Cómo cultivar y sembrar Laurel de manera orgánica

Pocos árboles o arbustos están tan íntimamente ligados a la vida humana como el noble laurel (Laurus nobilis). A su vez un emblema de amor ciego, de paz (como el olivo) y luego de triunfo, el llamado laurel común, laurel salsa o laurel de Apolo está presente en un gran número de símbolos e instituciones. Esta planta aromática también se ha utilizado en la cocina durante mucho tiempo. Aprende cómo plantar laurel, sembrar desde semilla y hacer esquejes de laurel para reproducirlo.

Características del laurel

Originario de todas las costas del Mediterráneo, el laurel aprecia las regiones de clima templado. De crecimiento lento, forma un árbol con una silueta piramidal que puede alcanzar una altura de unos diez metros.

Sus hojas siempre verdes, alternas, ovaladas, puntiagudas por ambos lados, son muy aromáticas debido a la presencia de glándulas que secretan esencias. Toman una coloración verde oscura barnizada en la parte superior, de un verde más mate, casi gris, en el reverso. Su borde liso se ondula bien.

El laurel es un arbusto dioico; sus flores masculinas y femeninas florecen con pies distintos. Sólo las diminutas flores de color amarillo pálido de las plantas femeninas, agrupadas por 4 o 6 en umbelas, se desvanecen en verano en favor de las bayas verdes de hermoso pelaje negro y brillante cuando alcanzan la madurez a principios de otoño.

Cómo sembrar laurel

La siembra de semillas de laurel debe realizarse en primavera, cuando ya no hay riesgo de heladas, entonces prepara recipientes con tierra para macetas y coloca las semillas espaciadas unos 10 cm de cada una, tapa las semillas con un poco de tierra y riega con un pulverizador para no apretar demasiado la tierra.

Deja el o los recipiente a la sombra hasta que los plantines comiencen a crecer, luego que tengan 1 o 2 cm puedes dejarlos a pleno sol. Ten paciencia ya que germinar laurel puede llevar varias semanas.

Una vez que las plantas de laurel alcanzaron una altura de unos 15 cm pueden ser trasplantadas a suelo directo o a una maceta más grande

Moderadamente resistente (-10 a -12°C), el laurel requiere un clima templado. Se puede cultivar en todo tipo de suelo, siempre y cuando esté bien drenado.

Por el lado de la exposición, este hermoso arbusto es más exigente, teme las temperaturas heladas y, por otro lado, tiene dificultades para soportar las olas de calor. También teme al viento. Resérvale un lugar privilegiado para él, donde pueda disfrutar de amplios baños de sol por la mañana y luego de frescura por la tarde. En climas muy fríos, es mejor cultivarlo en macetas.

Cultivar laurel en maceta

En las macetas, el laurel crece tan lentamente que puede permanecer en el mismo contenedor durante 3 o 4 años consecutivos sin necesidad de replantar. Sin embargo, en estas condiciones, el arbusto es más susceptible a la desecación. Riégalo muy regularmente, todos los días durante los calurosos meses de verano.

¿Cuándo cosechar sus hojas y bayas?

Las hojas de laurel pueden ser recogidas durante todo el año pero, como otras plantas aromáticas, los aceites esenciales que contienen están más concentrados durante el verano. Ponlas a secar en plano, lejos de la luz. Guardados en un frasco hermético, puedes usarlos más de un año después.

Recoge las pequeñas bayas en otoño, cuando están perfectamente maduras y son de color negro. Su pulpa es rica en grasa. Se usan para producir una «mantequilla» que alivia el dolor de las articulaciones.

Enfermedades del laurel

Hacia el final del verano, las hojas de laurel se deforman, se enroscan en sus bordes y muestran ampollas rojas. También pierden gradualmente su color verde y se secan, pero no se caen. Esta enfermedad es obra de un pequeño insecto: la adelfa psylla. Pica las hojas y las vacía de su tejido. Su saliva es tóxica y las hojas se deforman.

Sin poner en peligro la vida del arbusto, esta enfermedad puede ser una molestia, especialmente cuando las colonias son grandes. El arbusto se vuelve gris, sus hojas se vuelven pegajosas y se cubren con una película negra; la fumagina.

Para limitar las poblaciones, rastrea y quita las hojas enrolladas, especialmente en invierno, porque las larvas de esta plaga encuentran refugio allí para pasar la mala estación. También puedes rociar un insecticida orgánico a base de aceite de neem  si el ataque es realmente grave. Aquí puedes aprender cómo aplicar aceite de neem.

Cómo hacer esquejes de laurel

Como muchos arbustos, para hacer esquejes, el laurel se corta al final del verano, cuando sus ramas empiezan a hacerse fuertes. Botánicamente, se lignifican (la corteza se endurece), tomando una característica coloración marrón. Es en esta época del año cuando las posibilidades de un corte exitoso son mayores.

¿Qué herramientas se deben utilizar?

Todo lo que se necesitas es una tijera de podar, una maceta de terracota (preferiblemente), algunas bolas de grava o arcilla para drenar el sustrato y una botella de agua mineral (cortada desde el fondo) para mantener los esquejes abajo.

Si realmente quieres darte una buena oportunidad, un poco de hormona de crecimiento para esquejes (enraizante) y una tierra especial para esquejes también ayudará. Aquí puedes aprender a como hacer enraizantes caseros y orgánicos.

¿Cómo proceder?

Comienza preparando la maceta; pon una capa de grava o bolas de arcilla en el fondo, luego rellena con una mezcla de tierra de jardín y tierra de maceta por la mitad. Si el suelo es pesado, no dudes en añadir uno o dos puñados extra de arena para aligerarlo. Regar este sustrato copiosamente.

Preparación de los recortes

Con una tijera de podar (con una cuchilla limpia y desinfectada), quita las ramitas jóvenes de unos 15 cm de largo y retira todas las hojas excepto las 3 o 4 de la punta del tallo.

Entonces, reducirlos a la mitad. Este truco también se utiliza para los arbustos de hojas grandes, como los esquejes de hortensias, para reducir la evaporación y así evitar que el corte se seque.

Cuando todos tus esquejes estén listos, sólo tienes que ponerlos en el suelo. Si deseas utilizar la hormona para esquejes, es hora de empapar la base del recorte en ella.

También puede ser de interés leer: Cultivo de Romero, consejos para lograr buenos resultados.

Luego has agujeros con un lápiz o un destornillador en el sustrato e instala cada corte de laurel en el interior enterrándola a unos 3 o 4 cm de profundidad y presiona el sustrato contra el tallo para que quede firme y no se caiga.

Finalmente, todo lo que queda es regar con moderación y cubrir la maceta desde arriba. Esta técnica se llama «asfixia». Se utiliza para reproducir muchos otros arbustos o plantas porque aumenta significativamente las posibilidades de recuperación. En una atmósfera cerrada, es menos probable que los esquejes se sequen.

Deja los esquejes a la sombra o media sombra hasta que veas que comienzan a crecer nuevas hojas, recuerda también mantener siempre húmedo la tierra.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *