contra las infecciones de insectos y hongos.

Un error muy común es pensar que si ha llovido durante la semana, o no ha hecho calor y sol, el árbol no necesitará ser regado.

Esto puede ser cierto en el caso de los árboles que crecen en terrenos abiertos, ya que sus raíces pueden extraer la humedad de la lluvia que cae en una amplia zona alrededor del árbol.

 Sin embargo, la superficie del suelo de un contenedor típico de patio suele ser muy pequeña, y haría falta un diluvio de lluvia para llevar suficiente agua al contenedor.

Cuanto más pequeño sea el contenedor, más importante será regar regularmente.

Poda

Las manzanas deben podarse cada año para obtener la mejor cosecha. El momento y el método de poda dependen del tipo de manzana que se cultive.

Por lo general una poda regular durante el invierno es lo indicado, quita todas las ramas secas que veas, también puedes podar las puntas de las ramas para controlar su crecimiento año tras año.

Protección en invierno

Si vives en una zona en la que las temperaturas invernales caen muy por debajo del punto de congelación, tendrás que tomar medidas para proteger el árbol.

Esto se debe a que en un terreno abierto las raíces del árbol están aisladas por la tierra que lo rodea, mientras que en un árbol cultivado en maceta el aire helado puede acercarse a los lados e incluso por debajo de las raíces del árbol.

En algunas zonas puede bastar con una gruesa capa protectora alrededor de la maceta, pero por lo general habrá que trasladar el árbol a un refugio, como un garaje frío para el invierno. Nunca pongas el árbol en una casa con calefacción.

Cosecha

Las manzanas maduran desde finales de verano hasta finales de otoño, dependiendo de la variedad.

Como ocurre con la mayoría de las frutas, la forma más obvia de comprobar si una manzana está madura es probarla.

Otro indicio de que las manzanas están listas para ser recolectadas es que haya unas cuantas caídas en el suelo. Las frutas maduras deben haber alcanzado un buen tamaño y haber empezado a colorearse.

Para recoger una manzana, tómala con la mano, levántala suavemente y gírala un poco. Debería desprenderse fácilmente con el pedúnculo intacto. Si no es así, no está lista para ser recogida.

Cómo almacenar

La mayoría de las manzanas pueden almacenarse durante uno o dos meses si se conservan en las condiciones adecuadas, y algunas variedades de maduración tardía pueden conservarse bien durante varios meses. Las variedades de maduración temprana no suelen ser adecuadas para su almacenamiento, ya que a menudo deben consumirse uno o dos días después de su recogida.

Guárdalas en un lugar oscuro y fresco, a 2 o 5°C . Un sótano es lo ideal, y un cobertizo o garaje es la siguiente mejor opción. Una atmósfera ligeramente húmeda ayuda a conservar la fruta.

Es importante que haya una buena ventilación, por lo que hay que colocar las manzanas en cajas o cajones de madera o plástico con listones, espaciándolas para que no se toquen entre sí. También se pueden envolver en papel para evitar el contacto.

También puede ser de interés leer: Cómo cultivar Arándanos en maceta y sus cuidados.

Revisa regularmente las frutas almacenadas, retirando las que muestren signos de deterioro o podredumbre.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *