Cómo cultivar menta paso a paso de manera orgánica

La menta es muy apreciada porque tiene verdaderas virtudes terapéuticas, sobre todo en el sistema nervioso y en el ámbito digestivo. Perfuma delicadamente varios platos, el té, ciertas infusiones y también puede perfumar cremas. En la huerta, mantiene a los insectos alejados. En este artículo veremos cómo sembrar y cultivar menta, sus cuidados, donde plantarla y todo lo que hay que saber para tener siempre menta fresca en casa.

cultivar menta

¿Cuándo sembrar menta?

Para cultivar menta desde semillas se puede comenzar sembrar a finales del invierno, pero es importante asegurarse de que no haya riesgo de heladas. Si decides hacer esquejes de menta es mejor comenzar en primavera para ser trasplantados en verano.

Es aconsejable plantar la menta en el momento de la luna menguante.

¿Qué hacer antes de plantar menta?

Antes de plantar tu menta, debes preparar la tierra adecuadamente cavándola para aflojar la tierra que la acogerá. También debes eliminar las piedras, las malas hierbas y las raíces que podrían obstaculizar la formación de su propio sistema de raíces.

Luego se añade un abono maduro a la tierra, porque a la menta le gusta la tierra fértil.

La menta es una planta que se vuelve invasora muy rápidamente. Es aconsejable crear una barrera anti-rizoma para que tenga su propio espacio e impida que sus raíces se extiendan por todas partes. También puede plantarla en un contenedor sin fondo para contenerla.

¿Cómo se siembra la menta?

Puedes plantar la menta que compraste en macetas a finales del invierno o comienzo de la primavera. Pero ten cuidado, el suelo debe estar caliente y no debe haber riesgo de heladas. Debes saber que es más fácil plantar la menta que has comprado que sembrarla desde semillas.

Plantando menta comprada en maceta

Haz un agujero ligeramente más grande que el cepellón y colócalo en el centro.

Pon la tierra ligeramente alrededor del pie y riega generosamente.

Hazlo mejor en la tarde, cuando el sol ya no sea fuerte, así la planta no sufre el trasplante con el calor.

Sembrando desde semillas

  • La tierra debe ser fina y el suelo debe estar bien cavado.
  • Añade un poco de abono o compost y mézclalo con la tierra del jardín.
  • Pon tus semillas no muy profundas en la tierra, tapa con tierra y riega con mucha agua.
  • Controla regularmente el desarrollo de tu menta y riega tan pronto como la tierra esté seca.

Hacer esquejes de menta

  • Toma un tallo de menta y ponlo en un vaso de agua.
  • Deja que las raíces se desarrollen durante unos días o semanas.

Cuando el tallo tenga raíces de unos pocos milímetros de largo, planta los esquejes en pequeñas macetas o vasos llenos de tierra solamente y déjalos a la sombra por uso días, esto es para que no sufra. Aquí puedes aprender como hacer enraizantes caseros para esquejes.

Regar bien al principio y luego ligeramente para mantener la humedad del suelo, sin dejar agua estancada.

Tan pronto como la planta tenga nuevos tallos pequeños y sea lo suficientemente fuerte, puedes plantarla en su lugar definitivo o pasarla a una maceta más grande.

¿Dónde plantar la menta?

La menta se planta mejor en un lugar protegido y soleado, pero evitando el sol abrasador del mediodía. No le gusta el sol en las horas más calurosas y es mejor protegerla del viento.

Le gustan los suelos pesados, húmedos, y ricos en humus. Se puede cultivar en macetas, jardineras, en la tierra, o en jardines de rocas. Le gusta la tierra fresca y encuentra fácilmente su lugar cerca de un estanque o un arroyo.

Mantiene alejados a las hormigas y los pulgones y disfruta de la compañía de la manzanilla, la col, los tomates, los nabos, los rábanos, los guisantes y el brócoli. Por otro lado, odia tener cerca zanahorias, pepinillos, pepinos y maíz.

Es bueno saberlo: La menta es una planta que repele los mosquitos al igual que muchas otras, si quieres saber las plantas repelentes de mosquitos puedes leer el siguiente articulo: 15 plantas repelentes de mosquitos para cultivar en el jardín

¿Cómo cuidar la menta?

La menta es una planta que requiere muy poco mantenimiento

Desyerba y remueva la tierra muy regularmente para airear el suelo.

Cortar los tallos a unos centímetros del suelo en otoño.

No debes utilizar ningún tipo de fertilizante.

También puede cortar los extremos de los tallos para que se formen muchas hojas y evitar que la planta florezca.

¿Cómo se riega la menta?

Se riega suficientemente durante todo el cultivo y especialmente cuando las temperaturas son altas y el clima es seco. Sin embargo, no se debe regar en exceso, ya que a la menta no le gusta la humedad estancada.

¿Cuándo y cómo cosechar la menta?

La cosecha de la menta puede hacerse durante todo el año. La forma más sencilla es cosechar las hojas según las necesites y preferiblemente por la mañana.

Las plantas de menta deben ser renovadas cada tres años, ya que eventualmente se agotarán.

Para conservarla, puedes colgarla en racimos o mantener las hojas planas mientras se seca. Esto debe hacerse lejos de la luz y en un lugar seco y aireado. También es posible ponerlos en el congelador una vez que estén limpias y secas.

Enfermedades de la menta y qué hacer

No se conocen parásitos de la menta, pero la menta es susceptible al oídio. Este es un hongo que se puede detectar porque forma un velo blanco y harinoso en la planta. Las hojas, una vez atacadas, se perforan y se deforman. El oídio se puede observar especialmente en ambientes confinados y cuando el aire es muy húmedo.

No dudes en realizar un tratamiento preventivo a base de bicarbonato de sodio para rociar directamente sobre las hojas y el pie.

Para hacer esta mezcla:

Mezcla los siguientes ingredientes: 10 gramos de bicarbonato de sodio con ¼ litro de agua y 40 ml de detergente líquido. Pulverizar esta mezcla sobre las hojas.

Puede ser de interés leer también: Propiedades y beneficios para la salud de la Menta.

Si el oídio ya está presente, se puede utilizar azufre que sigue siendo relativamente eficaz. Es preferible que se trate en la primavera. Cortar y quemar las plantas que ya están demasiado afectadas por la enfermedad. El uso de fertilizantes de nitrógeno también debe ser limitado.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *