Cómo cultivar Tamarindo en maceta y sus cuidados

Aunque los tamarindos (Tamarindus indica) tienden a convertirse en árboles macizos y grandes plantados en el suelo, puedes cultivarlo en macetas. Aprende todo sobre cómo propagar y cultivar tamarindo en maceta para disfrutar de sus frescos y sabrosos frutos en casa.

cultivar tamarindo en maceta

Cómo propagar Tamarindo

A partir de las semillas

El verano es la mejor época para cultivar tamarindo a partir de semillas. Enjuaga las semillas en agua y siémbralas en un medio de cultivo que drene bien. Riega bien y mantén la maceta donde reciba luz brillante e indirecta. Las semillas germinarán en 2-4 semanas.

Ten en cuenta que el cultivo del tamarindo a partir de semillas es un proceso largo, y la planta dará sus frutos al cabo de 6-8 años.

A partir de esquejes

Coge un esqueje de 15 cm de largo de una rama sana. Sumerge el extremo en una hormona de enraizamiento (opcional) y plántalo en una maceta llena de una mezcla de tierra, compost y arena en partes iguales, si solo tienes tierra puedes hacerlo de todas maneras.

Riega bien y mantén la maceta en un lugar donde reciba luz brillante e indirecta. El esqueje enraizará en 4-8 semanas.

Consejo: Para que los frutos sean más rápidos, siempre es buena idea conseguir una planta bien injertada de un vivero.

Tamaño ideal de maceta para cultivar tamarindo

cultivar tamarindo en maceta

A la hora de cultivar tamarindo en maceta, opta por un recipiente grande y ligero (de 20 a 60 litros.

Primero llena el 25% de la maceta con una capa de grava para mantener las raíces frescas y evitar el contacto con el suelo.

A continuación, rellena el 25% del recipiente con una capa de guijarros pequeños. Luego llena el 25% del recipiente con turba de coco y el resto con arena de río, compost y estiércol orgánico.

Puedes empezar la planta en una maceta un poco más pequeña que la indicada recién, pero luego tendrás que trasplantarla a una más grande a medida que crezca. Asegúrate de que la maceta tiene un agujero de drenaje en el fondo.

Condiciones ideales para cultivar tamarindo en maceta

tamarindo en maceta

Posición

El tamarindo procede del cálido continente africano, y lo mejor es imitar las condiciones nativas de la planta.

Mantén la maceta en un lugar que reciba sol directo todo el día. Cuanta más luz reciba, mejor será su crecimiento.

Suelo

Los tamarindos adoran los suelos arenosos, ligeramente ácidos y con buen drenaje, aunque pueden crecer en varios tipos de suelos, desde los gruesos hasta los arcillosos.

Para obtener mejores resultados al cultivar tamarindo en maceta, puedes utilizar perlita o una mezcla de tierra arenosa y añadir un 30-40 por ciento de abono orgánico.

Si vives en un clima más seco o tropical, puedes añadir al suelo mantillo como turba de coco, virutas de madera u hojas muertas. Esto ayudará a mantener la temperatura del suelo más fresca.

Temperatura

El árbol se desarrolla mejor a temperaturas entre 15-45 C. Mantén la planta a salvo de los peligros de las heladas y llévala al interior si la temperatura baja demasiado en tu zona.

Cuidados del tamarindo en maceta

tamarindo en maceta cuidados

Riego

Si tu tamarindo es todavía joven, debes regarlo con bastante frecuencia y acordarte de mantener la tierra uniformemente húmeda.

Una vez establecido, riega sólo cuando la capa superior de la tierra se sienta ligeramente seca al tacto.

Abono

El tamarindo no necesita mucha alimentación, pero sería bueno alimentar una planta joven una vez cada 4-5 semanas usando un fertilizante líquido 6-6-3 NPK diluido a la mitad de su fuerza.

Sigue abonándolo una vez al mes hasta que alcance un buen crecimiento. Evita alimentarlo en invierno.

Una vez que esté establecido, puedes abonarlo ocasionalmente utilizando una mezcla 8-3-9 para darle un impulso al crecimiento.

También puedes utilizar un abono equilibrado y soluble en agua en forma de pulverización foliar.

Poda

Recorta de vez en cuando las ramas dañadas, muertas o enfermas. Si el árbol se cultiva en maceta, es conveniente controlar el crecimiento de la parte superior, ya que tiende a ser pesado.

Cuando recortes la parte superior, asegúrate de hacerlo en primavera o a principios de verano, estas son las épocas adecuadas para formar las ramas jóvenes con una forma o dirección específica de tu agrado.

Cuidados en invierno

Cuando la temperatura exterior caiga por debajo de los 8 C, lleva la planta al interior y mantenla en un lugar cálido.

Ponla cerca de una ventana donde reciba un mínimo de 4-5 horas de luz solar y calor. Asegúrate de que las hojas no tocan el cristal de la ventana y de que están alejadas de la ventilación del aire acondicionado.

Plagas y enfermedades

Ten cuidado con las orugas, las escamas y los barrenadores. Puedes mantenerlos alejados utilizando jabón insecticida o aceite de neem.

Para mantener a raya la mayoría de las posibles enfermedades, asegúrate de que la planta recibe mucha luz solar y evita el exceso de riego.

Además, mantén la maceta en un lugar ventilado donde tenga una buena circulación de aire.

Cosecha del tamarindo

cosechar tamarindo en maceta

El árbol empezará a dar frutos a los 4-5 años de su plantación, y estará listo para la cosecha desde el invierno hasta el verano.

Una vez que las vainas adquieren un tono marrón crujiente, puedes arrancar algunas, probarlas y cosecharlas o dejar que maduren más en el árbol.

Las vainas permanecerán en el árbol, perdiendo hasta un 60-80% de su contenido de humedad.

Si quieres hacer jaleas y mermeladas frescas, recoge las vainas cuando estén tiernas y tengan un color marrón intenso. Retuércelas y sepáralas suavemente del tallo, asegurándote de no dañar la planta.

También se puede agitar suavemente la rama principal del árbol para que caigan las vainas más maduras.

Usos del tamarindo

El tamarindo sabe mejor cuando se consume crudo. También se puede utilizar para hacer zumos, salsas, mermeladas, bebidas y jarabes.

También puede ser de interés leer: Cómo cultivar Níspero en Maceta y todos sus cuidados

Su pulpa es un ingrediente popular en muchas cocinas del sur de Asia y en recetas con curry.

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 − 3 =