Cómo cultivar Nabos de manera orgánica

El nabo (Brassica rapa) es una planta de raíz. Vuelve poco a poco sobre las mesas y en los huertos. Por eso nada mejor que cultivar tus propios nabos en casa, en este artículo te enseñamos cómo sembrar nabos orgánicos en macetas y en la huerta, también veremos los cuidados básicos y cómo cosecharlos.

Nabos

Resumen

  • Nombre: Brassica rapa
  • Familia: Brassicaceae
  • Tipo de planta: Hortaliza
  • Altura: 20 a 40 cm
  • Exposición: Sol o a media sombra
  • Suelo: Rico en humus y bien drenado
  • Siembra: Primavera y verano
  • Cosecha: De 6 a 8 semanas después de la siembra

¿En qué tipo de suelo cultivar nabos?

Los nabos prosperan en un suelo fresco, ligero, rico en humus y bien drenado. No tolera los suelos muy secos o calcáreos.

¿Cómo y cuándo cultivar nabos?

Los nabos son difíciles de trasplantar. Por lo tanto, se deben sembrar directamente en el suelo en la primavera. Puedes sembrar nabos en macetas o directamente en el suelo de la huerta.

Cultivar nabos en la huerta

Antes de sembrar el nabo, la tierra debe estar bien preparada mezclándola con abono o estiércol. Una vez pasado el riesgo de heladas, se puede comenzar a sembrar el nabo.

Las filas deben estar a 20 cm de distancia y las semillas a 10 cm. Cubre las semillas con 1 cm de tierra fina. Riega regularmente hasta que aparezcan los brotes jóvenes.

Una vez que las plántulas alcanzan los 5 cm de altura y tienen 3 hojas, se adelgazan para dejar sólo una planta cada 10 cm. Quita aquellas que no estén creciendo bien y deja las más lindas y fuertes.

Para extender la cosecha de nabos hasta el otoño, las semillas pueden ser sembradas durante todo el verano, aproximadamente cada 2 semanas.

Cultivar nabos en macetas

Algunas variedades de nabos que producen vegetales planos y redondos pueden ser cultivados en macetas. Sin embargo, las macetas deben tener al menos 30 cm de profundidad y si es posible elije macetas de color claro para que el sol no la caliente demasiado.

Agrega bolas de arcilla o pequeñas piedras en el fondo de la maceta para asegurar un buen drenaje del agua, coloca tierra para macetas y procura mantener siempre húmedo el sustrato, recuerda que cuando se cultiva en macetas el agua se seca mucho más rápido que en la huerta.

Mantenimiento de los nabos

El nabo es fácil de mantener. Todo lo que tienes que hacer es:

  • Aplicar un mantillo en la base de los tallos una vez que las plantas se hayan adelgazado, para mantener la humedad y la frescura que les gusta.
  • Quitar las malas hierbas que puedan invadir su espacio.
  • Regar una vez a la semana. En tiempos de sequía, sin embargo, el riego se debe hacer más a menudo: el suelo debe mantenerse húmedo.

Los nabos no se pueden cultivar en interiores. Sin embargo, se pueden plantar nabos orgánicos comerciales que, con un poco de suerte y buen cuidado, echarán raíces y producirán flores y vainas llenas de semillas, que luego se pueden utilizar en el huerto.

Plagas y enfermedades

Las enfermedades más comunes que afectan a los nabos son el moho y la podredumbre del nabo negro.

Entre los insectos se encuentran los escarabajos pulgosos (que perforan las hojas), las babosas y los caracoles, los gusanos de nabo y las moscas del nabo.

¿Cuándo y cómo cosechar nabos?

Los nabos se cosechan de 6 a 8 semanas después de la siembra. Se utiliza una pala tenedor para desenterrarlos, teniendo cuidado de no dañarlos. También puedes mojar bien el suelo para aflojarlo y desenterrar lo nabos muy fácilmente con las manos.

No se debe permitir que crezcan demasiado, de lo contrario se vuelven fibrosos y menos sabrosos. Las hojas también se pueden cosechar y comer crudas o cocinadas.

Algunas variedades de invierno pueden ser cosechadas en otoño, justo antes de las primeras heladas, los nabos pueden ser almacenados durante varios meses en arena y en un lugar seco y oscuro.

También puede ser de interés leer: Cómo sembrar y cultivar Hinojo de manera orgánica

También puedes elegir no cosechar algunos de tus nabos, para obtener las semillas para el año siguiente. Cuando se secan y se almacenan bien, las semillas de nabo pueden conservarse durante varios años.

Asociaciones buenas para el nabo

Los nabos pueden plantarse con zanahorias, endibias, espinacas, frijoles, chirivías, lechuga y guisantes.

También es una gran idea combinarlo con el hinojo y el eneldo, que repelen muchas de las plagas.

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.