Cómo cultivar Plumeria (frangipani) y sus cuidados

La plumeria (plumeria rubra), también conocida como frangipani, plumaria o flor de mazapán es una planta tropical originaria de centro américa con un aspecto carnoso y único con flores que tienen un perfume inigualable. En este artículo veremos cómo propagar esquejes, cultivar plumeria o frangipani y todos sus cuidados.

cultivar plumeria

Características

Con sus preciosas flores y su inconfundible fragancia, el frangipani (Plumeria sp.) es un árbol con flores ideal para el jardín.

Las flores de plumeria aparecen en verano y continúan floreciendo hasta bien entrado el otoño.

Están disponibles en innumerables combinaciones monocolor y bicolor, desde el clásico amarillo y blanco hasta rosas y naranjas pastel, e incluso rojos y lilas llamativos.

Aunque las flores parezcan delicadas, los árboles son robustos, con una larga vida, y pueden crecer hasta 8 m de altura. Y si tienes poco espacio, también hay opciones compactas.

Cómo propagar plumeria a partir de esquejes (tallos)

cultivar esqueje de plumeria

Es fácil propagar plumeria a partir de esquejes; el truco consiste en dejar que la base del esqueje se seque y se encalle antes de plantarlo.

Simplemente corta una rama joven con una sierra de podar, a mediados del otoño.

A continuación, retira la mayor parte de las hojas de las flores y los botones florales. Envuelve el extremo cortado con un envoltorio de plástico o una bolsa de plástico transparente y asegúralo con una goma elástica. Déjalo durante 4-7 días.

Retira el envoltorio de plástico y deja el esqueje expuesto en un lugar seco y sombreado durante un par de días.

Plántalo en una maceta con una mezcla de calidad. (tierra, compost y arena)

Colócalo a pleno sol y riega ligeramente cuando la mezcla esté seca. Cuando la mezcla necesite más agua, tal vez todos los días, es señal de que el esqueje ha echado raíces.

Cuando las raíces salgan de los agujeros de drenaje, transfiere el esqueje a un parterre o a una maceta más grande.

Riega el esqueje con abono líquido y un agente humectante cada dos semanas para ayudar a que las raíces se desarrollen. Una vez que aparezcan las hojas nuevas, riega solo cuando la tierra esté seca.

Cultivar plumeria en maceta

cultivar plumeria en maceta

La plumeria sobrevive felizmente en macetas durante muchos años, pero necesitan ser trasplantadas a macetas más grandes a medida que crecen. Las variedades compactas enanas o semienanas también son plantas preciosas para macetas.

Selecciona un recipiente ancho de más de 50 cm de ancho y 40 cm de profundidad, y llénalo con dos tercios de mezcla de calidad para macetas y un tercio de arena gruesa.

Las plumerias se vuelven pesadas en la parte superior a medida que se desarrolla su copa, por lo que las macetas anchas evitan que se vuelquen en condiciones de viento.

Deja que la tierra se seque al tacto antes de regar, y asegúrate de que hay un drenaje adecuado sentando la maceta sobre «pies de maceta» para que el agua pueda drenar libremente.

Cultivar plumeria en el jardín

cultivar plumeria en el jardín

Plántala a pleno sol y busca un lugar en tu jardín donde esté protegido del viento.

Las plumerias crecen en climas tropicales, subtropicales y templados. Son sensibles a las heladas pero, una vez establecidas, pueden tolerar heladas ligeras, por lo que merece la pena probarlos incluso en climas fríos.

No son exigentes y se adaptan a una amplia gama de suelos, pero es esencial que los suelos tengan un buen drenaje.

Las plumerias no suelen prosperar si su suelo es muy arcilloso. En zonas con suelos más pesados, plántalas en camas elevadas con una mezcla que drene bien o en macetas con una mezcla de buena calidad y que contenga agujeros de drenaje.

Cuidados de la plumeria

cuidados al cultivar plumeria

Riego

Durante el verano, riega tu plumaria al menos una o dos veces por semana con abundante agua, si vez que la tierra aún está húmeda, espera un día o dos para regar de nuevo.

Una vez establecidas, las plumarias son bastante tolerantes a la sequía y pueden depender solo del riego de la lluvia, aunque si el verano es muy seco, un riego de vez en cuando les ayudará.

Abono

Los árboles establecidos rara vez necesitan abono adicional, pero los más jóvenes y especialmente los que se cultivan en contenedores se benefician de un abono de liberación controlada (un abono para rosas es estupendo) aplicado en primavera y de nuevo en verano.

Una fina capa de estiércol de vaca funciona como un eficaz mantillo y proporciona una alimentación suave.

Las hojas de las plumarias son preciosas y largas, sus hojas acanaladas proporcionan una textura extra, pero si utilizas un fertilizante con alto contenido en nitrógeno, obtendrás un exceso de ellas a expensas de las flores.

Poda

Poda tu plumaria en primavera, antes de que las hojas crezcan y la savia comience a correr. Elimina las ramas que se rozan entre sí, las que están muertas o enfermas y para abrir el centro del árbol para que fluya mejor el aire.

Enfermedades y plagas

Aunque las plumarias suelen ser muy resistentes, hay enfermedades, como la roya, que pueden afectar a su salud. La roya del frangipani es más notable a finales del verano y en otoño.

Debes estar atento a la aparición de pústulas amarillas en el envés de las hojas, mientras la superficie superior está descolorida y abigarrada.

Si ves esto, rocía todas las superficies con un fungicida orgánico y no olvides recoger, embolsar y eliminar las hojas caídas. Ver: Combatir hongos de las plantas, recetas de fungicida casero.

Una pulverización de limpieza con fungicida de cobre o azufre de cal en invierno puede frenar el avance de la enfermedad.

Puede ser de interés leer: Cómo propagar, cultivar clivias y sus cuidados.

Sin embargo, si el árbol parece estar demasiado deteriorado, considera la posibilidad de cortar las ramas que parezcan más sanas y replantarlas.

Comparte este artículo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *