Cómo cultivar Rosas en maceta y todos sus cuidados

¿Quieres plantar rosas y disfrutar de la belleza y la fragancia de esta flor, pero no tienes un jardín? Eso no significa que no puedas cultivar y tener un rosal en casa. Algunas variedades se adaptan perfectamente al cultivo en maceta y realzarán tu terraza o balcón. En este artículo aprenderás cómo cuidar y cultivar rosas en macetas o jardineras.

cultivar rosa en maceta

¿Dónde poner un rosal en maceta?

La rosa aprecia una exposición soleada y se conformará con una exposición en semisombra. Cuanto más sombra tenga, menos abundante será su floración.

En su balcón o terraza, elige un lugar abierto y aireado donde colocar tu rosal. En invierno no es necesario llevar el rosal al interior, pero en las regiones frías hay que protegerlo de las heladas cubriendo el suelo de la planta con mantillo y el follaje con nailon transparente.

Elige el tipo de Rosal adecuado para macetas

No todas las rosas funcionan bien cuando se plantan en macetas. Por ejemplo, a menos que las coloques contra un enrejado o les proporciones algún otro tipo de soporte, un rosal trepador es una mala elección, ya que se extenderá por todas partes.

Sin embargo, hay cuatro tipos de rosas que son especialmente adecuadas para las macetas:

Rosal tapizante: Estos se mantienen bajos y tienen un aspecto precioso cuando se desbordan por los bordes de una maceta. Dependiendo del tamaño de la maceta y de la variedad de rosal tapizante, también puede utilizarse como borde alrededor de una planta más grande.

Rosas Miniatura: Estos tipos de rosas se han cultivado para mantenerse pequeño, por lo que son naturalmente adecuados para crecer en contenedores.

Rosal de patio: Si quieres una rosa más grande que una miniatura pero no tan grande como una rosa estándar, prueba con un rosal de patio. Se trata de un tipo de floribunda, criado a menor escala.

Rosa multiflora (Polyantha): Este tipo produce racimos de rosas pequeñas en una planta más corta. Es perfecta para macetas de tamaño mediano, unos 10 litros.

Elige y prepara la maceta

maceta para rosas

Elige una maceta relativamente grande y alta cuando cultives un rosal. Muchos expertos recomiendan una maceta de no menos de 40 cm de diámetro. Las rosas echan raíces profundas, así que cuanto más alto sea el recipiente, mejor. Una maceta de 20 litros o más está bien.

La tierra de las macetas se calienta más rápido que la del jardín, por lo que las macetas de arcilla suelen ser mejores que las de plástico, ya que la arcilla transfiere más lentamente el calor del sol a la tierra. Si tienes que usar macetas de plástico, utiliza un plástico de color claro, que no se calentará tan rápido como el plástico oscuro.

Asegúrate de que la maceta tenga varios agujeros de drenaje en el fondo. Coloca una capa de grava o roca de tamaño medio de unos 2,5 cm de altura en el fondo del recipiente. Esto ayuda al drenaje del agua.

Prepara la tierra para macetas

tierra para rosas

Hay que mantener un delicado equilibrio cuando se plantan rosas (o cualquier otra planta) en macetas.

Utiliza un medio de plantación que drene lo suficientemente bien como para disminuir la probabilidad de que se pudran las raíces y que, al mismo tiempo, sea lo suficientemente pesado como para retener la humedad.

Un medio de plantación que drene demasiado rápido se secará antes de que las raíces puedan absorber la humedad, y una tierra demasiado cargada de materia orgánica puede empaparse y favorecer la putrefacción.

Crea una mezcla de tierra para macetas compuesta en partes iguales de tierra de jardín, compost y arena de rio, si dispones puedes agregar un poco de turba tambien. Mezcla todo hasta que quede bastante uniforme y úsala para cultivar tu rosal.

Plantar el rosal

plantar rosal en maceta

Primero que nada, recuerda realizar el trasplante del rosal de una maceta a otra en horas de la tarde, cuando no haga calor, sobre todo en verano. Puedes realizarlo en cualquier época del año, fuera de los periodos de heladas.

Llena la maceta con unos dos tercios o hasta la mitad dependiendo de tamaño con la mezcla de tierra preparada. La superficie de la tierra debe estar al nivel de la unión de los brotes, el punto en el que la rosa está injertada en el patrón.

Saca el rosal de su recipiente con cuidado y colócalo en la nueva maceta. Rellena alrededor  rosal con el resto de la tierra hasta cubrir todas sus raíces, presiona suavemente la tierra con las palmas de tus manos para afirmar la planta.

Finalmente riega con bastante agua pero lentamente hasta que comience salir por lo orificios de drenaje. No riegues las hojas, solo riega a nivel de la tierra.

Coloca tu rosal en maceta en un lugar que reciba al menos siete horas de sol directo cada día. En patios y terrazas, esto puede significar mover la maceta a lo largo del día para mantenerla al sol.

Si cultivas grupos de rosas en maceta, mantenlas separadas al menos 60 cm para garantizar una buena circulación del aire.

Cuidados de un rosal en maceta

Riego

regar rosas en maceta

Después de plantar, vigila tus rosas para saber cuándo debe regarlas. Una buena regla general es regar cuando la parte superior de la superficie del suelo esté seca.

Mantén las rosas en maceta en una tierra húmeda, pero no mojada; lo ideal es que la tierra tenga la humedad de una esponja escurrida.

Puedes comprobarlo introduciendo un dedo en la tierra, ya que desde la superficie puede parecer seca, entonces, si unos dos o tres centímetros abajo se siente húmeda, espera un día más para regar, ya que el exceso no es bueno.

Tendrás más éxito si no riegas entre las 10 de la mañana y las 6 de la tarde. Esta es normalmente la parte más calurosa del día, y la evaporación se acelera durante este tiempo.

En la medida de lo posible, trata de mantener el agua fuera de las hojas. Las hojas húmedas pueden provocar oídio y otras infecciones fúngicas y enfermedades de las plantas.

El riego por goteo puede ser una buena forma de mantener contentas a las rosas en maceta. Estos sistemas están diseñados para llevar el agua directamente a la zona de las raíces en lugar de rociar el follaje.

Abonar según sea necesario

abonar rosas en maceta

Cuando se coloca un rosal dentro de una cantidad limitada de tierra en una maceta, puede agotar rápidamente todos los nutrientes disponibles.

Las rosas se alimentan mucho en cualquier situación, pero cuando se cultivan en macetas requieren una alimentación más frecuente que cuando se plantan en el jardín.

En el mercado existen fertilizantes especiales para las rosas. Pero estos son químicos y Jardín Mágico no los recomienda. Pero por suerte puedes encontrar soluciones naturales y orgánicas que no cuestan nada y lo más importante es que no contaminan:

Los granos de café: ricos en nitrógeno y fosfato, son particularmente adecuados para las rosas. Coloca algunos granos de café directamente en la base del rosal, raspando suavemente para mezclarlo con la tierra.

Estiércol de caballo: es uno de los fertilizantes naturales más conocidos, pero seguramente uno de los menos fáciles de encontrar. Es muy eficaz y regenera el humus del suelo.

Cáscaras de banana: córtalas en pequeños trozos y entiérralas al pie de la planta.

Compost y tierra: cada año, reemplaza parte de la tierra de tu rosal en maceta con tierra fresca para macetas y compost seco.

En primavera, algunos cultivadores esparcen una cucharada de sales de epsom alrededor de la base de la planta, lo que proporciona magnesio para un follaje sano.

Debe dejar de abonar unas ocho semanas antes de la primera helada invernal prevista. Esto evitará que la planta desarrolle brotes tiernos que serán destruidos por las heladas.

Trasplantar cada pocos años

A excepción de los rosales miniatura, la mayoría de los rosales cultivados en maceta deben replantarse cada dos o tres años, ya que son plantas que se alimentan mucho y agotan rápidamente la tierra de la maceta.

