Cómo cultivar Okra (quimbombó), siembra, cuidados y cosecha

La okra es una hortaliza productiva para cultivar en el huerto, que produce una abundante cosecha de alimentos para tu mesa. Aquí exploraremos cómo cultivar okra o quimbombó, incluyendo detalles sobre la plantación, el cuidado de las plantas y la cosecha.

cultivar okra

Perfil de la planta de Okra

La okra, cuyo nombre botánico es Abelmoschus esculentus, también se conoce como dedos de dama, quimbombó, okro u ochro, y es una planta floreciente y comestible que pertenece a la familia de las malvas. Es la misma familia que incluye el algodón, el cacao, el hibisco y el durián.

Se cultiva principalmente en regiones subtropicales, tropicales y templadas cálidas de todo el mundo.

La okra es originaria de África occidental, Etiopía y el sur de Asia, y actualmente se utiliza mucho en los platos del sur de Estados Unidos y en la cocina india.

La okra es una planta perenne, pero a menudo se cultiva como anual en regiones de clima templado. Crece hasta 2 metros de altura, con hojas lobuladas en forma de corazón que miden entre 10 y 20 cm de largo y ancho.

La mayoría de las veces, la okra tiene flores de color amarillo pálido con un centro púrpura que alcanzan un diámetro de entre 4 y 8 cm. Aunque algunas variedades producen flores blancas, rojas o rosas.

El fruto o la vaina de la okra es la parte de la planta que más se consume, aunque las hojas jóvenes también son comestibles.

La okra es larga y delgada y se asemeja a una cápsula peluda con una sección transversal que contiene muchas semillas. Crecen hasta 18 cm de longitud, aunque se cosechan mejor cuando miden entre 5 y 10 cm.

Condiciones ideales para cultivar Okra

cultivar okra en el jardín

Clima

La okra prospera en un clima muy cálido. Tolera mejor el calor que el frío. Es mejor cultivar okra cuando la temperatura del aire está entre 21-32°C.

Si recuerdas que la okra es originaria de un clima cálido, esas son las condiciones que debes reproducir para obtener una cosecha próspera.

Suelo para cultivar okra

En un clima cálido adecuado, la okra crecerá incluso en condiciones de suelo muy pobres. Sin embargo, crecerá mejor si puedes proporcionarle un suelo que drene bien y sea rico en materia orgánica.

Añade una cantidad generosa de abono orgánico y estiércol envejecido y mézclalo con la tierra antes de plantar. El pH ideal del suelo es neutro, entre 6,5 y 7.

Necesidades de agua

Al igual que muchas plantas productoras de alimentos, la okra necesita un riego regular para prosperar realmente. Por eso, durante los calurosos meses de verano, puede ser necesario regar a diario para conseguir un crecimiento óptimo y una cosecha abundante.

Durante los periodos de lluvia, es necesario regar menos, así como cuando el tiempo es más frío.

Concentra el riego en la base de la planta con cuidado de no erosionar el suelo. Y evita regar el follaje, ya que puede convertirse en un caldo de cultivo para los hongos.

Luz solar

Al ser una planta de clima muy cálido, la okra requiere una luz solar plena de al menos 8-10 horas al día. Por lo tanto, elige un lugar soleado en tu jardín para cultivar okra.

Abono

La okra crece muy bien en un suelo rico en nutrientes. Sin embargo, si el suelo disponible no es el ideal, los fertilizantes les ayudarán a florecer y producir en abundancia.

Lo ideal es aplicar un abono orgánico bien equilibrado cuando las plántulas alcancen 15 cm de altura.

Alrededor de las 6 semanas, se puede añadir otro abono de compost y estiércol envejecido alrededor de la planta de okra y de nuevo a mitad de la temporada de crecimiento.

Cultivar Okra a partir de semillas

sembrar okra

La okra se siembra a principios de primavera, pero en los climas más fríos, puedes adelantarte a la temporada de cultivo comenzando a sembrar en bandejas de semillas 2-3 semanas antes de la última helada prevista.

Para garantizar el mayor índice de germinación, coloca la bandeja de semillas cerca de una ventana cálida y soleada para que reciba luz y calor.

Comienza por remojar la semilla de okra en agua durante la noche. Este proceso ayudará a ablandar la dura capa exterior de las semillas y acelerará la germinación.

Prepara la tierra en el lecho de siembra con compost y estiércol envejecido.

Planta 3-4 semillas en un agujero de 6 mm de profundidad, espaciándolas unos 40 cm entre cada plantación. Cubre cuidadosamente las semillas con tierra.

Riega suavemente el lecho de siembra y asegúrate de mantener la tierra húmeda hasta que las semillas germinen en 10 a 14 días. Más tarde, dependiendo del índice de germinación, puedes ralear las plántulas hasta llegar a la más fuerte y asegurarte de que las plantas tengan al menos 30 cm de distancia entre ellas.

Mantén un riego regular mientras las plántulas se establecen y hasta que alcancen al menos 15 cm de altura.

Una vez que las semillas de okra hayan brotado, asegúrate de que el clima se ha calentado lo suficiente antes de trasplantarlas al exterior. Lo mejor es esperar al menos 3 semanas después de la última helada.

Propagar okra por esquejes (tallos)

esquejes de okra

Aunque la okra se propaga principalmente a través de semillas, también se pueden utilizar esquejes para propagarla.

Corta un tallo de unos 20 cm de longitud de una planta madre de okra sana.

Retira las hojas de la parte inferior del esqueje y conserva algunas de la parte superior.

Planta el esqueje en una mezcla orgánica húmeda para macetas.

Colócalo en un lugar luminoso y alejado de la luz solar directa mientras las raíces se establecen.

Mantén la tierra húmeda, pero asegúrate de que drena libremente, y en unas 4-6 semanas tendrás nuevas plantas de okra.

Consejos para el cuidado de la okra

cultivar okra

Elimina las malas hierbas de la base de las plantas de okra a medida que crecen. Aplicar mantillo alrededor de ellas ayudará a controlar las malas hierbas y a retener la humedad del suelo.

El aclareo de las plantas de okra favorece el crecimiento y la producción de frutos. Así que dales espacio para que crezcan.

Lo ideal es dejar al menos 40 cm de distancia entre las plantas, o más si el espacio lo permite.

Aunque las plantas de okra no requieren entutorado, puedes proporcionarles uno para ayudar a las plantas especialmente altas a tener un soporte de crecimiento adicional.

Cosechar okra

cosechar okra

La okra debe cosecharse cuando las vainas están todavía blandas. Esto puede hacerse unos días después de que las flores se desvanezcan.

Cosecha las vainas cada uno o dos días si puedes o tan a menudo como puedas, ya que pueden volverse rápidamente duras y leñosas a medida que crecen. El tamaño ideal para recoger la okra es de 5-10 cm de largo.

Corta el tallo por encima de la tapa de la vaina con unas podadoras o incluso con unas tijeras.

Las personas con piel sensible pueden usar guantes para recoger la okra, ya que las espinas de la planta pueden irritar la piel.

En condiciones de cultivo ideales, la okra empieza a producir flores entre 50 y 65 días después de la plantación y las vainas de semillas se forman poco después. La okra sigue produciendo vainas durante 10-12 semanas o hasta la primera helada.

Conservación de la okra

La okra se consume y utiliza mejor cuando está fresca. Sin embargo, si su suministro es abundante, la okra puede guardarse en el frigorífico y puede durar bien unos días.

Para que se conserve durante más tiempo, no la laves ni la cortes. En su lugar, coloca la okra en una bolsa de plástico o en un recipiente y guárdala en el refrigerador.

También puedes congelarla, y se conservará durante unos meses. La okra congelada se utiliza mejor en platos cocinados, como los guisos.

Plagas y enfermedades comunes de la okra

La okra es susceptible de sufrir una serie de plagas y enfermedades. Estas dañan el follaje, las vainas o las raíces.

Los pulgones y las moscas blancas se alimentan de las hojas de la okra chupando la savia. Pueden controlarse con aceite de neem. Ver: Usos del aceite de Neem para la salud, el hogar y la huerta

Los gusanos del maíz defolian las plantas de quimbombó. Pulveriza aceite mineral (neem) sobre las sedas en cuanto se formen para gestionar y controlar estos insectos.

Las chinches se alimentan de las vainas chupando la savia de las mismas. Esto provoca la deformación de las vainas. La pulverización de jabón insecticida es eficaz para controlarlas.

La okra es una planta de clima cálido, por lo que el clima frío y la lluvia pueden favorecer la aparición de enfermedades. Por nombrar algunas: Antracnosis, roya, mildiú polvoriento, y pudrición de la raíz o del tallo, que son enfermedades causadas por hongos que afectan a las hojas, el tallo y las raíces.

Los casos graves de estas enfermedades provocan el marchitamiento de la planta y su posible fracaso. Lo mejor es controlarlas a medida que se detectan utilizando aceite de neem hortícola o fungicidas con cobre o azufre. Ver: Combatir Hongos de las plantas, recetas de Fungicida casero

Eliminar las zonas dañadas evitará que las enfermedades se propaguen a otras plantas. Poda también las hojas muertas para favorecer la circulación del aire en la planta, especialmente en la base inferior.

Conclusión

Si se dan las condiciones de cultivo adecuadas, el quimbombó es una hortaliza fácil de cultivar y producirá una cosecha abundante para su consumo.

Aunque el quimbombó tiene una textura algo viscosa, está repleto de vitaminas, fibra y antioxidantes, por lo que es realmente bueno para ti.

Puede ser de interés leer también: Cómo cultivar Papa de manera orgánica.

Y hay un sinfín de formas de cocinar y comer okra, lo que la convierte en una verdura versátil y deseable para cultivar en tu huerto.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *