Cómo cultivar Suculentas y Cactus en el jardín exterior

Con poco esfuerzo, las suculentas pueden tener muy buen aspecto cultivadas en el jardín. Pero aun así requieren algo de atención. En este artículo veremos cómo cultivar suculentas en el exterior y conseguir que sean saludables.

cultivar suculentas en el exterior

No es de extrañar que las suculentas sean tan populares, desde su naturaleza fácil de cultivar y de bajo mantenimiento hasta su asombrosa variedad y belleza. A continuación te enseñamos 8 consejos para cultivar suculentas en el exterior.

1 – Riego

cultivar suculentas en el exterior riego

Verano

La mejor apuesta para las suculentas es regar a fondo, pero con menos frecuencia. A las suculentas les gusta secarse entre riegos y odian tener las raíces continuamente mojadas.

Esta es la regla tanto si las plantas están en el interior como en el exterior. Siempre riega profundamente hasta saturar el suelo para darles a sus suculentas un buen trago largo.

Invierno

Durante los meses de invierno, tus suculentas se dormirán y mostrarán pocos o ningún signo de crecimiento.

Aquí es donde el riego excesivo puede causar un daño real a sus plantas y donde pueden ocurrir la mayoría de las pérdidas.

Verifica que el suelo tenga muy poca humedad o esté completamente seco antes de regar. Una vez que los días se alargan, verás que tus plantas vuelven a crecer activamente y esa es tu señal para comenzar a regar con más regularidad.

Consejos durante todo el año

No hay una frecuencia de riego exacta, ya que varía según el tipo de suculenta, pero como regla general, hay que regar solo cuando el suelo se seca por completo, generalmente una o dos veces por semanada es suficiente.

Lo ideal es regar por las mañanas para que la planta tenga tiempo de absorber la humedad antes de que llegue el calor del día.

Si las hojas de tu planta comienzan a marchitarse, eso es una señal de que no estás regando con suficiente frecuencia o profundidad. No perderás la planta por completo, pero es posible que tengas que quitar algunas hojas. Ver: Cómo y cuándo regar las suculentas y los cactus.

2 – Agrupar las plantas con necesidades de agua similares

cultivar cactus en el exterior

En otras palabras, no plantes las suculentas junto a plantas perennes muy exigentes que requieren un suelo rico y un riego frecuente.

Lo ideal es que tengas en tu jardín una zona tolerante a la sequía y con poca agua, otra con agua moderada y así sucesivamente. Esto simplifica tu jardín y las tareas.  Además, tus plantas serán más felices.

3 – Tierra adecuada

cultivar suculentas en el exterior tierra adecuada

La tierra para cactus y suculentas está disponible por bolsas en los viveros y centros del hogar. Aunque es útil para las plantas en contenedor, especialmente las que se utilizarán como plantas de interior, no siempre es práctica o necesaria para las suculentas plantadas en el jardín.

Usa una mezcla de tierra que drene libremente para que tus raíces suculentas no estén constantemente empapadas.

Se puede comprar tierra para macetas especial para cactus y suculentas que tiene la combinación correcta de ingredientes para ayudar a que tus plantas florezcan.

Si estás mezclando el tuyo, te sugerimos usar una mezcla de 40 % de turba, 20 % de fibra de coco, 20 % de perlita y 20 % de arena lavada gruesa.

Crea una apariencia natural cubriendo el suelo expuesto con pequeñas piedras, arena, madera y otros acentos naturales.

Esto también ayuda a evitar que la tierra se vuele o se desprenda, así como a evitar la evaporación del agua después del riego. Ver: Cómo hacer un sustrato ideal para Suculentas y Cactus

4 – Luz ideal

cultivar suculentas en el exterior luz necesaria

La mayoría de las suculentas necesitan una mezcla de luz solar y sombra para crecer sanas. Un extremo o el otro no van a dar como resultado una planta hermosa y feliz.

Generalmente las suculentas necesitan al menos 6 horas de sol directo, igualmente cuando consigas una nueva planta consulta sobre sus necesidades de luz, ya que no todas necesitan lo mismo.

El color de la planta es un indicador de sus necesidades de luz. Por ejemplo, las suculentas amantes de la sombra suelen tener tonos amarillos y verdes. Las amantes del sol son más rojizas y anaranjadas.

Las suculentas ofrecen colores brillantes y están en su mejor momento cuando se exponen a largos días de luz solar directa (más de 6 horas de luz directa). Si bien puedes cultivar suculentas a la sombra, sus colores no serán tan intensos.

Si tu suculenta está creciendo un poco larguirucha, con un tallo largo y mucho espacio entre las hojas, entonces probablemente no esté recibiendo suficiente luz y esté queriendo alcanzar el sol.

5 – Cultivar suculentas en el suelo del jardín

cultivar suculentas en el exterior

Algunas personas piensan que las suculentas son plantas de interior y que, cuando se cultivan en el exterior, deben quedar relegadas a los contenedores y macetas.

Aunque quedan muy bien en un arreglo de macetas bien diseñado, a las suculentas, como a cualquier otra planta, les encanta ser plantadas en lechos de jardín donde puedan fructificar y multiplicarse.

En las regiones cálidas que no experimentan temperaturas gélidas durante el invierno, las suculentas pueden crecer perfectamente en el suelo o en lechos elevados.

Algunas son tan indulgentes con las condiciones del suelo que pueden crecer en casi cualquier lugar que tenga al menos algo de tierra en la que puedan echar sus raíces.

Al plantar suculentas en el suelo, es importante proporcionarles un suelo con buen drenaje que prevenga la pudrición de la raíz. Antes de plantar, crea un montículo usando una mezcla de tierra liviana y específica para suculentas. Luego, planta tu suculenta en este montículo.

Al plantar plantas suculentas a las que les gusta extenderse, asegúrate de dejar suficiente espacio entre las plantas. Estas pequeñas plantas se esparcen generosamente a medida que maduran.

Una vez en la cama del jardín, las suculentas necesitan pocos cuidados. Durante sequías extremas o calor, puedes considerar regar si sus hojas comienzan a marchitarse. Pero ten en cuenta que las suculentas sedientas son mejores que las suculentas empapadas.

6 – Proteger de las heladas

cultivar suculentas en el exterior proteger del frío

La mayoría de estas plantas amantes del sol no son resistentes por debajo de los 4 grados centígrados. Utiliza siempre las temperaturas nocturnas como guía para saber cuándo se pueden colocar o plantar al aire libre las suculentas no resistentes.

Una buena regla a seguir es una temperatura nocturna constante de 10 grados centígrados para que las plantas no se estresen demasiado o se congelen durante la noche.

A fines del verano y principios del otoño, observa las temperaturas nocturnas para saber cuándo llevar las suculentas al interior para que descansen durante el invierno.

Llévalas adentro una vez que las temperaturas nocturnas mantengan un promedio de 5 grados.

Simplemente no las dejes afuera durante una helada. Si las cultivas en suelo, puedes construir un pequeño techo de nailon para protegerlas mejor durante el invierno.

7 – Plagas

cultivar suculentas en el exterior plagas

Si tu suculenta o cactus no tiene buen aspecto. Los síntomas incluyen:

  • Brotes que no se abren
  • Crecimiento distorsionado
  • Adherencias a las raíces en forma de algodón
  • Diminutos insectos en el nuevo crecimiento
  • Puntos parecidos al pimentón en las hojas
  • Bultos marrones en los tallos
  • Hojas exteriores colapsadas
  • Agujeros en las hojas

¿El culpable? Los insectos. Algunos jardineros creen que las suculentas son resistentes a los insectos. Desgraciadamente, los insectos devoran prácticamente cualquier planta.

Aunque las suculentas no atraen muchas plagas, las que están al aire libre pueden infestarse con la temida cochinilla.

Estos insectos blancos y sin alas se encuentran en climas cálidos e invernaderos, donde disfrutan comiendo plantas jugosas, y no hay planta más jugosa que una suculenta.

Si observas cochinillas en tu suculenta al aire libre, te recomendamos quitar la hoja o rama infestada. Si los insectos han invadido toda la planta, lo mejor es deshacerse de la misma. Ver: Cómo combatir la Cochinilla algodonosa de forma natural.

8 – Enfermedades

Un signo de enfermedad en las suculentas es un crecimiento anaranjado y canceroso cerca o en el tallo. Probablemente se ha infectado por un ácaro microscópico.

Para tratarla: retira el tejido infectado y coloca la suculenta en un recipiente aparte hasta que aparezca un nuevo crecimiento sano. Para evitar el contagio a otras plantas, limpia bien tus herramientas después de utilizarlas en suculentas infectadas.

Otra enfermedad que afecta a los aloes, gasterias y otras suculentas, provoca marcas de viruela en las hojas junto con tejido de aspecto magullado.

El remedio: mezclar dos cucharadas de canela molida por medio litro de alcohol isopropílico, agitar bien, dejar toda la noche, colar con un filtro de café y rociar las plantas al día siguiente.

Artículos relacionados:

Guía y consejos para el cuidado de Suculentas y Cactus

5 tipos de Suculentas resistentes a temperaturas bajo cero

Fertilizar Suculentas con métodos orgánicos y caseros

4 Métodos para multiplicar suculentas fácilmente

Guía para Podar Suculentas correctamente

6 señales de que tu Cactus o Suculenta necesita ser trasplantada

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Una idea sobre “Cómo cultivar Suculentas y Cactus en el jardín exterior”