El uso de tierra para macetas recién preparada cada vez que se trasplante mantendrá los niveles de nutrientes a un nivel aceptable.

Con el tiempo, las sales y los minerales de los fertilizantes también pueden acumularse en la tierra. Esto puede dañar a la rosa, pero cambiar la tierra regularmente debería evitarlo. La tierra para macetas agotada puede añadirse al contenedor de compost.

Proteger de temperaturas de congelación

Cada otoño, los jardineros de las zonas más frías necesitan una estrategia para proteger sus rosales en maceta de los estragos del invierno. Las plantas en macetas pasan mucho más frío que las que están en el suelo, por lo que este es un paso muy importante.

Para proteger tu rosal en maceta, tienes varias opciones:

Cubrir la base con mantillo: Si el clima invernal es un poco más frío de lo que la planta está preparada para soportar, puedes añadir un poco de mantillo en la parte superior del contenedor y colocarlo alrededor de la maceta para añadir aislamiento.

Sin embargo, asegúrate de mantener el mantillo alejado unos centímetros del tallo de la planta. Si los materiales húmedos están constantemente en contacto con el tronco o las ramas, aumentan enormemente las posibilidades de que los insectos o las enfermedades ataquen a tu rosa.

Construye un pequeño invernadero: Aunque no tengan calefacción, las estructuras como un invernadero o una casa de aros resistente pueden elevar las temperaturas invernales lo suficiente como para evitar que el invierno dañe tus rosas en maceta. Esto suele funcionar en climas moderadamente fríos, pero no en las zonas con inviernos más severos.

Llévalo al interior: Si tienes espacio y ventanas que den suficiente sol, su rosal puede disfrutar pasando los inviernos dentro de su garaje o casa.

Podar una rosa en maceta

Si la rosa florece varias veces al año, puedes poda tu rosal en invierno y corta las flores marchitas sobre la marcha.

Pero si la variedad del rosal que tienes florece sólo una vez al año, la poda debe realizarse después de la floración.

Para las formas de arbustos, cobertura de suelo y miniaturas, quita las ramas rotas o muertas y deja sólo las ramas principales. Los cortarás 20 cm por encima de un brote.

Abordar las plagas y enfermedades

enfermedades y plagas de rosas en maceta

Los rosales en maceta son susceptibles de sufrir muchas de las mismas plagas y enfermedades que pueden afectar a los rosales plantados en el jardín.

El insecto más común que encontrarás en tus rosas es el pulgón. Los pulgones suelen congregarse en los brotes y las hojas, donde chupan los jugos, haciendo que las partes afectadas se marchiten.

Cuando detectes los pulgones por primera vez, utiliza una manguera para rociarlos y eliminarlos de la planta.

Hazlo por la mañana para que la rosa tenga tiempo de secarse antes de que bajen las temperaturas, lo que puede favorecer las enfermedades fúngicas y la podredumbre.

También puedes recoger los pulgones a mano, aunque puede ser una tarea tediosa si la planta está muy infestada de estos pequeños insectos. Ver: 5 recetas para combatir Pulgones de manera natural

Las rosas en maceta son susceptibles de sufrir diversas enfermedades fúngicas, como el oídio y la mancha negra.

También puede interesarte leer: Sembrar y cultivar Violeta Africana y sus cuidados.

Aunque hay fungicidas que pueden tratar las enfermedades fúngicas de las rosas, la mejor estrategia es la preventiva: asegurarte de que las rosas tienen una buena circulación de aire, lo que reduce las posibilidades de infección por hongos. Ver: Combatir Hongos de las plantas, recetas de Fungicida casero

Artículos relacionados con Rosas:

¿Por qué los Rosales no florecen? motivos y soluciones

Poda de rosas, cuándo y cómo podar un Rosal

Cómo multiplicar un Rosal a partir de esquejes (tallos)

Cómo cultivar un Rosal de manera orgánica

Cultivar Rosa del desierto y sus cuidados

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *