Cómo fertilizar Tomates para tener una gran cosecha

¿Buscas una forma excelente de fertilizar tus tomateras para obtener una mayor y mejor cosecha? En el artículo te enseñamos cómo fertilizar plantas de tomates de manera orgánica y poder lograr una gran cosecha.

fertilizar tomates

Introducción

Las tomateras son una de las hortalizas que más se alimentan en la huerta. No sólo necesitan nitrógeno, fósforo y potasio para crecer y desarrollarse, sino que también necesitan calcio, magnesio y una serie de otros micronutrientes para prosperar y producir.

Por desgracia, por muy rico y fértil que sea tu suelo, rara vez hay suficientes nutrientes disponibles para impulsar el crecimiento de toda una temporada hasta su máximo potencial.

El suministro de un fertilizante equilibrado a las tomateras puede suponer una gran diferencia en su salud y productividad.

Pero tan importante como seleccionar el fertilizante orgánico adecuado para los tomates, es saber qué cantidad utilizar y con qué frecuencia aplicarlo. Si no le das a tus plantas suficientes nutrientes, les costará crecer y producir frutos.

Sigue leyendo para aprender cómo fertilizar tomates de forma completamente orgánica y poder cosechar en abundancia.

Cómo abonar las plantas de tomate correctamente

abonar tomates

Durante los últimos 7 años, nos hemos decantado por un método lento y constante para fertilizar nuestras plantas de tomate. Y ciertamente ha funcionado de maravilla para producir una cosecha abundante año tras año.

La fertilización lenta y constante puede ayudar a que tus plantas obtengan una gran cosecha. Las plantas de tomate se benefician enormemente de dosis de energía más frecuentes pero menos potentes. Esto ayuda a evitar que crezcan demasiado rápido y que produzcan más follaje que frutos.

Todo se centra en el uso de un enfoque de fertilización líquida. Y en aplicarlo en una dosis menor, pero de forma más regular. Esto, no sólo proporciona a las plantas los nutrientes que necesitan, sino que lo hace a un ritmo constante y lento que permite un crecimiento fuerte pero regulado.

A continuación, te mostramos cómo fertilizamos nuestras plantas, junto con el momento y la potencia de cada dosis:

Hay muchas opciones para fertilizar los tomates. Desde mezclas granuladas, hasta polvos, concentrados líquidos y más, la selección puede ser algo alucinante. Pero para nosotros, especialmente cuando se trata de fertilizar tomates, los fertilizantes líquidos son la solución ideal.

Siempre hemos sido partidarios de los fertilizantes líquidos por algunas razones muy importantes. En primer lugar, casi todos los fertilizantes líquidos pueden ser absorbidos de dos maneras, a través de las raíces y a través del follaje. Y esa doble dosis de bondad significa que las plantas obtienen rápidamente la energía que necesitan.

Para nuestros tomates, confiamos en el poder del té de abono líquido o té de compost. No sólo es gratuito, sino que está lleno de los nutrientes que los tomates más necesitan.

Lo mejor es que se puede aplicar como parte de la rutina de riego, dando a las plantas de tomates humedad y nutrientes al mismo tiempo.

Cómo seleccionar el mejor fertilizante líquido

En el mercado hay algunas opciones de fertilizantes líquidos orgánicos totalmente naturales. Pero nuestro fertilizante líquido de elección es y será siempre el té de compost.

No sólo es 100% natural y orgánico, sino que es fácil de hacer y aplicar. Además, si tienes tu propio compost a mano, ¡es completamente gratis de hacer!

Ver: Cómo hacer té de compost, alimento líquido para las plantas

El té de compost también está lleno de la mezcla perfecta de nutrientes que ayudan a las plantas de tomate a prosperar. Nutrientes que se absorben fácilmente, y ayudan a impulsar un cultivo a una cosecha increíble.

Pero una cosa es segura, tanto si se utiliza un fertilizante líquido comercial como un té de compost, fertilizar con un enfoque líquido es la respuesta.

Si no dispones de compost, y por lo tanto no puedes obtener su té, en los siguientes enlaces puedes aprender cómo hacer fertilizantes orgánicos que sirven perfectamente para aplicar a las plantas de tomate.

Ver: Cómo hacer abonos y fertilizantes líquidos orgánicos

Que cantidad de fertilizante usar y cada cuánto tiempo aplicarlo

Al principio, utilizamos aproximadamente medio litro de mezcla por planta para los pequeños trasplantes. A medida que crecen y se desarrollan, aumentamos la cantidad por planta a 1 litro por cada tomatera.

Es mejor proporcionar a las plantas de tomates dosis regulares pero menos potentes que unas pocas dosis grandes. Para nosotros, eso significa utilizar nuestro abono líquido a media potencia y aplicarlo cada 10 o 14 días.

En total, nuestras plantas reciben de 5 a 6 dosis a lo largo de la temporada antes de que dejemos de abonar.

Para nuestro té de abono, simplemente mezclamos 5 litros de té de compost puro con otros 10 litros de agua de lluvia antes de aplicarlo.

Si utilizas fertilizantes líquidos comerciales, basta con mezclarlos a la mitad de la potencia recomendada por el fabricante antes de aplicarlos, ya que suelen ser más potentes de lo que dicen. Cuando compres fertilizantes procura que sean 100% orgánicos.

Esta baja dosis evita que las plantas crezcan demasiado rápido. Pero también mantiene un suministro constante de nutrientes que llegan a las plantas todo el tiempo. Ambas cosas son fundamentales para que las plantas de tomate crezcan y produzcan.

Cómo aplicarlo

fertilizar tomateras

Para aplicarlo, utiliza aproximadamente un tercio de la dosis para regar el follaje y vierte el resto alrededor de la zona de las raíces de cada planta. Una vez más, la belleza de la fertilización líquida es que la planta absorberá tanto a través de sus raíces en el suelo, como a través de sus hojas.

Sin duda ha sido una fórmula que ha funcionado a las mil maravillas, esperamos que te sea útil para fertilizar tus tomateras este año y tener una mejor cosecha.

Cuándo y durante cuánto tiempo fertilizar las plantas de tomates

Es importante dejar que tus plantas se establezcan en el suelo un poco antes de fertilizar. En el caso de los trasplantes, eso significa dejar que se adapten durante unos 10 días en el suelo después de plantarlas.

Si cultivas tus plantas de tomate directamente desde semilla, deja que crezcan al menos entre 10 y 15 centímetros de altura sobre el suelo antes de empezar a abonar.

Una vez establecidas, las plantas de tomate deben abonarse cada 10 o 14 días durante las primeras 10 o 12 semanas. Si se utiliza un fertilizante líquido foliar, es mejor hacerlo en las horas de la tarde para que los rayos del sol no quemen el follaje.

También puede ser de interés leer: Cuándo y cómo podar tomates y pimientos.

Una vez que las tomateras empiecen a producir frutos más grandes y éstos empiecen a madurar, es el momento de dejar de abonar. Fertilizar demasiado tarde en la temporada puede, de hecho, reducir los rendimientos en lugar de mejorarlos.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *