Cómo cultivar tomates en el interior paso a paso

Si eres exigente con tus tomates, deberías considerar la posibilidad de cultivarlos en el interior. De esta manera puedes prolongar la temporada de cultivo de tomates o incluso llegar a tener tomates de cosecha propia todo el año. Si esto te parece maravilloso, esto es lo que debes saber para cultivar tomates en el interior de la casa.

cultivar tomates en el interior

Qué puedes necesitar para cultivar tomates en el interior

Para cultivar tomates en el interior de una casa, es necesario que se den unas condiciones de cultivo específicas. Sin embargo, hay ciertos artículos que puedes incluir para que al cultivar un huerto interior se haga más fácil proporcionar estas condiciones.

Para comenzar, es eficiente hacer crecer tus tomates en un cierto tipo de tabla o de estante, esto hace más fácil cuidar de ellos.

También facilita la tarea si se opta por utilizar luces de cultivo para cultivar los tomates en el interior. Los tomates necesitan aproximadamente ocho horas de luz solar al día.

Esto puede ser difícil de conseguir durante el invierno, especialmente si no tienes un lugar extremadamente soleado en tu casa.

En este caso, te recomiendo que utilices luces de cultivo, pero no tienes que invertir en las opciones más caras. Utiliza cualquier tipo de iluminación brillante para cuidar tus tomateras.

Yo he utilizado luces de tienda, en lugar de luces de cultivo tradicionales, cuando cultivo en interiores. Es posible que encuentres tiras de luz LED que también pueden funcionar.

A estas alturas, probablemente no hace falta decirlo, pero necesitarás recipientes para cultivar. Las macetas grandes o los cubos de 10 litros serán suficientes para cultivar tomates en el interior.

La clave está en asegurarse de que el recipiente en el que se planten tenga un buen drenaje. Si se dispone de una configuración adecuada para el cultivo de tomates en interiores, se facilitará mucho la tarea.

Condiciones de cultivo para los tomates de interior

Los tomates de interior tienen algunas necesidades específicas que deben satisfacerse para que crezcan adecuadamente. Para empezar, los tomates necesitan luz solar.

Si tienes una ventana soleada que pueda proporcionar a tus plantas ocho o más horas de luz solar, éste sería un gran lugar para cultivarlos.

Sin embargo, si no tienes un lugar soleado o si tu ventana no puede proporcionar las ocho horas completas de luz solar, es una buena idea invertir en luces de cultivo.

Puedes cultivar los tomates bajo las luces de cultivo a tiempo completo o utilizarlas como complemento de la iluminación. Una vez que hayas encontrado el lugar adecuado para cultivar tomates, es hora de considerar cómo debes cultivarlos.

Los tomates son excelentes para cultivar en macetas. La maceta debe tener grandes agujeros de drenaje. También se recomiendan las macetas de barro porque permiten que las plantas se sequen completamente entre las sesiones de riego.

También es aconsejable cultivar variedades de tomate más pequeñas cuando se cultivan en interiores. Parece que les va mejor en estas circunstancias diferentes.

Al proporcionar un lugar de cultivo adecuado, es de esperar que tus tomateras prosperen bajo tu cuidado.

Cómo plantar tomates en el interior

Existen tres opciones para cultivar tomates en interiores. Los tomates se pueden llevar al interior desde el jardín de verano para prolongar su temporada, trasplantar una planta de semillero o iniciar tomateras a partir de semillas.

Trasplantar una planta adulta

Si tienes una planta en tu jardín que quieres meter en el interior, desentiérrala por la noche, ya que es más fresco y la planta se estresa menos.

Trasplanta la planta de tomate madura a la maceta que hayas elegido y colócala en una zona sombreada para que se recupere del trasplante.

Una vez pasados unos días, traslada la tomatera al interior, a su ventana o a la luz de cultivo. Esto le ayudará a aclimatarse a las condiciones más oscuras del cultivo en interiores.

Trasplantar un plantin

Si decides trasplantar un plantin, colócalo en el recipiente que hayas elegido y que esté lleno de tierra. Cava un agujero en la tierra, pero asegúrate de que sea lo suficientemente grande como para soportar el sistema de raíces de la planta.

Rellena el agujero con la tierra que lo rodea y presiona firmemente en la base de la planta para asegurarte de que no llega aire a las raíces de la planta.

Germinar semillas de tomate en interior

La última opción para cultivar tomateras en el interior es hacerlo a partir de semillas. Coloca dos semillas en cada recipiente de cultivo.

Cúbrelas ligeramente con tierra y mantén la tierra húmeda mientras las semillas germinan, debería tardar aproximadamente una semana.

Asegúrate de colocar las macetas en un lugar cálido mientras esperas a que las semillas germinen. Cuando las semillas hayan germinado, elige la planta más fuerte para que siga creciendo.

La planta más débil debe cortarse por la base del suelo, con unas tijeras, para no dañar las raíces de la planta que está a su lado.

Una vez que tus plantas estén en el interior, en su lugar de cultivo, estás listo para aprender a cuidarlas.

Cómo cuidar los tomates en el interior

Hay bastantes cosas que tendrás que hacer para mantener tus tomateras sanas en el interior. Para empezar, debes polinizar las plantas.

Cuando están al aire libre, los insectos hacen este trabajo por ti. En el interior, tú serás el responsable de que se produzca el proceso de polinización.

La forma más fácil de polinizar una vez que ha producido flores, es agarrar la planta por la parte superior y sacudirla suavemente. Esto permite que el polen se redistribuya por toda la planta.

Lo siguiente que tienes que hacer para cuidar bien tus tomateras es regarlas adecuadamente. Coloca tus tomateras en el fregadero de tu cocina. Si tienes una boquilla rociadora en el grifo, apúntala a la tierra de tu planta. Rocía la tierra con agua hasta que salga por el fondo del recipiente.

Deja la planta en el fregadero hasta que termine de escurrir. No vuelvas a regar la planta hasta que metas el dedo en la tierra y esté seca hasta el primer nudillo.

Los últimos cuidados de la lista son colocar un soporte para las ramas y rotar las plantas. Deberás rotar las tomateras para que la luz que las rodea se distribuya de forma equitativa.

Si se dejan orientadas en una sola dirección durante demasiado tiempo, las plantas empezarán a inclinarse porque se están estirando para alcanzar la luz.

Cuando las tomateras están produciendo, se vuelven pesadas con los frutos y pueden verse obligadas a inclinarse. Esto podría romper tus plantas.

Para evitarlo, utiliza estacas o una jaula para tomates para sujetarlas dentro de los contenedores. Si tomas las medidas necesarias para cuidar tus tomates adecuadamente, deberían permanecer sanos.

Plagas y enfermedades que pueden afectar a los tomates de interior

Lo único que podría interponerse en el camino de las plantas sanas y prósperas son las plagas y las enfermedades. Una forma de evitar todas las enfermedades, cuando se cultivan tomates en el interior, es utilizar una buena mezcla de suelo para la siembra. Así se evita que cualquier enfermedad oculta se esconda en él.

Si utilizas tierra normal para macetas, también puedes calentarla en el horno antes de plantar. Si hay alguna enfermedad fúngica escondida en ella, el calor la matará.

Evita también regar en exceso tus plantas. Si tienen tiempo para secarse completamente entre las sesiones de riego, esto debería ayudar a mantener el follaje seco, y reducir la formación de enfermedades fúngicas.

Hay algunas plagas a las que debes estar atento cuando cultives tomates en interiores. La mosca blanca y los pulgones pueden seguir atacando en el interior.

Ambas plagas pueden tratarse rociando las plantas con un jabón insecticida. Vigila de cerca tus plantas y podrás evitar los daños graves de las plagas y enfermedades.

Cómo cosechar los tomates

Los tomates deben cosecharse antes de que empiecen a agrietarse. Si tienes tomates agrietados colgando de tus plantas, estás invitando a los insectos a tu jardín interior.

Una vez que las plantas hayan alcanzado su tamaño adecuado y hayan alcanzado casi todo su potencial de color, puedes arrancarlas de la planta.

No debes esperar a que estén completamente maduras, ya que esto también puede atraer a los insectos. Cuando hayas cosechado los tomates, guárdalos en el frigorífico o colócalos en una bolsa de papel en la encimera de la cocina.

El frigorífico ayudará a que se mantengan frescos. Sin embargo, tendrás que ponerlos en la encimera y dejar que se calienten antes de utilizarlos para que tengan todo el sabor.

Una bolsa de papel ayudará a que los tomates sigan madurando. Los tomates también se pueden congelar enteros o en rodajas, de esta manera son estupendos para enlatarlos.

La forma de conservar los tomates dependerá de tus preferencias personales. En cualquier caso, si sigues estos consejos, podrás producir tomates durante todo el año dentro de tu casa.

También puede ser de interés leer: Curar y evitar manchas negras en los tomates (podredumbre apical).

Esperamos que esto te haya animado a probar a cultivar hortalizas en el interior. Tener un suministro de alimentos frescos, en cualquier momento, merece el esfuerzo añadido de producir tus cultivos dentro de casa.

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − nueve =