Cómo cultivar un árbol de Guayaba y sus cuidados

El árbol de la guayaba (Psidium guajava) es originario de América Central y del Sur. Aunque el árbol en sí es razonablemente atractivo, se cultiva sobre todo por sus deliciosos frutos. Si estás interesado en aprender a cultivar guayaba, esta guía es para ti. Aquí veremos cómo sembrar y multiplicar por esquejes un árbol de guayabas y todos sus cuidados.

cultivar guayaba

Métodos para cultivar guayaba

Hay varias formas de cultivar un guayabo. Dos de los métodos más populares son por semilla o a partir de un esqueje tomado de una planta madura.

Cultivar un guayabo a partir de semillas

sembrar guayaba

Las guayabas se pueden cultivar fácilmente a partir de semillas, aunque, por supuesto, puede pasar algún tiempo antes de que tu pequeña planta empiece a dar sus propios frutos.

La época de siembra es en primavera, aunque puedes hacerlo en verano también.

Al igual que muchas semillas de cáscara gruesa, las guayabas tienden a germinar con más éxito cuando se las deja en remojo en agua tibia antes de sembrarlas.

Una solución eficaz es llenar de agua un recipiente transparente, como un tarro de cristal, dejar caer las semillas dentro y colocar el recipiente en el alféizar de una ventana soleada para mantenerlo caliente.

Transcurridas unas 24 horas, las semillas pueden plantarse en recipientes llenos de abono rico.

Cubrir las macetas puede ayudar a mantener las semillas calientes y evitar que el medio de cultivo se seque. Ambas cosas pueden aumentar la tasa de germinación y reducir al mínimo los cuidados.

A mí me gusta colocar mis macetas en bolsas de plástico transparentes, que permiten una gran visión de la germinación a la vez que crean un mini invernadero para las plantas.

Las semillas de guayaba pueden crecer sorprendentemente rápido, así que procura que cada semilla tenga mucho espacio.

Una vez que el pequeño árbol alcance una altura de más de 10 cm puedes trasplantarlo a una maceta grande o al suelo del jardín.

Cultivar guayaba a partir de esquejes (tallos)

multiplicar árbol de guayaba

Si tienes acceso a un árbol de guayaba maduro, una forma más rápida de iniciar tu propia planta es tomar algunos esquejes.

Busca ramas jóvenes y sanas de al menos 20 cm de longitud. Al igual que con todos los esquejes, uno de los pasos más importantes para el éxito es retirar el esqueje con un cuchillo muy afilado o una cuchilla de afeitar para crear un corte limpio.

Para obtener los mejores resultados, intenta cortar el esqueje en el extremo del nudo de la rama.

Después de cortar, colócalo en un vaso de agua caliente en una posición soleada. Puedes mantenerlo aquí hasta que empieces a ver cómo crecen las raíces en el fondo.

Una vez que estas raíces alcancen unos pocos centímetros de longitud, podrás sacar el esqueje del agua y plantarlo en una maceta como si fuera una planta.

Al igual que con las plantas de semillero, debes evitar el riesgo de que tus esquejes se sequen regándolos regularmente hasta que se establezcan.

Una vez establecidos, ya sea a partir de semillas o de esquejes, los guayabos pueden plantarse en el exterior (si tu clima lo permite) o pueden trasplantarse a grandes contenedores para ser cultivados en invernaderos o interiores.

Condiciones de cultivo y cuidados

árbol de guayaba cuidados

Los guayabos suelen crecer mejor en un lugar que tenga pleno sol durante la mayor parte del día y que tenga un suelo arenoso y ácido.

Este suelo ayudará a eliminar el exceso de agua para evitar la putrefacción de las raíces, lo que permitirá que el guayabo florezca.

También se pueden cultivar adecuadamente en suelos pobres, pero funcionarán mejor con suelos húmedos, bien drenados y fértiles.

Temperatura

Los guayabos son plantas tropicales, por lo que no les va bien el frío. Si tu jardín está en zonas templadas, es probable que tu árbol se beneficie de un aislamiento adicional durante los meses más fríos.

Se puede envolver el árbol con vellón hortícola y rellenar el interior con paja para darle más calor.

Los guayabos cultivados en maceta pueden ser más fáciles de manejar, ya que pueden introducirse en el interior cuando la estación empieza a cambiar.

Riego

Los árboles de guayaba prefieren un riego lento y profundo en lugar de varios riegos de «salpicadura» durante la semana, haz un riego profundo una vez a la semana durante el primer año de vida, luego puedes reducirlo o simplemente dejar que riegue con cada lluvia.

Fertilizante

Los árboles de guayaba también se benefician del fertilizante 6-6-2, una vez al comienzo de la temporada de crecimiento seguido de tres o cuatro aplicaciones más.

Un fertilizante con alto contenido de potasio hará maravillas para estimular el crecimiento de la fruta.

Poda

La poda de los guayabos es importante, ya que pueden crecer mucho, lo que los hace inmanejables, salvo en los jardines más grandes.

Debe realizarse en invierno o ni bien el árbol deje de dar frutos en la temporada.

Las ramas altas también pueden bloquear la luz solar del árbol, lo que puede limitar la fructificación.

Podar una vez al año es una forma rápida y sencilla de mantener la planta en buena forma y maximizar la producción de fruta.

Corta aquellas ramas que se vean secas y o viejas, también corta la punta de cada rama sana, esto fomenta el crecimiento.

Cosecha de guayabas

cosechar guayabas

Los frutos de guayaba pueden ser redondos, ovoides o en forma de pera, de 5 a 10 cm de largo y tener 4 o 5 restos florales sobresalientes (sépalos) en el ápice.

Las variedades difieren ampliamente en sabor y semillas. Las mejores variedades son suaves cuando están maduras, de textura cremosa con una corteza que se ablanda para ser completamente comestible.

La pulpa puede ser blanca, rosada, amarilla o roja. El olor dulce y almizclado es penetrante. Las semillas son numerosas pero pequeñas y, en buenas variedades, completamente comestibles.

En las regiones más cálidas, las guayabas madurarán todo el año. Hay un cambio distintivo en el color y el aroma de la guayaba que ha madurado.

Para obtener el mejor sabor, deja que la fruta madure en el árbol. También se pueden recolectar en verde maduro y dejar madurar fuera del árbol a temperatura ambiente.

Colocar la fruta en una bolsa de papel marrón con un plátano o una manzana acelerará la maduración. La fruta verde madura se puede almacenar durante dos a cinco semanas a una temperatura promedio de 10 °C y una humedad relativa de 85 a 95 por ciento.

También puede ser de interés leer: Cómo cultivar Arándanos en maceta y sus cuidados.

La fruta que ha cambiado de color no se puede almacenar durante períodos prolongados. Se magulla con facilidad y se deteriora o se pudre rápidamente.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *